SIGUEN SIENDO ILEGALES EN IRLANDA DEL NORTE

Así aprovecha Londres el vacío en el Úlster para legalizar el matrimonio gay y el aborto

Desde hace más de dos años, el ejecutivo de Irlanda del Norte está descabezado y Westminster, que administra la región, quiere legalizar el aborto en la zona

Foto: Agentes de policía durante el desfile del Orgullo LGTB de 2019 en Londres. (Reuters)
Agentes de policía durante el desfile del Orgullo LGTB de 2019 en Londres. (Reuters)

Irlanda del Norte (NI, por sus siglas en inglés) es una de las cuatro 'naciones constitutivas' del Reino Unido, por lo que goza de cierta autonomía legislativa frente a Londres. Por ejemplo, el Úlster, como se la conoce popularmente, cuenta con un Ministro Principal (distinto al 'premier' británico) y una asamblea propia con potestad para aplicar las competencias que tiene transferidas.

Pero desde hace más de dos años, el ejecutivo regional está descabezado y sus ministerios, vacantes. Y es este vacío de poder el que el parlamento central —que se ocupa, tras la disolución de la cámara, de la gestión administrativa de Irlanda del Norte— intenta aprovechar para legalizar el matrimonio igualitario y el aborto, prohibidos de momento en la 'home nation' norirlandesa.

La interrupción voluntaria del embarazo —antes de las 24 semanas de gestación y en los supuestos habituales— está permitida en Inglaterra, Gales y Escocia desde 1967.

Irlanda del Norte contempla el aborto si la vida de la madre corre peligro pero no es legal en casos de violación o incesto

Irlanda del Norte solo la contempla si la vida de la madre corre peligro o la mujer puede sufrir enfermedades físicas o mentales derivadas de la gestación, pero no es legal en casos de violación o incesto, a pesar de las recientes protestas que exigían una liberalización de la norma. La región también es la única zona del país en la que el matrimonio igualitario no es legal; el resto lo aprobó en 2014.

Protesta antiabortista frente al Tribunal Supremo británico. (EFE)
Protesta antiabortista frente al Tribunal Supremo británico. (EFE)

Si el ejecutivo regional no se forma antes del próximo 21 de octubre, NI tendrá que adecuar sus normas a las del resto del país, después de que un proyecto de ley que proponía esa modificación superase todos los trámites en Westminster.

A favor y en contra

En noviembre de 2015, la Asamblea de Irlanda del Norte, con competencias en asuntos sociales, votó a favor de legalizar el matrimonio igualitario, pero la decisión fue bloqueada por el Partido Unionista Democrático (DUP) —de ideología conservadora y protestante; y socio de May en Londres— utilizando una cláusula que exige que ciertas medidas necesiten un elevado apoyo de los dos principales partidos. La otra fuerza política mayoritaria, la izquierdista Sinn Féin, sí está a favor.

En 2018, el Tribunal Supremo consideró que la normativa sobre el aborto en NI era "incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos"

Las encuestas, además, reflejan el amplio apoyo de la población norirlandesa a permitir las bodas entre personas del mismo sexo y a flexibilizar la rígida norma que regula la interrupción del embarazo. Un sondeo, publicado por Amnistía Internacional, indica que el 65% de los norirlandeses quiere un cambio en la ley del aborto.

En junio de 2018, cuatro de los siete jueces del Tribunal Supremo británico consideraron que la normativa que lo regla es "incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos", aunque reconocieron la dificultad de poder modificar un asunto que compete a la cámara regional.

Sin embargo, la posible legalización también ha provocado protestas entre los sectores más conservadores. A través de un escrito, los obispos católicos han expresado su preocupación por la maniobra londinense para "acelerar una legislación que tendrá un impacto devastador en el derecho a la vida de los niños no nacidos" y han pedido que sean los ciudadanos norirlandeses los que, en virtud del acuerdo de autogobierno, decidan sobre este asunto.

"Decisión histórica"

Si Irlanda del Norte mantiene durante unos meses más el vacío de poder que ha caracterizado a la región desde 2017, se verá obligada a permitir el aborto y el matrimonio gay en su territorio, una posibilidad calificada de "histórica" por Patrick Corrigan, director de Amnistía Internacional en NI.

Una manifestante antiabortista sostiene un muñeco de un feto frente a una clínica de Belfast. (Reuters)
Una manifestante antiabortista sostiene un muñeco de un feto frente a una clínica de Belfast. (Reuters)

De esta forma, Londres podría poner fin a las restricciones de una normativa —una ley de 1945 y un texto datado en 1861— que obliga a miles de mujeres a tomar píldoras ilegales o a abortar en el extranjero, porque esta práctica sigue penada en su país con varios años de cárcel e incluso con cadena perpetua.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios