Von der Leyen pide más mujeres en la ue

¿Y las madres de la UE? Apenas un 20% de los comisarios europeos han sido mujeres

Con el ajustado beneplácito del Parlamento Europeo, Ursula Von der Leyen se ha convertido en la presidenta de la Comisión Europea, la primera mujer en conseguirlo

Foto: Von der Leyen en el Parlamento Europeo. (EFE)
Von der Leyen en el Parlamento Europeo. (EFE)

Con el -ajustado- beneplácito del Parlamento Europeo, Ursula Von der Leyen se ha convertido en presidenta de la Comisión Europea. Pese a contar con la igualdad de género como una de sus prioridades, la Unión Europea ha sido durante muchos años una institución masculina. No hubo mujeres entre los "padres fundadores" de la Unión Europea, y ha hecho falta más de medio siglo para que una mujer se haga cargo de la Comisión.

El Parlamento Europeo, en cambio, sí rompió moldes de la época con la elección de la conservadora francesa Simone Veil como presidenta en 1979, pero desde entonces el puesto ha sido ocupado por hombres elección tras elección, con la excepción de la también francesa Nicole Fontaine en 1999. Es decir, dos mujeres en 67 años frente a 31 hombres, contando desde 1952 y los periodos en el que el Parlamento no era una institución elegida democráticamente. Sin muchas sorpresas, la eurocámara ha nombrado al eurodiputado socialista italiano David Sassoli para su IX legislatura.

Pero la falta de nombres femeninos no se ha dado únicamente entre los puestos más destacados de la UE. Desde 1958 ha habido 183 comisarios y sólo 35 han sido mujeres, menos de un 20%. Entre los eurodiputados, la cifra ha ido mejorando con cada elección. Del escueto 15,2% de la primera legislatura en 1979 hasta el 39% de los eurodiputados elegidos en las elecciones de mayo.

En su discurso frente al Parlamento, Von der Leyen, ministra de Defensa alemana y cercana aliada de Merkel, no ha dudado en utilizar su condición de pionera para convencer a las bancadas más reticentes. "Es gracias a mujeres como Simone Veil y a otros iconos europeos que presento mi visión para Europa aquí. Cuarenta años más tarde [del nombramiento de Veil], puedo decir con orgullo que por fin tenemos una candidata mujer al puesto de presidente de la Comisión Europea".

Desde 1958 ha habido menos de un 20% de mujeres como comisarias de la UE

Entre las promesas de Von der Leyen está la "paridad de género total" entre los 27 comisarios que la acompañarán, uno por cada país miembro de la UE. En el caso de que Reino Unido abandone definitivamente la Unión Europea el próximo noviembre, serán 26 los comisarios (excluyendo a Von der Leyen), por lo que al menos otras 12 mujeres deberían ocupar el puesto de comisaria. "Si los Estados miembros no proponen suficientes comisarias, no dudaré en pedirles algunos nombres", ha advertido la alemana, que solicita a los Estados que presenten una terna de un hombre y una mujer para cada puesto. "(Las mujeres) representamos la mitad de la población. Queremos un porcentaje justo", ha declarado.

Solo cuatro nombres

Por el momento, sólo se han barajado públicamente cuatro nombres femeninos: Mariya Gabriel (Bulgaria), la liberal Margrethe Vestager (Dinamarca), Kadri Simson (Estonia) y la finlandesa socialista Jutta Urpilainen, que se convertirá previsiblemente en la primera comisaria del país nórdico en 25 años.

Otros países tienen ya seleccionados sus candidatos masculinos, y difícilmente realizarán cambios de última hora. Además del excandidato a presidir la comisión por los socialistas europeos Frans Timmermans (Países Bajos), otros comisarios europeos aspiran a repetir mandato, como los de Austria, Irlanda, Letonia y Eslovaquia. España cuenta ya con Josep Borrell como comisario encargado de Exteriores, mientras que los Gobiernos de Hungría, Italia, Luxemburgo, Eslovenia y el recién estrenado de Kyriakos Mitsotakis en Grecia ya han propuesto, aunque no de manera definitiva, diversos nombres masculinos. Precisamente Mitsotakis ha sido muy criticado por la elección de su gabinete de ministros, con apenas dos mujeres y en carteras de segundo orden.

En 2014, pese a cierta voluntad de encontrar un mejor equilibrio de género, la Comisión presidida por Jean-Claude Juncker contaba con apenas 9 mujeres de los 28 cargos. "El balance de género no es un lujo, es un deber político", declaró entonces.

La paridad en la Comisión Europea ha sido una de las insignias de batalla, por ejemplo, de los candidatos liberales en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo. Especialmente de la entonces candidata danesa a presidencia de la Comisión, Margrethe Vestager, quien ha adquirido cierto renombre por su trabajo como comisaria de Competencia y sus cuantiosas multas a grandes empresas como Google o Qualcomm.

Entre las peticiones de los liberales en el Parlamento Europeo para otorgar su voto a Von der Leyen estaba precisamente la de que Vestager obtuviera una vicepresidencia a la altura de la que recibirá el socialista Frans Timmermans, también candidato en el momento de las negociaciones. Von der Leyen no se ha comprometido, pero la propia Vestager hizo campaña por el voto afirmativo para la alemana entre la bancada liberal para así lograr una cúpula de la UE con paridad de género.

Curiosamente, el único puesto con total paridad de representantes masculinos y femeninos es el de Alto Representante para Asuntos Exteriores de la UE, de reciente creación y muy ingrato políticamente por el estrechísimo corsé diplomático que impide que este puesto tenga un poder real. Desde la creación del cargo en 1999, lo han ocupado dos hombes -uno de ellos el español Javier Solana- y dos mujeres: Catherine Ashton y Federica Mogherini. Para esta legislatura, dentro del reparto de puestos acordado en la tensa cumbre europea previa a la elección de Von der Leyen, España consiguió colocar a Josep Borrell, actual titular de Exteriores, en el puesto de jefe de la diplomacia europea.

En cambio, el Servicio de Acción Exterior es la agencia comunitaria con peor balance de género entre sus trabajadores, 68% vs 32%. ¿El motivo? La mayoría vienen de los servicios diplomáticos de los países miembros, campos todavía muy masculinizados. Para muestra, un botón: en España, las diplomáticas alcanzan apenas el 26% en 2018, y solo un 11% son embajadoras.

Las madres de la UE, explica la directora de la oficina del Parlamento Europeo en España, María Andrés, han estado durante muchos años en la cocina o por detrás escribiendo notas. "No hubo mujeres entre los padres fundadores de la UE como Altiero Spinelli y Jean Monnet, pero luego si tuvimos dos presidentas del Parlamento, Nicole Fontaine y Simone Veil. Es un inicio tímido y hay que seguir empujando. Tampoco ha habido madres de la Constitución española y seguro que las hubo contribuyendo a la redacción. No salieron en la foto y eso hay que cambiarlo".

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios