la jugada le sale mal a salvini

Matarella ordena a Conte formar gobierno en Italia tras el acuerdo entre el M5S y el PD

El jefe del Estado de Italia le ha pedido a Giuseppe Conte la formación de un nuevo gobierno. Ahora, el M5S y el PD se tienen que poner de acuerdo para repartir las carteras ministeriales

Foto: Giuseppe Conte y Luigi Di Maio. (Reuters)
Giuseppe Conte y Luigi Di Maio. (Reuters)

Veinte días después de que el ultraderechista Matteo Salvini dinamitara el Gobierno italiano, sus socios del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la oposición del Partido Democrático (PD) han terminado haciendo lo que dijeron que no harían jamás: dar su visto bueno a una coalición alternativa que tome las riendas del país. El acuerdo entre las únicas dos fuerzas políticas con mayoría parlamentaria suficiente para formar un nuevo Ejecutivo deja a Salvini, quien provocó la crisis espoleado por las encuestas, como el gran perdedor. Por lo menos, de momento.

Sergio Matarella, jefe del Estado italiano, ha encargado a Giuseppe Conte, quien continuará siendo primer ministro, la formación de un nuevo gobierno, oficializando así la coalición entre M5S y el PD. Conte lo ha aceptado "con reservas", a falta de ver qué ministros forman parte del nuevo gobierno.

Matarella ordena a Conte formar gobierno en Italia tras el acuerdo entre el M5S y el PD

Tras dos semanas de convulsas negociaciones, en las que siempre planeó la posibilidad de que los italianos fueran nuevamente convocados a las urnas, los 'grillitos' y los socialdemócratas sellaron su acuerdo en torno a la figura de Giuseppe Conte. Salvo imprevistos de último minuto, Conte, quien el martes fue elogiado por el presidente estadounidense, Donald Trump —según la CNN, por su apoyo al regreso de Rusia al G-7—, repetirá en el cargo tras haber guiado en los últimos 14 meses el hoy difunto Ejecutivo del M5S y la Liga de Salvini.

Para el M5S, Conte es “una garantía” para que se sigan llevando a cabo las reformas que apoya el movimiento antisistema, según explicó su líder, Luigi Di Maio. “Hemos asumido compromisos con los italianos y, cueste lo que cueste, los queremos seguir asumiendo”, argumentó tras confirmar que le comunicaron al presidente de la República, Sergio Mattarella, que “hay un acuerdo político con el PD”.

El secretario general del PD, Nicola Zingaretti, también informó al presidente de la República sobre la intención de su partido de apoyar a sus adversarios del M5S en una alianza que evitaría volver a las urnas —como quería Salvini— en un momento crítico para la economía italiana. “Creemos que vale la pena intentar esta experiencia (...) Queremos poner fin a la etapa del odio, rencor y miedo", dijo Zingaretti al apoyar una iniciativa que inicialmente fue propuesta por el exministro progresista Matteo Renzi.

¿El fin?

La perspectiva de un nuevo Ejecutivo liderado por Conte, un abogado cercano al M5S, fue bien recibida por los mercados, donde se temía que las promesas fiscales de Salvini y su dura retórica contra Bruselas hicieran saltar por los aires las alicaídas finanzas nacionales. Tanto, que la prima de riesgo italiana —uno de los indicadores más atentos a los escenarios políticos— descendió hasta los 176 puntos básicos, uno de los valores más bajos de las últimas semanas.

Pero eso no significa que se pueda dar por completamente por terminado el culebrón político. Porque este nuevo giro de la política italiana, además de un duro revés para Salvini, también supone un verdadero desafío para el PD. En esta formación, el acuerdo con los antes adversarios del M5S también ha generado protestas y abandonos de algunos de sus directivos, como Carlo Calenda, exministro de Desarrollo Económico y actualmente eurodiputado por el PD, quien anunció su dimisión del comité directivo de la formación.

“Trabajaré para la creación de un nuevo partido”, ha dicho Calenda. De igual manera, otros dos altos directivos del PD, Matteo Orfini —expresidente de la formación— y Maria Elena Boschi, exministra de Reformas, no aplaudieron el discurso a través del cual el actual líder, Zingaretti, anunció el acuerdo con el M5S.

El anuncio tampoco será fácilmente digerible en el Movimiento Cinco Estrellas. La formación ya ha dicho que someterá el acuerdo con los socialdemócratas a una votación 'online' de sus bases en la controvertida plataforma Rousseau, pero ya algunos líderes del movimiento antisistema han expresado en redes sociales su rechazo a esta alianza con el partido que tanto criticaron.

Más aún, un cabo suelto es también el del cofundador del M5S, el cómico Beppe Grillo, cuya voz tiene aún cierto peso, a pesar de que se haya alejado bastante de la política en los últimos meses. Tras apoyar en un primer momento al acuerdo entre su formación y el PD, Grillo ha pedido el miércoles que los nuevos ministros sean elegidos entre personajes ajenos a la política. Algo que difícilmente el PD puede digerir.

Además, el pacto de coalición todavía no está escrito en piedra y podría descarrilar ante el acuerdo de mínimos alcanzado por el PD y el M5S para formar el 67º Gobierno italiano desde la Segunda Guerra Mundial. Con las conversaciones todavía en marcha, muchos cargos todavía están por asignar —como el de vice primer ministro, que quiere el PD—, lo que podría generar fricciones entre los nuevos socios.

En todo caso, lo que se espera es que Mattarella sea flexible con Conte si, por ejemplo, este le pide unos días para la redacción del programa y la elección de los ministros. Por el contrario, Mattarella le exigirá a Conte mano dura para administrar los anhelos y ambiciones de ambas formaciones, muy distintas ideológicamente, según subrayaba este martes Maurizio Breda, uno de los analistas expertos de las bambalinas de la presidencia italiana. Así, el objetivo primero es la formación de un Ejecutivo que pueda resistir más que unos meses.

Por la culata

Sea como fuere, por el momento, el gran perdedor de la crisis sería la mismo que la provocó. La ultraderechista Liga, que en los últimos días ha buscado superar las discrepancias y mantener viva la coalición —con una parcial marcha atrás—, tendrá que dejar el Gobierno y buscar una mejor oportunidad para su asalto al poder.

Matarella ordena a Conte formar gobierno en Italia tras el acuerdo entre el M5S y el PD

De ahí que, antes de hacer su anuncio sobre el pacto con el PD, Di Maio aprovechó para volver a señalar a su exsocio Salvini, quien ocupa los cargos de vice primer ministro y ministro del Interior, como el responsable de esta crisis política. "Rechazo la oferta de la Liga con serenidad y, pese a ello, no renuncio al trabajo realizado en estos 14 meses", apuntó.

Finalmente, agradeció el reciente mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en las redes sociales, en el que elogió a Conte y manifestó su esperanza en que siga siendo primer ministro. Este reconocimiento, dijo, indica que el M5S "va por el buen camino".

Además de ello, no son pocos los analistas que consideran que, si bien Salvini está a punto de perder esta batalla, más difícil será ganarle en la futura guerra política. Él mismo lo sugería este miércoles. “El PD ha perdido consensos en el último año. Vuelven gracias a juegos palaciegos. Sin embargo, no podrán evitar unas futuras elecciones”, indicó el líder ultraderechista.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios