Más de 800 bomberos tratan de sofocarlo

800 bomberos luchan en Portugal contra el incendio más complicado del verano

Los tres incendios declarados en Vila de Rei, Mação y Sertã han dejado unos 20 heridos (ocho bomberos y 12 civiles), según el balance presentado por la Autoridad Nacional de Protección Civil

Foto: Bomberos tratan de extinguir el fuego cerca de Macao (Portugal). (Reuters)
Bomberos tratan de extinguir el fuego cerca de Macao (Portugal). (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Más de 800 bomberos han continuado trabajando en Portugal con la meteorología en contra para contener el último gran incendio descontrolado en el país, declarado el sábado en Vila de Rei, en el centro del país (unos 225 kilómetros al noreste de Lisboa), que se extendió al municipio vecino de Mação y se ha convertido en el más complicado de este verano.

800 bomberos luchan en Portugal contra el incendio más complicado del verano

Los tres incendios declarados en Vila de Rei, Mação y Sertã han dejado unos 20 heridos (ocho bomberos y 12 civiles), según el balance actualizado presentado por la Autoridad Nacional de Protección Civil.

Vila de Rei (Reuters)
Vila de Rei (Reuters)

A pesar de que Protección Civil da por controlado gran parte del área del fuego, cuyo perímetro superó los 50 kilómetros, la preocupación se mantiene ante el empeoramiento de las condiciones meteorológicas a lo largo del día, que dificultó las labores de extinción e hizo avanzar las llamas.

"Nos espera un intenso trabajo", señaló el comandante Luís Belo Costa en rueda de prensa, que reconoció que la situación se mantiene "muy grave" y lamentó el aumento de las temperaturas y el cambio de la dirección del viento.

A las tareas en tierra se han sumando ocho hidroaviones y una veintena de militares adicionales

Unos 800 bomberos participan en las labores de extinción del fuego, cuya violencia hizo que se extendiese hasta Mação, donde "la situación es complicada, con muchas reactivaciones", según explicó en declaraciones a EFE.

El fuego ya ha arrasado casi 3.000 hectáreas en Mação, avanzó el alcalde del municipio, Vasco Estrela , que explicó que en total afecta a 11 aldeas. Las autoridades no han ofrecido todavía cifras oficiales del alcance total del incendio, pero el Laboratorio de Fuegos de la Universidad de Trás-os-Montes calcula, según medios locales, que ya ha arrasado 8.500 hectáreas.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Mientras los bomberos continúan con las labores de extinción, las autoridades empezaron a investigar las causas de los fuegos, para las que no descartan la participación humana, especialmente después de que la Policía Judicial encontrase artefactos incendiarios en Vila de Rei, según medios locales.

El ministro de Interior, Eduardo Cabrita, ha añadido este domingo que la Policía está investigando ya las "extrañas circunstancias" que rodearon a la aparición de los fuegos, "cinco de ellos con solo minutos de diferencia", según el diario 'Publico'. "Va a ser un día difícil", ha reconocido el responsable de Protección Civil Belo Costa, tras estimar que un 60 por ciento de las llamas están controladas. Existe además una seria preocupación sobre la posibilidad de que se reactiven las llamadas "zonas calientes": zonas de incendio recientemente extintas que podrían volver a ser pasto de las llamas.

De hecho, a pesar de que el Ministerio de Interior ha confirmado que cuatro sectores del fuego ya están dominados, el último y más extenso está fuera de control y las tareas de contención están ahora mismo paralizadas. No hay, de momento, viviendas afectadas.

A las tareas en tierra se han sumando ocho hidroaviones y una veintena de militares adicionales, junto a cuatro excavadoras para trazar los cortafuegos. Ocho de los heridos se han registrado en las últimas horas, siete de ellos bomberos. Todos han recibido el alta o lo harán en las próximas horas excepto el octavo, un civil, en estado grave con quemaduras de primer y segundo grado.

Además, la Policía Judicial portuguesa anunció que detuvo a un hombre de 55 años sospechoso de iniciar un fuego cerca de la ciudad de Castelo Branco, aunque la "rápida intervención" de los bomberos en este caso impidió que la situación alcanzase proporciones mayores.

La ayuda para controlar el incendio está llegando también de fuera de sus fronteras, ya que la Unión Europea está produciendo mapas satélite de los incendios a través del programa Copernicus, según informó el comisario europeo para la Ayuda Humanitaria y la Gestión de Crisis, Christos Stylianides.
"La Unión Europea está preparada para ofrecer más ayuda", aseguró el comisario en un mensaje en su perfil oficial de Twitter.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios