UNA HISTORIA PERSONAL, NACIONAL Y MUNDIAL

Una familia destrozada por la geopolítica: ¿por qué todo el mundo habla de Nazanin?

El caso de los Ratcliffe no solo se ha convertido en el símbolo de las complicadas relaciones entre Londres y Teheran, sino que evidencia el uso de rehenes por parte de Irán como política exterior

Foto: Richard Ratcliffe, esposo de la británica de origen iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe. (EFE)
Richard Ratcliffe, esposo de la británica de origen iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe. (EFE)

"Para la tienda de campaña en la Embajada de Irán en Londres". La primera reacción de Richard Ratcliffe al recibir la carta fue de sorpresa. Lo último que esperaba cuando se trasladó hasta allí en acción de protesta era recibir correspondencia. Al abrir el sobre se emocionó: "Querido Richard, acabamos de ver tu historia en las noticias y creemos que lo que estás haciendo por tu esposa es increíble. Eres un ser humano maravilloso. Os mandamos todo nuestro apoyo". Desde entonces, no ha parado de recibir postales de todo el mundo.

Ratcliffe comenzó a dejar de ingerir alimentos para solidarizarse con su mujer, Nazanin Zaghari-Ratcliffe, que ha llevado a cabo su tercera huelga de hambre por estar encarcelada desde hace más de tres años en una prisión en Irán (Evin). Las autoridades persas alegan que Nazanin estaba planeando derrocar al Gobierno y los medios locales hablan de espionaje. Sin embargo, ella mantiene su inocencia.

"El calor que te da la gente te anima mucho a seguir adelante. Las cartas más especiales son las de familias iraníes que, como yo, tienen a uno de sus seres queridos secuestrados por el Gobierno de Teherán", explica Richard Ratcliffe a El Confidencial. Su hilo de voz apenas puede escucharse. Lleva ya trece días sin comer y la debilidad va haciendo mella.

La historia de Nazanin —con pasaporte británico e iraní— ha dado la vuelta al mundo. Con Irán y EEUU al borde de la guerra tras la escalada de tensión entre ambos países en el estrecho de Ormuz, su caso no solo se ha convertido en el mejor símbolo de las complicadas relaciones entre Londres-Teherán-Washington, sino que evidencia el uso de rehenes por parte de la república islámica como táctica de política exterior, tal y como denuncia Westminster.

Asimismo, el caso involucra directamente a Boris Johnson y Jeremy Hunt, los dos hombres que compiten ahora por las llaves de Downing Street.

Gabriella ya no habla inglés

Estos días, más de 120 diputados de todas las formaciones de Westminster han visitado a Richard mientras ha estado acampado ante la embajada de Irán. El llamado Mr. Speaker, John Bercow, le regaló un osito de peluche vestido con la toga negra tan característica del presidente de la Cámara de los Comunes para su hija Gabriella. Acaba de cumplir cinco años. Hace tres años que Richard no la ve.

"Ya se ha olvidado de hablar inglés. Pero mi cuñado actúa de traductor. Los vídeos ayudan mucho porque nos comunicamos con señas. Cuando le enseñé el osito y le dije que era para ella se puso muy contenta", explica. Le hubiera gustado celebrar el cumpleaños de la pequeña con ella, pero asegura que Irán no le ha concedido la visa en todas las ocasiones que lo ha intentado.

Las vallas de la entrada principal de la embajada de la república islámica, situada en el selecto barrio de South Kensington, apenas pueden verse por los centenares de cartas y 'pos-it' con mensajes y dibujos de completos desconocidos que han querido mostrarle su apoyo. Las banderas de "Libertad para Nazanin" han llegado incluso hasta el festival de Glastonbury.

La familia Ratcliffe, hace unos años
La familia Ratcliffe, hace unos años


Richard y su mujer finalizaron el pasado sábado la huelga de hambre. "Hablamos los sábados, lunes y miércoles. Tenemos solo ocho minutos. Es un tiempo que te permite comentar las últimas noticias de su situación legal, pero no el suficiente para hablar de sentimientos", destaca. Su lucha continúa. Pero a día de hoy, no hay atisbo de que la pesadilla vaya a terminar pronto.

¿Cómo comenzó todo?

Nazanin (Teherán, 1978) llegó por primera vez al Reino Unido en 2007 para hacer un máster en Comunicación en la London University Metropolitan. "Nos presentó una amiga en común. Tomamos un café y luego otro…", explica Richard con una sonrisa nostálgica. "Lo que me enamoró de ella fue su entusiasmo. Estaba llena de energía y redescubrir Londres a través de sus ojos fue increíble", recalca.

Ella comenzó a trabajar para BBC Media Actionorganismo de la cadena pública responsable de las campañas benéficas de desarrollo internacional— aunque luego pasó a ser parte del equipo de Thomson Reuters Foundation, centrado también en ONG.

La pareja se casó el 21 de agosto de 2009. El 11 de junio de 2014 nació su hija Gabriella. "Desde que nació la niña viajaba dos veces al año a Irán para que la viesen sus padres. Toda su familia está allí. Normalmente iba en marzo, para el año nuevo iraní, y en septiembre. Yo la acompañaba cuando podía", relata.

El 17 de marzo de 2016, Nazanin y Gabriella comenzaron una de esas "vacaciones en familia". Estaba previsto que regresaran el 3 de abril. Pero nunca llegaron a coger el avión de vuelta.

Cuando estaban en el aeropuerto Imam Khomeini, a Nazanin le dijeron que había un problema con su pasaporte. "Sus padres habían ido a despedirlas así que dejó a Gabriella con ellos porque le explicaron que quizá podía alargarse unas horas. Pero se hizo de noche sin tener noticias suyas. Cuando al día siguiente mi suegro fue al aeropuerto para preguntar por ella nadie sabía nada", señala.

No fue hasta los tres días cuando recibieron una llamada donde Nazanin explicó tan solo que estaba bien y le habían dado de comer. Les dijo a sus padres que estaba ayudando a las autoridades "en una investigación" y que "no se preocuparan". No supieron dónde estaba hasta las tres semanas y tuvo que pasar más de un mes hasta que le permitieron recibir su primera visita.

"Cuando tuve la primera llamada de su familia explicándome que había un problema con el pasaporte no me alarmé, la verdad. Habían ido muchas veces a Irán y nunca había pasado nada", cuenta Richard. "Pero realmente me empecé a preocupar cuando pasaron los días y conocí otros casos similares. Ahí es cuando entendí que estaba como rehén política y que esto podía durar años… como está pasando", matiza.

Nazanin no es la única iraní con pasaporte británico que se encuentra en prisión. Aras Amiri, trabajadora del British Council, también fue arrestada mientras estaba de vacaciones en su país de origen, acusada de supuesto espionaje, cargos que también niega.

El "Pequeño Satanás"

El 9 de septiembre de 2016, Nazanin fue condenada a cinco años de prisión aunque los cargos no se hicieron públicos. La condena se supo justo un día después de que el Reino Unido nombrara a un embajador en Irán por primera vez en cinco años.

La legación británica había cerrado sus puertas en noviembre de 2011, después de que la saquearan unos manifestantes hostiles al endurecimiento de las sanciones contra la república islámica por su polémico programa nuclear.

El ataque, perpetrado ante la pasividad de la policía, suscitó entonces una ola de protestas internacionales y Teherán acabó expresando su arrepentimiento por lo ocurrido. La embajada iraní en Londres cerró en el mismo momento.

Las relaciones entre ambos países mejoraron a raíz de la elección del moderado Hasan Rohani en junio de 2013 y del reinicio de las negociaciones sobre el programa nuclear el mismo año.

En cualquier caso, tal y como explica el corresponsal diplomático de la BBC, James Landale, "para algunos iraníes, el Reino Unido siempre será visto como el 'Pequeño Satanás', un antiguo poder imperial que se mete en los asuntos de su país ante las órdenes de Estados Unidos".

Boris entra en escena

El 1 de noviembre de 2017, Boris Johnson, por aquel entonces ministro de Exteriores, explica ante un comité de Westminster que Nazanin "estaba en Irán simplemente enseñando periodismo". Cuatro días después de estas declaraciones, ella es llamada de nuevo a un tribunal donde se leen las palabras del responsable de la diplomacia británica como prueba utilizada en su contra.

Tanto BBC Media Action como Thomson Reuters Foundation emiten un comunicado negando en todo momento que Nazanin estuviera ejerciendo cualquier labor relacionada con el periodismo. Respaldan la versión de la familia de que se encontraba de vacaciones. Pero no sirve de nada.

La situación empeora cuando semanas más tarde, 'The Sun' revela en exclusiva que Johnson está a punto de conseguir el consentimiento del Gobierno para realizar a Teherán el pago de 400 millones de libras (446 millones de euros) de un histórico litigio que se remonta a década de los 70.

Richard Ratcliffe con una imagen de su hija y su mujer. (EFE)
Richard Ratcliffe con una imagen de su hija y su mujer. (EFE)

Londres acordó entonces vender a los iraníes 1.500 tanques Chieftain y reparar otros 250. La república islámica pagó por adelantado 650 millones de libras (724 millones de libras). Pero en 1979, el Shah fue depuesto y el trato se detuvo. Aunque el Reino Unido se quedó con el dinero.

En 2010, Irán ganó un fallo de un tribunal de la UE para que Londres le devolviera más de 400 millones de libras, pero desde entonces las sanciones por su programa nuclear han impedido la transferencia.

A pesar de la exclusiva de 'The Sun', el pago nunca llega a realizarse por lo que las tensiones entre ambos países empeoran anulando cualquier tipo de esperanza para revisar el caso de Nazanin.

Boris, riesgo para seguridad nacional

Richard asegura que las tres reuniones que ha mantenido con Johnson han sido "tensas". "No tiene la culpa de todo lo que está pasando. Ella ya estaba en la cárcel antes. Pero sus comentarios han empeorado su situación y tardó mucho tiempo en pedir disculpas", explica.

Johnson es ahora el favorito para convertirse en el próximo primer ministro, pero Richard considera que "parece no estar dispuesto a asumir las responsabilidades de su conducta". "Eso tiene consecuencias a la hora de proteger a los británicos por lo que se puede convertir en un riesgo para la seguridad nacional de este país", matiza. "¿Considera entonces que no es el más adecuado para mudarse a Downing Street?", pregunto. "No me corresponde a mi responder a eso", señala.

El rival de Johnson en su carrera por el Número 10 es precisamente el actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, quien sustituyó al excéntrico político cuando éste último renunció al departamento por desavenencias con el Gobierno respecto al Brexit.

Como nuevo responsable de la diplomacia británica, Hunt también "heredó" el complejo caso de Nazanin. "Me he reunido con él 8 o 9 veces. Y ha sido todo más relajado. Hunt te dice las cosas muy claras. Pero genera confianza", matiza.

"Gane uno u otro, lo único que pido al próximo primer ministro es que no se centre exclusivamente en el Brexit, olvidándose de los problemas de la gente común. Que no se olvide de la situación de los británicos que están fuera. Que no se olvide de Nazanin", recalca Richard.

"Inmaduro" compañerismo con EEUU

El pasado mes de marzo, Hunt otorgó a Nazanin protección diplomática, por lo que su caso ha dejado de ser un asunto consular para convertirse en una disputa entre los dos estados, aunque Teherán no reconoce su pasaporte británico. En mayo, el Reino Unido aconsejó, por primera vez, a los ciudadanos con doble nacionalidad británico-iraní no viajar a la república islámica.

"El poder judicial de Irán no se verá afectado por tales actos de chantaje y los condenados por espionaje deberán cumplir su condena"

Las medidas no han sentado bien en Teherán. Tampoco la huelga de hambre de Richard ante su embajada en Londres, calificada por el secretario de Estado de Exteriores iraní, Seyed Abbas Araghchi, de "chantaje". "El poder judicial de la República Islámica de Irán no se verá afectado por tales actos de chantaje y los condenados por espionaje deberán cumplir su condena", revelaba a 'The Guardian'.

Además de pedir a Londres que salde sus deudas, Araghchi critica su apoyo a EEUU. "Parece que el caos que tienen con el problema del Brexit impide al Ejecutivo británico tener una comprensión correcta de las realidades globales. El inmaduro compañerismo con las medidas acosadoras de Estados Unidos se traducirá en un aumento en la aversión histórica de los iraníes hacia las políticas británicas", recalca.

"Es un prisionera de conciencia, encarcelada injustamente después de un juicio falso y sometida a todo tipo de tormentos"

Por su parte, la directora de Amnistía Internacional del Reino Unido, Kate Allen, denuncia que la situación de Nazanin es "desgarradora". "Es una prisionera de conciencia, encarcelada injustamente después de un juicio falso y sometida a todo tipo de tormentos, incluidos meses en confinamiento en solitario e interminables juegos para saber si recibirá atención médica vital", recalca.

Durante todos estos años, Richard ha aprendido a no estar "ni demasiado esperanzado ni demasiado hundido". "No espero que mañana mismo llamen a la puerta y sean ellas. Pero sí espero que en algún momento mi mujer y mi hija regresen a casa", concluye.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios