EL BREXIT AGRIETA LA RELACIÓN UE-UK

Reino Unido se aferra a EEUU, manda dos fragatas a Ormuz y se olvida de Europa

Reino Unido ha confirmado que participará en la misión en Ormuz con EEUU para proteger el comercio internacional ante posibles ataques de Irán, pero ha sido incapaz de convencer a sus socios europeos

Foto: Un destructor británico en Ormuz.
Un destructor británico en Ormuz.

El Brexit sigue agrietando la relación entre Europa y Reino Unido. Londres, incapaz de sumar un solo apoyo europeo en el Golfo Pérsico, ha decidido unirse a Estados Unidos con dos fragatas en el Estrecho de Ormuz en plena escalada de tensiones con Irán. Es la primera gran decisión política de Boris Johnson desde que se convirtió en primer ministro hace unos días. Y también la más controvertida y contradictoria.

Reino Unido planteó hace un par de semanas la formación de una flota conjunta europea en el estrecho de Ormuz -por el que circula un quinto del crudo mundial- para proteger a los barcos comerciales de posibles ataques de 'piratería' iraní.

El país persa capturó un petrolero con bandera británica hace unos días a modo de represalia por la detención de un petrolero iraní en Gibraltar. Y en ese contexto, Reino Unido, cuya Armada se ha ido debilitando a lo largo de los últimos años, se giró a sus aliados europeos para pedirles ayuda en el Golfo.

Los países europeos recibieron con entusiasmo la propuesta de la flota europea. Era una gran oportunidad para mostrar una postura diferente a la de Donald Trump en el Golfo, obsesionado con mantener una política de "máxima presión" sobre Irán. Francia y España aseguraron que estudiarían la propuesta y apoyarían a un "aliado fundamental" como es el Reino Unido, según confirmaron fuentes diplomáticas.

Europa y Reino Unido, la gran brecha

Sin embargo, la elección de Boris Johnson como primer ministro británico acabó con la coalición europea. Johnson destituyó a Jeremy Hunt -principal valedor de la propuesta- y colocó en el Ministerio de Exteriores a Dominic Raab, un 'brexiter' duro convencido de que el futuro del Reino Unido pasa por hablar más con Estados Unidos y menos con Europa.

En declaraciones posteriores, Raab aseguró que una flota en Ormuz requeriría de la ayuda indispensable de EEUU, enfureciendo a las capitales europeas. Al mismo tiempo, Estados Unidos propuso formalmente a varios países europeos la participación en una misión conjunta en el Golfo, liderada por los norteamericanos. España, al igual que Alemania, rechazó la oferta, según pudo saber El Confidencial.

En esa coyuntura, Reino Unido ha decidido olvidarse de la postura conjunta europea respecto al acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 y apoyar la misión de Estados Unidos en el Golfo, pese a que Donald Trump decidiera abandonar unilateralmente el tratado en 2018.

"Nuestro objetivo consiste en construir el máximo de apoyos internacionales posible para defender la navegación internacional", ha declarado Raab, que ha insistido que la postura de su país sobre Irán sigue siendo la misma. Por ahora ningún país se ha unido oficialmente.

Este mismo lunes, el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif, afirmó que Teherán "no permitiría" más ofensas en el estrecho. Y Europa sigue guardando silencio.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios