La Eurocámara se enroca y complica la elección de líderes de la UE
  1. Mundo
  2. Europa
ADEMÁS SE ENZARZA EN LUCHAS INTERNAS

La Eurocámara se enroca y complica la elección de líderes de la UE

El Consejo Europeo celebrado a finales de la semana pasada dejó un resultado claro. Para los principales líderes ninguno de los tres principales candidatos a presidir

Foto: El presidente del Consejo se reúne con el candidato del PPE. (EFE)
El presidente del Consejo se reúne con el candidato del PPE. (EFE)

El Consejo Europeo celebrado a finales de la semana pasada dejó un resultado claro. Para los principales líderes ninguno de los tres principales candidatos a presidir la Comisión Europea tenían apoyo ni entre las capitales ni de los necesarios eurodiputados en la Eurocámara. ¿Conclusión? Enterraban sus posibilidades y varias fuentes señalaban que ya era el momento de buscar otros nombres que no se hubieran barajado hasta ahora.

Pero muchos coincidían en una misma prioridad: evitar un choque total con el Parlamento Europeo. Se reunirían este domingo, 30 de junio, con el objetivo de elegir el nombre de un candidato para presidir el Ejecutivo comunitario, y esa persona debería tener el apoyo de los eurodiputados, ya que aunque el Consejo Europeo tiene el poder de proponer nombres debe ser la Eurocámara la que dé su visto bueno.

La reunión significaba que los jefes de Estado y de Gobierno cerraban la puerta a los candidatos del sistema del 'spitzenkandidaten', ideado por el Parlamento Europeo en 2014 para recrear una especie de listas transnacionales. Cada familia política escogería un "cabeza de lista" que sería su candidato a presidir la Comisión Europea y se negarían a investir a ningún candidato que no hubiera pasado por ese sistema. En esta ocasión eran el alemán Manfred Weber, del Partido Popular Europeo (PPE), el holandés Frans Timmermans, de los Socialdemócratas y, en menor medida, ya que oficialmente su familia rechazaba este sistema y pedía unas verdaderas listas transnacionales, la danesa Margrethe Vestager, de los Liberales.

placeholder Margrethe Vestager, candidata liberal, durante el debate de las elecciones europeas. (Reuters)
Margrethe Vestager, candidata liberal, durante el debate de las elecciones europeas. (Reuters)

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, comenzó una ronda de consultas este lunes con los grupos políticos de la Eurocámara que dejó claro que el Parlamento Europeo no está dispuesto a derrumbar el sistema del ‘spitzenkandidaten’. Los grupos se enrocan en sus posiciones, insistiendo en que están dispuestos a chocar con el Consejo si es necesario.

Iratxe García, presidenta de los Socialdemócratas, señaló que su grupo se mantendrá fiel al sistema y a su candidato, Timmermans, a pesar de que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y uno de los negociadores socialistas a nivel del Consejo, admitió que ya no quedaban opciones para el holandés. “La política es así”, dejaba caer el presidente.

Quien más enrocado está es el PPE y su candidato, Weber. El alemán fue el primero al que “mataron” los jefes de Estado y de Gobierno, especialmente después de que los grupos parlamentarios socialista y liberal anunciaran al candidato popular que no podría contar nunca con sus votos para hacerse con la presidencia de la Comisión.

Foto: Merkel, Macron y Sánchez hablan con Tusk en la cumbre de la UE. (EFE)

Lucha interna

Además, la oposición del PPE se produce contra el Consejo y también contra el resto de partidos de la cámara. Para los conservadores y para el resto de la Eurocámara el 'spitzenkandidaten' significa cosas distintas: el PPE asegura que implica que quien gana las elecciones debe recibir el apoyo del resto de grupos políticos, mientras que socialistas o verdes señalan que solo significa que se comprometen a elegir a uno de los candidatos, pero no obligatoriamente al más votado.

En este escenario, el tono empieza a aumentar. “Ahora depende de los eurodiputados. Realmente espero que los socialistas y liberales, por ejemplo, demuestren que defienden la democracia parlamentaria en Europa. Sería trágico si pusieran el interés de algunas capitales por encima de los intereses de un recientemente elegido Parlamento Europeo”, aseguró al inicio de la semana Weber.

placeholder Manfred Weber, candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea. (Reuters)
Manfred Weber, candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea. (Reuters)

Los liberales, que no apoyan el sistema del 'spitzenkandidaten' porque Emmanuel Macron, presidente francés, puso como condición para unirse a dicha familia que rechazaran ese mecanismo, recriminan al PPE que votara en contra de las listas transnacionales durante la pasada legislatura. Piensan que sería el sistema correcto para proponer a candidatos para presidir a la Comisión Europea, y no el “spitzenkandidaten”, según ellos un fraude al simular un sistema transnacional que en realidad no existe.

La división a nivel interno es total y, de hecho, la Eurocámara parece incapaz de ponerse de acuerdo. Desde el equipo de Tusk señalaron que el presidente del Consejo había podido avanzar muy poco trabajo con la conferencia de presidentes del Parlamento Europeo porque desde el pasado 26 de mayo, cuando se celebraron los comicios comunitarios, la Eurocámara había estado prácticamente inactiva, sin capacidad de negociar.

Foto: Jean-Claude Juncker, Manfred Weber y Guy Verhofstadt hace cinco años, antes de que el primero fuera elegido presidente de la Comisión Europea. (EFE)

Tal es el bloqueo que los jefes del Parlamento Europeo han decidido posponer la elección de un presidente de la institución, algo que debía ocurrir el próximo 2 de julio, jornada constitutiva de la nueva asamblea. Ahora dedicarán ese día a negociar a nivel interno y tratar de lograr un consenso de cara a la sesión del 3 de julio.

Los jefes de Estado y de Gobierno se reúnen así este domingo en un ambiente complicado, pues aunque se pongan de acuerdo sobre quién debe ser el próximo presidente de la Comisión Europea (y el jefe del Consejo, del BCE y de la diplomacia comunitaria) el Parlamento promete complicar ese ejercicio enrocándose en la defensa del 'spitzenkandidaten'.

Parlamento Europeo Comisión Europea Eurodiputados Consejo Europeo Emmanuel Macron
El redactor recomienda