ACUSAN AL PADRE DE TEMERIDAD

Sostienen a un niño en el aire por encima de un precipicio de 100 metros de altura

La imagen se ha tomado al sur del Reino Unido, un lugar conocido como las Siete Hermanas y donde ya se han producido tragedias en el pasado

Foto: El hombre sostiene a su hijo al borde de un acantilado de más de 100 metros de altura (Foto: Facebook)
El hombre sostiene a su hijo al borde de un acantilado de más de 100 metros de altura (Foto: Facebook)

Seven Sisters es un famoso lugar de vacaciones en el Reino Unido. Está localizado en la costa, a unos 150 kilómetros al sur de Londres, y está compuesto por siete acantilados que son conocidos como las Siete Hermanas. Sin embargo, pese a ser un destino turístico de primer nivel en Inglaterra, son muchos los accidentes que suceden allí cada año.

En 2017 se vinieron abajo 50.000 toneladas de tierra y piedras del acantilado, cayendo a la playa que hay debajo a más de 130 metros de altura. Aunque ese día no hubo daños milagrosamente, sí los hubo al día siguiente, cuando una joven coreana de 23 años perdió la vida al hacerse una foto desde uno de los salientes del acantilado. Saltó, perdió el equilibrio y cayó al vacío.

Ahora, un turista se ha convertido en el protagonista del puente de Semana Santa al poner en peligro la vida de su propio hijo. El hombre se acerca hasta el precipicio, que no tiene ningún tipo de valla de protección, y sostiene a su hijo pequeño en brazos sobre el aire, jugando con él, pero poniendo su vida en peligro ya que no había nada debajo.

Las autoridades piden sentido común

La gran afluencia de turistas en los días de Pascua (y estos actos arriesgados) ha llevado al National Trust, la ONG que cuida de los lugares más emblemáticos del Reino Unido, a lanzar un aviso a los visitantes: “No es seguro detenerse o sentarse en el borde de los acantilados. Son inestables en algunos lugares y hay agujeros que las personas pueden ignorar. Aconsejamos a los visitantes actuar con sensatez".

En el mismo sentido se ha pronunciado la parlamentaria británica Maria Caulfield, que reconoce a la BBC que "fue un momento ideal para visitar la costa, pero resultó decepcionante y preocupante ver niños colgando en el borde. Sabemos lo peligrosos que son los bordes de los acantilados. Sabemos que hay personas que han resultado heridas y hemos tenido trágicas pérdidas de vidas en el pasado".

Caulfield asegura que hablará con las autoridades locales para mejorar la seguridad. De hecho son muchas las personas que han criticado la escasa señalización del lugar, sobre todo ante el aumento del turismo. Sin embargo, la parlamentaria cree que “es un equilibrio difícil... si pones demasiadas vallas o carteles destruyes la belleza del lugar".

Es un equilibrio difícil... Si pones demasiadas vallas o carteles destruyes la belleza del lugar

La política británica concluye que "está claro que, a pesar de los esfuerzos de los organismos locales, las señales que hay no son suficientes para disuadir a las personas de acercarse al borde del acantilado". La imagen ha recordado a muchas personas en las redes sociales el episodio de Michael Jackson sacando a su hijo al balcón de un hotel y sosteniéndole en el aire ante la mirada de sus fans.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios