LA UNIÓN EUROPEA INTENTA MEDIAR, SIN ÉXITO

España cierra filas con la UE y desaira a Estados Unidos retirando su fragata

La ministra de Defensa ha ordenado retirar la fragata Méndez Núñez del grupo de combate en el golfo Pérsico. Mientras tanto, Irán y EEUU se acercan peligrosamente a un conflicto bélico

Foto: Imagen de archivo de la fragata Méndez Núñez. (EFE)
Imagen de archivo de la fragata Méndez Núñez. (EFE)

La escalada de tensiones y la guerra psicológica entre Irán y Estados Unidos ha salpicado directamente a España, que ha ordenado a la fragata Méndez Núñez abandonar el grupo de combate encabezado por el portaaviones norteamericano Abraham Lincoln en el golfo Pérsico. Esta decisión refleja la postura de la Unión Europea en el conflicto creciente en Oriente Medio: no apoyar ninguna decisión agresiva de Donald Trump.

La medida es temporal, ya que la fragata se reincorporará a la flota cuando esta retome sus planes de completar la vuelta al mundo, según confirmó a EFE el Ministerio de Defensa español. La Méndez Núñez era la única fragata no estadounidense en el grupo de combate. Por su parte, la ministra española de Defensa en funciones, Margarita Robles, contradijo al ministerio diciendo que la retirada responde al "escrupuloso cumplimiento" de un acuerdo técnico militar.

España cierra filas con la UE y desaira a Estados Unidos retirando su fragata

La pregunta es: ¿qué está pasando en el golfo Pérsico para que España retire una fragata y la Unión Europea advierta a Estados Unidos de que está yendo demasiado lejos?

Washington asegura tener "indicios" de que Irán podría bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que transita una quinta parte del suministro petrolero global, como respuesta a las sanciones impuestas sobre sus exportaciones petroleras. Hace unos días, Estados Unidos anunció el envío de varios bombarderos y buques de guerra a la región para presionar a Irán y "responder de manera implacable a cualquier ataque contra los intereses de EEUU", según John Bolton, el consejero estadounidense para la Seguridad Nacional.

El delicado escenario geopolítico se tensó aún más esta semana, cuando Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) denunciaron un "sabotaje" a varios buques petroleros, un incidente del que todavía se desconocen los detalles. Los países árabes consideraron el incidente como un intento de minar la seguridad del comercio de crudo. Estados Unidos sospecha que fue un "ataque" iraní, según publican varios medios del país norteamericano como la CBS citando fuentes de Defensa, algo que Teherán ha negado vehementemente.

Si Washington se convence de que la República Islámica está implicada en los ataques, podría tomar más represalias. Cuando preguntaron al presidente Donald Trump sobre el incidente en una rueda de prensa en la Casa Blanca, respondió: "Va a ser un problema grande para Irán si algo sucede".

Un acuerdo nuclear débil

Para entender el clima de tensión actual, hay que remontarse a 2015, cuando las principales potencias mundiales, entre ellas Estados Unidos, firmaron el acuerdo nuclear con Irán. El objetivo era que Irán no desarrollara ni adquiriera armas nucleares. Tres años más tarde, Donald Trump decidió que EEUU abandonara unilateralmente el pacto nuclear. La Unión Europea abogó por defenderlo y respaldar al país persa, que decidió mantenerse pese a las sanciones estadounidenses.

En ese precario equilibrio se han mantenido las relaciones hasta los últimos días, cuando el país norteamericano decidió intensificar las presiones económicas sobre Irán, justo cuando se cumple un año de la retirada de EEUU del acuerdo. El presidente iraní, Hasan Rohaní, respondió dando un "ultimátum" de 60 días a la UE antes de dejar de cumplir partes de ese acuerdo nuclear. Los iraníes buscan que la UE se posicione claramente en su favor, algo que, de momento, parece complicado.

“Tras el incumplimiento de Estados Unidos, Irán desiste de dos acciones que realizaba. Hasta ahora, cada vez que nuestra producción de uranio enriquecido alcanzaba los 300 kilos, lo vendíamos a dos países. A partir de hoy, suspendemos esa venta y también dejamos de vender agua pesada”, dijo el presidente iraní hace una semana, amenazando al club comunitario.

La UE se encuentra en medio de este conflicto entre Irán y Estados Unidos sin tener capacidad resolutiva. Por un lado, rechaza la actitud agresiva de Donald Trump hacia Irán, pero tiene poco poder de persuasión en Washington. Por el otro lado, tampoco consigue concesiones de Teherán y teme que Rohaní, del ala moderada del país, pierda poder de decisión frente a los más radicales.

La italiana Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, confirmó "su preocupación" por los riesgos de este conflicto: "La región no necesita más desequilibrios o inestabilidades", dijo este lunes tras una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

En esa misma línea se ha movido Josep Borrell, que ha enfatizado cuál es la postura de la UE en el conflicto: "Los europeos tratamos de actuar sobre los dos frentes, tratando que ni unos ni otros vayan más lejos", pese a subrayar que "EEUU ya ha ido muy lejos, lo importante es que Irán no lo siga".

120.000 soldados de EEUU

Mientras tanto, el 'New York Times' ha publicado este martes un artículo en el que detalla el plan de EEUU en caso de una escalada bélica en la región. El jefe en funciones del Pentágono, Patrick Shanahan, presentó la semana pasada un plan para desplegar hasta 120.000 soldados estadounidenses en Oriente Medio en caso de que Irán atacara a Estados Unidos o acelerara su proceso nuclear.

Shanahan expuso el plan en una reunión el pasado jueves en la que participaron los máximos asesores en seguridad nacional del presidente estadounidense, aunque no queda claro si el mandatario ha sido informado, según el 'Times'. Esta nueva apuesta fue ordenada por John Bolton, el hombre que lidera la línea dura en la política exterior.

Trump, que no se sabe si conoce el carácter de esta reunión, advirtió este lunes a Irán de que "sufrirá mucho" si actúa contra los intereses de Estados Unidos: "Si hacen algo, será un error muy grave. Será un problema muy malo para Irán si ocurre algo, eso puedo decírselo. No van a estar contentos", respondió Trump al ser preguntado sobre el aumento de tensiones en el golfo Pérsico.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
108 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios