La última carta de los pro-UE

¿'God Save the Queen'? El Brexit amenaza la neutralidad de la reina Isabel II

La soberana podría verse obligada a actuar si Boris Johnson pierde una moción de confianza y se niega a dimitir

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

Durante las casi siete décadas que lleva de reinado, Isabel II -de 93 años- ha sido el mejor ejemplo de la neutralidad que se le presupone a la corona. Testigo, entre otros, de crisis económicas, pérdidas coloniales, guerras y terrorismo del Ejército Republicano Irlandés (IRA), nunca se ha implicado en asuntos políticos. Pero el Brexit puede suponer ahora un antes y un después.

En un país que no tiene Constitución escrita, ¿qué debe hacer la Jefa de Estado si un primer ministro, elegido además tan sólo por el 0,3% del electorado, se resiste a dimitir si pierde una moción de confianza en el Parlamento? ¿Debe obligarle a presentar su renuncia cuando lo que el político defiende es cumplir con la voluntad del pueblo, expresada en un referéndum legal?

A pesar de que Westminster se encuentra en receso estival, los 'tories' pro Unión Europea están estos días en permanente contacto con la oposición laborista para estudiar de qué manera se puede bloquear la salida del bloque sin acuerdo, plan principal de Boris Johnson.

El 'premier' no se ha cogido vacaciones y en cada una de sus intervenciones repite que el Reino Unido saldrá de la UE "sin peros ni condiciones" el próximo 31 de octubre, cuando termina la última prórroga concedida por Bruselas.

Pero, a fin de evitar un divorcio caótico, los conservadores rebeldes estarían dispuestos a apoyar la moción de confianza contra el Ejecutivo que prepara el líder de la oposición Jeremy Corbyn. Los diputados retomarán la actividad parlamentaria el 3 de septiembre y el órdago podría presentarse tan pronto como el día 9.

Jeremy Corbyn ha pedido a los diputados ser investido como presidente para solicitar una prórroga a Bruselas

"Un gobierno a corto plazo de Corbyn es menos dañino que el daño generacional que podría causar un Brexit sin acuerdo", ha llegado a declarar el diputado conservador Guto Bebb.

Corbyn ha pedido el apoyo a los diputados pro UE de la Cámara de los Comunes para convertirle en primer ministro en funciones por un plazo "estrictamente determinado", que utilizaría para solicitar una nueva prórroga a Bruselas y convocar elecciones anticipadas, donde el Partido Laborista se comprometería a celebrar un nuevo referéndum incluyendo la opción para quedarse en el bloque.

A pesar de que los galeses del Plaid Cymru y los independentistas escoceses del SNP se han mostrado receptivos, la líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson -cuyos 14 diputados son claves para ejecutar el plan- aboga en cambio por la creación de un gobierno de coalición liderado por la laborista Harriet Harman y el conservador Ken Clarke, los diputados que más tiempo llevan en Westminster.

Activar una moción de confianza implica la puesta en marcha de un mecanismo en el que el consenso sería la clave, ya que el triunfo parlamentario de la moción no bastaría para expulsar a Johnson si no hay un propuesta alternativa que cuente con el respaldo de la mayoría de la Cámara Baja.

Teniendo en cuenta que la mayoría del Gobierno -contando con el apoyo de los norirlandeses del DUP- se sustenta actualmente tan sólo en un escaño, Johnson tiene complicado sobrevivir. Sin embargo, llegados a este punto, el excéntrico político no tiene intención de presentar su dimisión. Y, en efecto, no hay ni una sola línea en la llamada "Fixed-term Parliament Act" que le obligue a hacerlo.

Forzar la dimisión de Johnson

Catherine Barnard, profesora de legislación en la Universidad de Cambridge, asegura que, realizando una lectura estricta de la normativa, técnicamente, si un primer ministro pierde una moción de confianza está en sus manos renunciar o no. "En circunstancias normales dimitiría, pero ahora no estamos viviendo circunstancias normales", matiza a El Confidencial. La experta asegura que se hará "todo lo posible para evitar involucrar a la reina Isabel II", pero si Johnson decide no abandonar el Número 10 es complicado solventar la situación sin arrastrar a la soberana al escenario político.

Si la Cámara de los Comunes saca adelante una moción de confianza, se inicia un plazo de 14 días en los que cualquier diputado puede intentar formar Gobierno. Si nadie lo consigue, se convocan elecciones generales. Los 'tories' rebeldes y laboristas planean una "coalición temporal" -liderada por el conservador Ken Clarke y el laborista Hilary Benn- con el objetivo de asegurarse primero una nueva extensión del Brexit antes de convocar las urnas.

Pese a las amenazas de moción, Johnson no quiere convocar elecciones hasta después del Brexit

Sin embargo, a sabiendas de que puede provocar una crisis institucional sin precedentes, Johnson pretende quedarse en el Número 10 para asegurarse primero que el país abandona el bloque el 31 de octubre. Solo entonces está dispuesto a convocar comicios adelantados.

Detrás de la estrategia, según la prensa británica, está Dominic Cummings, cerebro de la campaña euroescéptica 'Vote Leave' convertido ahora en el asesor con más poder en Downing Street. El estratega estaría ya preparando la campaña en Facebook -las redes siempre han sido su mejor herramienta- para plantear las próximas elecciones como "el pueblo contra los políticos". A Johnson se le presentaría como el "mártir" que, a pesar de todos los elementos, logró cumplir con el resultado del referéndum, por lo que la mayoría absoluta estaría prácticamente garantizada.

En los últimos días se han mantenido intensas reuniones entre Sir Mark Sedwill, secretario del Gabinete, Peter Hill, secretario privado principal del primer ministro, y Edward Young, secretario privado de la reina. En situaciones de crisis, éste último siempre pregunta cómo se actuó la última vez. Pero ahora no existen precedentes. Con todo, el trío, conocido como el "triángulo de oro", quiere dejar al margen a la soberana para garantizar en todo momento su neutralidad.

La reina está "decepcionada"

Tras la dimisión del exprimer ministro británico David Cameron por el triunfo del Brexit, la monarca expresó en privado su decepción con la clase política y desde entonces su frustración no ha parado de crecer, según asegura a 'The Times' una "impecable" fuente de Palacio. "Está realmente consternada. La escuché hablar sobre su decepción con la clase política actual y su incapacidad para gobernar correctamente", señala dicha fuente.

El 'tory' rebelde pro UE Dominic Grieve, que en su día fue Fiscal General del Estado, asegura que "los principios constitucionales son absolutamente claros" por lo que si Johnson pierde una moción de confianza y se niega dimitir, la reina, como Jefa de Estado, tendría que forzar su salida.

La última vez que un rey obligó a su primer ministro a abandonar su cargo fue en 1834

"La soberana no es un extra decorativo. Es cierto que trata de mantenerse alejada de las cuestiones políticas, pero llegados a este punto, tiene poderes y responsabilidades residuales que recaen sobre ella", matiza.

Una de las opciones que se barajan es el llamado "Humble Address", un mecanismo arcaico que implicaría que el Parlamento pidiese a la monarca que escribiera una carta a Johnson pidiéndole su dimisión. La última vez que un rey obligó a su primer ministro a abandonar su cargo fue en 1834.

En medio de la tensión, un portavoz de Downing Street asegura que el Reino Unido dejará la UE el 31 de octubre "sean cuales sean las circunstancias". "Debemos restablecer la confianza en nuestra democracia y cumplir las reiteradas promesas del Parlamento al pueblo. Los políticos no pueden elegir qué votos se respetan. Prometieron respetar el resultado del referéndum y debemos hacerlo así", destaca. Preguntado sobre si Johnson dejará su cargo en caso de perder una moción de confianza añade: "No se ha convocado ninguna y no discuto sobre hipotéticos".

Según una encuesta publicada este martes por el rotativo euroescéptico 'The Telegraph', el 44% del electorado aboga por cumplir con el Brexit a toda costa, aunque eso suponga la derogación del Parlamento. Asimismo, el 77% señala que la reina no debe implicarse en cuestiones políticas referidas al divorcio con la UE. En definitiva, el inicio del curso se antoja complicado. God save the Queen.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios