TIENE UNA ALTURA DE MÁS DE 30 PISOS

'El Arca', el último secreto de Chernóbil para salvarnos durante el próximo siglo

La estructura destinada a proteger a la humanidad de la radiación ya ha pasado a ser controlada por Ucrania. Será funcional durante los próximos cien años

Foto: El nuevo sarcófago de Chernóbil, en abril de 2015. (Tim Porter/CC BY-SA 4.0)
El nuevo sarcófago de Chernóbil, en abril de 2015. (Tim Porter/CC BY-SA 4.0)

El 26 de abril de 1986 tuvo lugar el accidente nuclear más grave de la historia. El reactor 4 de Chernóbil explotó durante una prueba que, en principio, era rutinaria y terminó por generar uno de los mayores desastres de la historia de la humanidad. Tras conseguir apagar el incendio provocado, los expertos decidieron levantar un sarcófago para contener la radiación. Pero no ha sido hasta ahora cuando una nueva estructura ha llegado para protegernos durante los próximos 100 años.

Pocos años después de aquello, los liquidadores trabajaron duramente para conseguir crear una edificación con la que conseguir contener los restos del reactor y los residuos radioactivos que quedaron al descubierto tras la explosión. Sin embargo, aquello fue una solución temporal, hasta que decidió llevarse a cabo un nuevo proyecto con el que conseguir que, al menos durante un siglo, la humanidad esté protegida de la radiación generada en Chernóbil.

Conocido como 'El Arca', puede presumir de ser la mayor estructura móvil nunca antes construida por el ser humano. Su nombre real es Nuevo Sarcófago Seguro, está pensada para contener más de 200 toneladas de material radioactivo y es un de las grandes obras de ingeniería de la historia. ¿El motivo? No existían posibilidades reales de construirlo sobre el reactor, por lo que se hizo a 180 metros de la explosión y, posteriormente, fue transportado con raíles al lugar al que debía.

Cuenta con 110 metros de alto, con 150 de ancho y 256 de largo, además de con 35.000 toneladas de material para contener la radiación. El proyecto, financiado por el Fondo Internacional de Protección de Chernóbil bajo la protección del banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, tuvo un coste de 1.500 millones de euros. Instalado a finales de 2018, desde entonces se encarga de ser el 'guardián de Europa', la estructura que nos protege de la radiación.

Es necesario recordar que el primer sarcófago fue construido a toda prisa. Se tardaron 206 días en levantarlo, donde centenares de trabajadores trabajaban en turnos de entre cinco y siete minutos para evitar daños por la radiación. Se utilizaron 400.000 metros cúbicos de cemento y 7.300 toneladas de metal, pero estaba más pensado como un proyecto para encontrar una solución lo más rápida posible que una idea para ser duradera en el tiempo.

Fue en 2007 cuando las compañías Vinci Construcción Grands Projets y Bouygues Travaux anunciaron que habían ganado el concurso para levantar el nuevo sarcófago. Después de más de una década de trabajo, la nueva estructura que se encarga de protegernos de la radiación en Chernóbil ya está en funcionamiento. Ahora, acaba de ser entregada al gobierno ucraniano, que valora la opción de desmantelar el anterior sarcófago para evitar un posible colapso.

El conocido como 'guardián de Europa' tiene una altura cercana a los 30 pisos, cuenta con más de 700.000 tornillos, con un sistema de ventilación de alta tecnología y con una estructura diseñada para aguantar incendios, terremotos y temperaturas extremas en un rango de 80 grados centígrados. Ahora, la próxima pregunta es clara: ¿qué se hará dentro de 100 años? De momento, hasta que llegue la temida fecha, estamos protegidos gracias a 'El Arca' de Chernóbil.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios