UK DA UN VOLANTAZO Y SE ARRIMA A TRUMP

España da la espalda a EEUU tras el fiasco de la operación naval europea en aguas de Irán

España secunda a Alemania y rechaza la propuesta de EEUU de participar en una misión en Ormuz, temeroso de los costes diplomáticos que supondría emparejarse con Trump ante Irán

Foto: La fragata Méndez Núñez. (EFE)
La fragata Méndez Núñez. (EFE)

España ha rechazado la propuesta formal de Estados Unidos de participar en una misión conjunta en el estrecho de Ormuz. Esta negativa se produce días después del fracaso de la operación naval europea que pedía el Reino Unido —secundada por España y otros países— para proteger a los petroleros europeos de la 'piratería' iraní en el golfo Pérsico.

La llegada al poder de Boris Johnson ha descarrilado los planes europeos de crear una flota para patrullar las aguas del estratégico estrecho de Ormuz, por donde circula un quinto del consumo mundial de petróleo. La propuesta británica llegó tras el secuestro de un petrolero con bandera británica por parte de Irán el pasado 19 de julio. En ese momento, España aseguró tener "la obligación" de apoyar a un "aliado fundamental". Sin embargo, el nuevo giro británico aceptando el apoyo de Donald Trump ha generado escepticismo en Europa.

"Por ahora no tenemos intención de participar en una misión liderada por Estados Unidos en Ormuz", ha explicado una fuente diplomática a El Confidencial, que ha confirmado que recibieron una propuesta formal de Washington a principios de esta semana. Francia aún está valorando la propuesta, mientras que el ministro de Exteriores alemán ya ha negado públicamente que su país vaya a formar parte de la coalición.

Las conversaciones con los estadounidenses las ha liderado el Ministerio de Exteriores de Borrell. Sorprendentemente, desde el Ministerio de Defensa aseguran que Margarita Robles, la ministra en funciones de Defensa, no tiene constancia de ninguna propuesta formal de EEUU.

El cambio de postura española se debe, entre otras cosas, al giro emprendido por Dominic Raab, nuevo ministro de Exteriores británico y sustituto de Hunt, que dijo que la flota naval europea era inviable sin el apoyo de Estados Unidos. Sus declaraciones enfurecieron a las capitales europeas, muy alejadas de la política de "máxima presión" de EEUU sobre Irán.

¿Qué podría aportar la Armada española?

Esta misma fuente diplomática ha negado que Estados Unidos haya solicitado la vuelta de la fragata Méndez Núñez a esta zona. La fragata abandonó el Grupo de Contacto liderado por el portaaviones nuclear USS Abraham Lincoln el 14 mayo, después de que España decidiera dejar la misión ante la escalada de tensiones entre Washington y Teherán. Margarita Robles, ministra de Defensa, justificó la retirada al tratarse “una decisión técnica y no una decisión política”, negando que fuera “un problema de Gobierno a Gobierno”.

Sin embargo, el Pentágono dijo hace unos días estar "decepcionado" con España por la retirada definitiva de su fragata, según comentó la teniente coronel Carla Gleason, portavoz del Pentágono, a EFE. Más de dos meses después, la fragata sigue en la zona, en un puerto de Omán a la espera de recibir nuevas órdenes, tal y como explicó el diario ‘ABC’.

En caso de que España decidiera participar en esta operación liderada por EEUU —antes debería ratificarlo el Parlamento—, ¿qué podría proporcionar? “España podría aportar fragatas, patrulleros o aviones de patrulla marítima tal y como ha hecho, por ejemplo, en la operación Atalanta de lucha contra la piratería somalí”, explica Fernando Ibáñez, experto en seguridad marítima y profesor de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima) y del Campus Internacional de Seguridad y Defensa (Cisde).

"De hecho, en estos momentos en dicha operación [contra la piratería] solo hay desplegadas dos unidades y ambas españolas: la fragata Navarra y el avión de patrulla marítima P3 Orion. Nuestros intereses en el Índico son más evidentes (protección de la flota pesquera)”, cuenta este experto.

Desde un punto de vista económico, España no se juega mucho en Ormuz, pues apenas importa del Golfo el 2% del crudo que necesita. Es una cifra muy inferior a la de mediados de la década de los ochenta, según relata Ibáñez, cuando el país importaba más del 30% del crudo. Otros países como Japón, Corea del Sur o India tienen una dependencia de más del 50% del petróleo del Golfo, por lo que es comprensible que estén más dispuestos a sumarse al despliegue naval, ultima Ibáñez.

El fiasco de la flota conjunta europea

La flota europea fue propuesta por Jeremy Hunt el pasado 22 de julio a sus homólogos europeos. La idea era crear una misión independiente a la de Estados Unidos en el golfo Pérsico para prevenir futuras capturas de petroleros por Irán.

Sin embargo, los últimos cambios en el Gobierno de Reino Unido han generado reticencias en Europa. París y Berlín saben que cualquier acercamiento a Estados Unidos en Ormuz haría peligrar el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, muy debilitado después de que Donald Trump decidiera salirse en 2018.

Boris Johnson, elegido primer ministro hace una semana, relevó de su cargo al ministro de exteriores, Jeremy Hunt. En su lugar colocó a Dominic Raab, un hombre dispuesto a seguir a Johnson hasta las movedizas aguas del Brexit sin acuerdo —que provocaría un divorcio caótico con la Unión Europea—. Raab, como tantos otros euroescépticos, está convencido de que el Brexit impulsará una nueva "relación especial" con Estados Unidos y por eso ha decidido retomar las relaciones con EEUU en Ormuz.

Estados Unidos, por su parte, se ha quejado este martes ante la ambigüedad europea en Ormuz. “Hemos solicitado formalmente a Alemania unirse a Francia y al Reino Unido para ayudar a proteger el estrecho de Ormuz y combatir la agresión iraní. El Gobierno alemán ha dejado claro que la libertad de navegación debe protegerse… Nuestra pregunta es: ¿protegida por quién?", se preguntaba una portavoz de la embajada estadounidense en Berlín. Sin embargo, pese a las afirmaciones de los norteamericanos, y tal y como ha podido saber este diario, los franceses aún no han aceptado la propuesta.

Mucho menos contento con estos movimientos está Irán, que considera que se está mandando un "mensaje hostil y provocativo", con lo que se aumentan las tensiones en la zona, en palabras de un portavoz del Gobierno iraní. Además, otro portavoz ha advertido a China de que Reino Unido y Estados Unidos están avivando las "llamas de la guerra en el golfo Pérsico”.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios