HA PEDIDO UNA AUTOPSIA

Llevó a su perra a una guardería en Irlanda y se la devolvieron muerta y en un paquete

Envolvieron al animal, un husky que pesaba 25 kilos, con cinta de embalar para que se la pudiera llevar

Foto: Kirsten compartió en las redes sociales varias fotos de Nova y el paquete en el que se la devolvieron (Foto: Facebook)
Kirsten compartió en las redes sociales varias fotos de Nova y el paquete en el que se la devolvieron (Foto: Facebook)

Nova era una preciosa husky siberiana que vivía feliz con Kirsten Kinch, una joven irlandesa. Por primera vez iba a quedarse en una guardería canina, ya que la familia con la que vivía se iba a pasar tres días de vacaciones a Islandia y no la podían llevar. Por eso, Kirsten buscó con el que, a su juicio iba a ser el lugar que mejor cuidaría de su mascota.

Sin embargo, fue todo lo contrario. Cuando la familia regresó de su viaje acudieron a recoger a Nova. Tuvieron que llamar cuatro veces a la guardería antes de que apareciera alguien para atenderles. Después, les hicieron pasar al interior y les dieron le peor noticia posible: Nova había muerto aquella misma mañana.

Pero la sorpresa iba a ser aún peor: los trabajadores de la guardería habían empaquetado a su perra de 25 kilos y se la entregaban envuelta con cinta de embalar para que se la pudiera llevar. Un gesto que Kirsten asegura que no se le va a olvidar en la vida y que dice muy poco de la empatía del centro para con la persona que acaba de perder a su mascota, un ser querido más de la familia.

Tenía problemas de salud

Nova llevaba meses siendo tratada con esteroides de una infección, pero su veterinario le había dicho que todo iba bien y que no tendría ningún problema por dejarla unos días en la guardería. Eso sí, tenía que seguir medicando a la perra, por lo que Kirsten dejó por escrito el tratamiento que su mascota necesitaba tomar dos veces al día, además de repetírselo reiteradamente para que no quedara ninguna duda.

Cuando en la guardería le entregaron a Nova, su dueña no salía de su asombro: “La habían encontrado esa misma mañana ensangrentada en su jaula. Nos quedamos impactados. Pregunté si le habían dado su medicación y me dijeron que sí”. Pero Kirsten no se quedó nada convencida y se llevó a Nova a su veterinario habitual.

Éste confirmó que se trataba de Nova, tras comprobar su microchip, pero su dueña decidió pedir una autopsia para saber las causas de la muerte. Asegura que ha escrito varios mensajes a la guardería pidiendo información sobre su estado físico de aquellos días y no ha recibido ninguna respuesta.

Su veterinario confirmó que se trataba de Nova por su microchip, pero su dueña decidió pedir una autopsia para saber las causas de la muerte

Kirsten despide su mensaje en las redes sociales pidiendo justicia: “Nova fue una perra única para mí y mi familia y ha dejado un agujero que será imposible de llenar; es amada y extrañada cada día y espero que escribir esto pueda evitar una situación similar en el futuro. Claramente, estas perreras no son aptas para brindar los niveles de atención que anuncian”.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios