jared o'mara

Un 'mic drop' épico: el jefe de prensa de un político 'secuestró' su Twitter para dimitir

El político británico Jared O'Mara arrebató en 2017 el escaño en el Parlamento a Nick Clegg. Poco después fue suspendido del Partido Laborista por sus comentarios machistas

Foto: El responsable de comunicación del diputado publicó su dimisión a través del perfil del propio Jared O'Mara
El responsable de comunicación del diputado publicó su dimisión a través del perfil del propio Jared O'Mara

"El equipo de comunicación cierra su transmisión... para siempre": así empezaba un hilo desde el perfil de Twitter de Jared O'Mara, el candidato laborista que en 2017 arrebató su escaño al ex viceprimer ministro liberaldemócrata de Reino Unido Nick Clegg, en el que no salía bien parado. No era el propio O'Mara el que escribía, sino su jefe de equipo, Gareth Arnold, quien estaba detrás del equipo del diputado desde hacía poco más de un mes. Arnold, cuyo perfil de la red social ha sido suspendido de manera temporal, escribió todo un hilo de comentarios desde la cuenta de O'Mara explicando las razones de ese "cierre de transmisión": "Considera esto mi dimisión. Gracias".

En una serie de mensajes publicados la noche de este martes desde el perfil de O'Mara, su jefe de prensa se dirigía al político como "la persona más repugnante y moralmente en bancarrota con la que ha tenido la desgracia de trabajar". "No te preocupas por tus votantes. No te preocupas por nadie que no seas tú mismo", decía el primer mensaje, que a una hora de su publicación contaba con cerca de 19.000 'me gusta' y más de 7.500 retuits. "No puedo y no quiero defenderte a ti ni tu vil e inexcusable desprecio por la gente que te votó. Tú, egoísta, capullo degenerado".

Los mensajes no pararon. "Mi miedo es que ahora (que dejo mi puesto) el resto del equipo se vaya y, una vez más, cerrará la oficina y dejará de ayudar a nadie, pero seguirá cobrando su salario hasta que tenga la decencia de convocar unas elecciones parciales". Y continuó: "Dejando a los votantes desesperados por representación una vez más. No importa si les quitan sus casas, si se violan sus libertades o son deportados por culpa de su inacción. Sheffield Hallam se merece algo mucho mejor que tú. Has desperdiciado oportunidades con las que la gente no se atreve a siquiera soñar. Considera esta mi dimisión. Gracias".

Todos los mensajes ya han sido eliminados del perfil del diputado, y la cuenta personal del propio Arnold (@garetharnolduk) ha sido temporalmente restringida. No obstante, el que hasta ayer había sido jefe de equipo de O'Mara ha seguido explicando ahí las razones de su ruidosa dimisión: "Todo lo que quiero para Sheffield Hallam es que tenga un miembro del Parlamento que se preocupe por los demás". "¿Fue la mejor manera de hacerlo? Bueno, lo veré con el tiempo. ¿Agoté todas las vías posibles antes de hacerlo? Sí, durante muchas semanas", ha explicado.

El Jared que conocí hace unos años era amable, compasivo y una persona motivada que quería luchar por la justicia

La decisión de Arnold viene del cambio de actitud que considera que ha sufrido el político. "Estoy seguro de una cosa: el Jared que conocí hace algunos años era amable, compasivo y una persona motivada que quería luchar por la justicia. Le preocupaba la gente. Espero que en el futuro pueda recuperar a ese amigo; a ese hombre por cuya victoria en las elecciones me alegré tanto. Estoy seguro de que hablaré con él, y que lo ayudaré en el camino hacia la recuperación si quiere mi ayuda, pero no a expensas de los votantes". Gareth Arnold subrayaba, además, que el punto más importante de esta situación es si el político permitirá abrir esa conversación sobre "la adicción a sustancias y presiones de un papel público" y propone que se puedan revisar determinadas normas para que "los votantes tengan más poder para actuar si siente que no están siendo representados".

"Una cosa es cierta: que el gran volumen de trabajo que realizan los parlamentarios es invisible. Ocurre lo mismo con los trabajadores sociales, investigadores, asistentes... a los que rara vez se les agradece su trabajo", señala. Aún así, apunta que tiene un "renovado respeto" por el trabajo que se realiza en la oficina de cada parlamentario. "La política es una tarea ingrata, y espero que siempre lo sea". Antes de terminar, Arnold ha reconocido que no sabe si su decisión de dimitir tal y como lo ha hecho es correcta o si actuó motivado por "la ira y la frustración". "Espero saber todas estas cosas pronto".

¿Qué hay detrás de esa dimisión?

Jared O'Mara accedió al Parlamento en 2017 arrebatando a Nick Clegg su escaño. Lo hizo como miembro del Partido Laborista, del que fue suspendido poco después por una serie de comentarios inapropiados sobre las mujeres. O'Mara incluso había sido miembro de la Comisión de Igualdad de Género del partido, pero tras conocerse estos comentarios finalmente abandonó el partido y continuó como independiente. Fue acusado por hacer comentarios homófobos, refiriéndose a los homosexuales como "maricones" y "envases de dulce de leche", y llegó a decir que el músico de jazz Jamie Cullum era un "engreído" que debería "ser sodomizado por su propio piano". En 2018 fue readmitido por el Partido Laborista —decisión que le costó duras críticas a la formación— pero fue él mismo el que decidió abandonarlo definitivamente.

Hace apenas diez días, O'Mara era entrevistado por la cadena británica BBC, donde aseguraba que volverá a presentarse a las elecciones generales en Reino Unido. En la misma decía que renacería de sus propias cenizas como un ave fénix y que en parte era gracias a su equipo, que lo estaba haciendo "realmente bien". "No me voy a ir a ninguna parte", reiteraba. Desde su propio perfil, el hasta ayer jefe de equipo de O'Mara publicaba algunas de las situaciones que han favorecido que tomara la decisión que finalmente tomó y una de ellas con respecto a esta misma entrevista: "En caso de que alguien se esté preguntando por la entrevista de la semana pasada, Jared se había bebido un litro de vodka antes de las 11:00 de la mañana". "Jared fumaba en su despacho y cuando se quejaban echaba la culpa a su personal", relataba Gareth Arnold.

Después de haber publicado su dimisión, Arnold dijo que estaba seguro de que el diputado estaba durmiendo porque ni siquiera había contestado a sus mensajes, aunque esto cambió minutos después. "Me acaba de escribir y presta tan poca atención a cualquier cosa que ni siquiera ha visto el tuit que ya tienen todos sus votantes. Es increíble". "Antes de que saltéis todos a subrayar su adicción a la bebida y a las drogas, que sepáis que he intentado muchas, muchas veces que busque ayuda. Incluso llegué a llamar a varios centros de rehabilitación por él".

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios