"las empresas ya se están adaptando"

El Reino Unido pos-Brexit: nueve de cada 10 empleos son ocupados por británicos

Hay muchas cosas que ya han cambiado en el Reino Unido, como el mercado laboral. Antes del plebiscito de 2016, la mitad de los nuevos contratos eran para ciudadanos de la UE

Foto: Un hombre contrario al Brexit protesta a las puertas del Parlamento en Londres, Reino Unido. (EFE)
Un hombre contrario al Brexit protesta a las puertas del Parlamento en Londres, Reino Unido. (EFE)

El Brexit aún no se ha materializado. Los plazos se han vuelto a posponer para octubre y muchos se preguntan si el divorcio llegará a producirse en algún momento. Y, sin embargo, hay muchas cosas que ya han cambiado en el Reino Unido, como el mercado laboral: casi todos los nuevos empleos —nueve de cada 10— creados desde el histórico referéndum han sido para trabajadores británicos. Sin duda alguna, una radiografía muy distinta a la que existía antes del plebiscito de 2016, cuando casi la mitad de los nuevos contratos eran para ciudadanos de la UE.

Reducir la inmigración y recuperar el control de las fronteras fue precisamente la cuestión protagonista de la campaña que tuvo lugar de cara a la consulta en la que los británicos decidieron salir del bloque. En estos últimos dos años, la incertidumbre ha llevado a muchos a hacer las maletas y gran parte de aquellos que se planteaban convertir el Reino Unido en su próximo destino han cambiado de opinión.

Según la últimas cifras oficiales, el número comunitarios que se han incorporado al mercado laboral —ya sea por primera vez o después de una baja o excedencia— ha sido de 35.000 desde 2016. Esto supone menos de una décima parte del número que se incorporó en los dos años previos al referéndum, cuando la cifra fue de 410.000. En definitiva, entre 2014 y 2016, los ciudadanos de la UE representaron casi la mitad del crecimiento del empleo en el Reino Unido. Pero desde el plebiscito, son responsables de solo el 5% de los nuevos contratos.

El secretario de Estado para Trabajo, Alok Sharma, señala en cualquier caso que en los últimos dos años “más de un millón de personas se han unido al mercado laboral, hasta alcanzar un récord de 32,7 millones el pasado mes de febrero”. “Claramente, las empresas ya se están adaptando a la reducción de la inmigración de la UE y son los trabajadores del Reino Unido quienes están llenando los huecos”, matiza.

En este sentido, añade que el Brexit “no está debilitando la confianza de las empresas para invertir en la creación de empleos” en el país. “Cuando salgamos de la UE y terminemos con la libertad de movimiento de los trabajadores comunitarios, lejos de presentar un desafío para llenar las vacantes, las empresas deberían aprovechar una oportunidad”, recalca.

Claramente, las empresas ya se están adaptando a la reducción de la inmigración

La tasa de desempleo en el Reino Unido es del 3,9%, la más baja desde hace más de cuatro décadas. La cifra refleja la capacidad de resistencia de la economía británica pese a las incertidumbres del divorcio. Y es que, a pesar de que el suelo británico puede que ya no sea tan atractivo para los comunitarios, la migración neta —diferencia entre los que vienen y los que se van— de países de fuera de la UE ha alcanzado su nivel más alto de los últimos 15 años, según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONS, por sus siglas en inglés).

Las cifras muestran que 261.000 ciudadanos no pertenecientes al bloque llegaron al Reino Unido en los 12 meses previos a septiembre de 2018, el número más alto desde 2004. En contraste, la migración neta comunitaria de los países de la UE ha seguido cayendo a su nivel más bajo desde 2009. Asimismo, el número de comunitarios que han solicitado la ciudadanía británica alcanzó el nivel más alto el año pasado, con un aumento del 23%, hasta llegar a los aproximadamente 48.000.

Manifestantes contrarios al Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)
Manifestantes contrarios al Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)

La secretaria de Estado de Inmigración, Caroline Nokes, asegura que el Reino Unido “sigue atrayendo y manteniendo a trabajadores altamente cualificados, incluidos médicos y enfermeras”, aunque el Gobierno está “comprometido con una migración controlada y sostenible”. “Al salir de la UE, nuestro nuevo sistema de inmigración nos dará por primera vez en décadas un control total sobre quiénes vienen a nuestro país. Aunque el Ejecutivo siempre ha sido claro, queremos que ciudadanos de la UE se queden, y que por eso el Programa de Asentamiento —para que los ya residentes mantengan los mismo derechos— sea lo más sencillo posible”, matiza.

Para Madeleine Sumption, del Observatorio de Migración de la Universidad de Oxford, los datos muestran que el Reino Unido ya no es tan atractivo para los inmigrantes comunitarios como lo era hace dos años. “Puede ser debido a la incertidumbre política relacionada con el Brexit, la caída del valor de la libra, que hace que los salarios en el Reino Unido sean menos interesantes, o simplemente el hecho de que las oportunidades de empleo han mejorado en otros países de la UE”, explica.

La experta asegura que en cualquier caso la migración neta de la UE resultó ser inusualmente alta en el periodo previo al referéndum, por lo que al menos parte de la disminución, probablemente, habría ocurrido incluso sin el Brexit.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios