EL BLOQUEO COMPLICA LA POSICIÓN EUROPEA

¿Se ha olvidado Europa de Venezuela?

La crisis venezolana parece pasar a segunda fila, ya mezclada en ese mejunje de resignación y falta de eficacia en el que se suele acabar convirtiendo la acción exterior de la UE

Foto: Juan Guaidó, proclamado presidente interino de Venezuela. (Reuters)
Juan Guaidó, proclamado presidente interino de Venezuela. (Reuters)

En una Europa obligada a apagar varios incendios cada semana la crisis venezolana ha parecido pasar a segunda fila. Sigue presente, pero ya mezclada en ese mejunje de resignación y falta de eficacia en el que se suele acabar convirtiendo la acción exterior de la Unión Europea.

Europa busca una fórmula prácticamente imposible para Venezuela. Es difícil mantener el equilibrio sobre un alambre en el que, por un lado, y como explica una fuente diplomática, hay una parte, la del régimen de Nicolás Maduro, que no tiene legitimidad pero que tiene la fuerza y los aparatos del Estado, y otra parte, la que representa Juan Guaidó, que tiene la legitimidad pero carece del control de la Administración y también de la fuerza.

Y ese bloqueo es muy difícil de romper. Especialmente porque a eso se añade que la prioridad para la Unión Europea es evitar que aumente la violencia en el país caribeño, así como el rechazo a cualquier tipo de intervención armada exterior, como la que en numerosas ocasiones ha sugerido los Estados Unidos de Donald Trump.

Lo que mejor representa la parálisis de la UE en este momento delicado es la última reunión del Grupo de Contacto Internacional, una serie de países latinoamericanos y europeos que reúnen a oposición y al régimen venezolano para intentar impulsar un diálogo entre las partes. No quieren mediar, lo dejan claro, solo quieren facilitar la conversación. Hasta ese punto llega el deseo europeo de no inmiscuirse más allá de lo estrictamente necesario.

El último encuentro del grupo, celebrado en Quito este pasado jueves, terminó sin un resultado propiamente dicho, reflejando perfectamente el estancamiento en el que se encuentra la situación.

“El grupo reafirma que las múltiples crisis que afectan a Venezuela solo pueden tener una solución política, pacífica, democrática y venezlana, excluyendo el uso de la fuerza”, aseguró este jueves Mogherini, leyendo el comunicado que habían acordado los ministros reunidos.

Josep Borrell, ministro de Exteriores, que estuvo presente en Quito, señaló que el grupo condena la reciente inhabilitación a la que se ha condenado a Juan Guaidó, y expresa su “compromiso con el envío de más ayuda humanitaria ante el rápido deterioro de las condiciones de vida de millones de venezolanos”.

El ministro también reiteró el rechazo a la intervención militar y el anuncio de la próxima cita: el grupo volverá a reunirse a principios de mayo en Costa Rica.

Mogherini durante la reunión del Grupo de Contacto. (EFE)
Mogherini durante la reunión del Grupo de Contacto. (EFE)

¿Qué más se puede hacer?

Recientemente la Comisión añadió 50 millones de euros más a su paquete destinado a atajar la crisis regional, que en total cuenta ya con 117,6 millones de euros. Este era uno de los compromisos de la Declaración del primer encuentro del grupo de contacto para Venezuela. Mogherini celebró entonces que “la UE permanece a la vanguardia de la movilización internacional para apoyar al pueblo venezolano”.

Pero eso ni eso ni los trabajos del grupo de contacto son suficiente para el Parlamento Europeo, que esta semana ha vuelto ha aprobado una resolución con 310 votos a favor, 120 en contra y 152 abstenciones, incluidas las de los socialistas españoles.

El texto de la Eurocámara condena la “represión y violencia” por parte del régimen venezolano y expresa su honda preocupación por la crisis política y humanitaria. El Pleno reiteró la que viene siendo la única solución que defiende la Unión Europea: unas elecciones libres en el país, que permitan una salida pacífica de la crisis.

A su vez la cámara expresó su apoyo a Juan Guaidó y a su hoja de ruta, y piden a los Estados miembros que todavía no lo han hecho que reconozcan como legítimo presidente al líder opositor. El lenguaje de la declaración, en la que se ataca al “régimen ilegal de Maduro”, refleja la línea dura que ha defendido siempre la Eurocámara durante la crisis venezolana.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios