La unión PSOE y Podemos no asusta a la UE

Bruselas confía en un "resultado estable" en España tras la investidura fallida

La Comisión Europea ha explicado que confía en que el proceso constitucional español ofrezca “un resultado estable” y no muestra preocupación con los presupuestos

Foto: El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)

La Comisión Europea nunca entra en procesos democráticos internos, y el rechazo ayer a Pedro Sánchez por parte del Congreso de los Diputados se ha vivido desde la relativa distancia que ofrecen unas vacaciones de verano que tienen a media Bruselas fuera de la capital comunitaria y sabiendo que todavía queda un asalto en septiembre para formar Gobierno.

"Confiamos en que el sistema constitucional de España proveerá un resultado estable", aseguró este viernes una portavoz de la Comisión Europea, quien ha señalado que el Ejecutivo comunitario no va a hacer comentarios sobre los procesos democráticos internos de ningún Estado miembro.

Pero en Bruselas ya se siguieron con cierto nerviosismo las últimas elecciones. España ha entrado en un periodo de inestabilidad política que se confiaba que tuviera un punto y final con un Parlamento que ofrecía distintas opciones de mayorías. La opción preferida era una coalición entre el PSOE y Ciudadanos, porque daban los números y las dos formaciones quieren cumplir con las normas europeas en materia económica.

La opción del PSOE con Unidas Podemos y socios externos no preocupaba ya a una capital comunitaria acostumbrada a coaliciones problemáticas en muchos países, aunque sí generaba cierto nerviosismo la capacidad de encontrar estabilidad en el Congreso. Al fin y al cabo una mayoría similar era la que había acabado naufragando al ser incapaces de sacar adelante los presupuestos de 2019. Es decir, nadie se ponía nervioso en Bruselas, pero todos sabían que era una opción menos estable.

A la Comisión Europea lo que le preocupa y ocupa con España, como con la mayoría de países, son las cuentas, los presupuestos. Madrid lleva desde 2018 sin enviar unas cuentas nuevas, por lo que acumula ya años sin realizar los ajustes estructurales que se le requieren.

“No nos preocupamos fácilmente”, ha señalado la portavoz de la Comisión Europea, que ha asegurado que el Ejecutivo comunitario confía plenamente en que "cualquier gobierno español" cumplirá con el Pacto de Estabilidad y con la senda de consolidación fiscal.

Fuentes comunitarias explicaron hace algunas semanas, antes de la primera investidura, que sus colegas europeos ya estaban trabajando en unas nuevas cuentas para 2020, y que confiaban en que todavía había tiempo para que un nuevo Gobierno mande presupuestos a tiempo.

Pero si España no puede poner en marcha el plan enviado por Madrid a Bruselas en el que se compromete a un ajuste de 20.000 millones de euros durante los próximos años, las cuentas españolas pueden empezar a dar problemas, especialmente en lo que se refiere al déficit estructural, donde España tiene el peor resultado en toda la Eurozona.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios