MAY SE DESPIDE: "LO HICE LO MEJOR QUE PUDE"

Europa no es país para 'tories': otro líder conservador se consume en Bruselas

Theresa May llegó al gobierno hace tres años para sacar al Reino Unido de Europa. Pero fue Europa la que acabó sacándola a ella del 10 de Downing Street

Foto: Retrato de la exprimera ministro británica, Margaret Thatcher. (Reuters)
Retrato de la exprimera ministro británica, Margaret Thatcher. (Reuters)

Theresa May llegó al gobierno hace tres años para sacar al Reino Unido de Europa. Pero fue Europa la que acabó sacándola a ella del 10 de Downing Street, consumando lo que parece haberse convertido en una tradición ‘tory’.

La ‘premier’ fue elegida sin mucha convicción en 2016 como la mano firme que debía ejecutar la voluntad popular del Brexit. Para los más moderados en su partido, el vaso medio lleno de la decisión era que la Unión Europea no volvería a consumir a otro líder conservador, como sucedió con los tres últimos: David Cameron, John Major y Margaret Thatcher. No ha sido el caso.

Lo hice lo mejor que pude”, dijo la primera ministra al anunciar una renuncia que terminó entre lágrimas. May se va por la puerta de atrás, dejando a su partido al borde de un batacazo histórico en las europeas celebradas este jueves, donde algunos sondeos ya ubican a los ‘tories’ en quinto lugar.

Durante estos años, el Brexit fagocitó la agenda política del Reino Unido. Las prioridades del país, desde reflotar la economía a reducir la brecha social, quedaron ocultas tras la gruesa cortina de la salida del bloque.

Presa entre los euroescépticos que apostaban por un Brexit duro a toda costa y los moderados que pedían una salida ordenada y realista, May quiso apostar alto y buscar su propio mandato. Pero sus malos resultados en las elecciones generales 2017 ya hacían anticipar que su plan naufragaría sin consenso, como al final sucedió. Ninguno de sus cuatro proyectos logró convencer a la mayoría legislativa y ahora toca recoger los platos rotos.

“Lo mejor que pudo no fue suficientemente bueno”, resumió Kevin Maguire, editor político del Daily Mirror, para expresar la frustración que ha marcado el breve mandato de la primera ministro desde el minuto uno.

Apuntar a tu propia cabeza

Hace seis años, el entonces primer ministro David Cameron también quiso apostar alto. El líder conservador dijo un 23 de enero de 2013 que era el momento de consultar al país sobre su permanencia en la UE. “Aquellos que se niegan a consultar al pueblo británico harán más probable, en mi opinión, nuestra salida (de la UE). Por eso estoy a favor de un referéndum”.

El exprimer ministro laborista (1997-2007) Tony Blair describió así la solución de Cameron al auge de los radicales de Nigel Farage, entonces líder del UKIP, alimentados por el descontento de la crisis y la austeridad: “Me recuerda un poco a 'Blazing Saddles' ('Sillas de montar calientes', en España) esa comedia de Mel Brooks en la que el ‘sheriff’, en un punto de la película, apunta una pistola a su propia cabeza y dice: ‘Si no hace lo que quiero me vuelo la tapa de los sesos”.

A esas alturas, Cameron ya debía haber aprendido que Europa era un sujeto político de alto riesgo en su partido. El anterior ‘premier’ conservador John Major (1990-1997) lidió con la batalla de hacer firmar al parlamento el Tratado de Maastricht en 1993 para fortalecer la integración europea. Pese a las valiosas excepciones que contenía para los británicos, como conservar la libra esterlina sin tener que asumir el euro, Major tuvo que defender sus ideas sin mayoría legislativa y con fuerte presión de los Maastricht Rebels, un grupo euroescéptico incluso dentro de su propio gabinete.

Es como apuntar una pistola a tu propia cabeza y decir: Si no hace lo que quiero me vuelo la tapa de los sesos

Aunque sobrevivió a la crisis y logró el objetivo, su liderazgo se vio cuestionado permanentemente desde entonces y allanó el camino para que los conservadores fueran arrasado por el tsunami de Tony Blair y su tercera vía laborista.

Hasta la histórica Margaret Thatcher, quien dejó su puesto en 1990 tras más de una década al frente del Reino Unido, se vio en sus últimos momentos acosada por el espectro europeo. Entre los motivos que precipitaron su renuncia -junto a sus maneras imperiosas y la crisis económica- estaba la cuestión de si el país debía unirse al mecanismo de cambio común, un precursor de la moneda única. La renuncia de su líder de los Comunes por la despectiva actitud de la Dama de Hierro hacia Europa fue uno de los detonantes de su salida.

Pete Townshend, mítico líder de la banda británica The Who, para explicar por qué tantas luminarias del escenario morían jóvenes decía que el negocio de la música “es una gran pira funeraria”. Para los conservadores británicos, Bruselas es puro rock'n roll.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios