"NO SOPORTA LAS FORMALIDADES"

La razón por la que el papa Francisco no quiso que le besaran el anillo

Los expertos destacan que el Papa no soporta las formalidades ni los viejos protocolos. La ira de los conservadores, que critican el gesto, ha remitido al significado del anillo del pescador

Foto: El Papa, durante una visita a la Pontificia Universidad Lateranense, en Roma. (Reuters)
El Papa, durante una visita a la Pontificia Universidad Lateranense, en Roma. (Reuters)

Al papa Francisco le molesta la adulación pública y no quiere que eso se olvide. Es esta la lección que podría sacarse de un vídeo —que se ha vuelto viral en las redes sociales— sobre el último viaje del Pontífice al Santuario de Loreto. En las imágenes, de aproximadamente un minuto y 20 segundos de duración, se ve a un Francisco incómodo que retira, una y otra vez, la mano a una veintena de fieles para evitar que le besen el anillo del pescador que porta en su mano derecha. Así y todo, los fieles siguen insistiendo y el Papa hace gestos cada vez más bruscos y rápidos para evitar la indeseada muestra de zalamería.

La escena se produjo el pasado lunes en el Santuario de Loreto, a unos 200 kilómetros al norte de Roma, en las cercanías de la ciudad de Ancona, adonde el Papa se había desplazado para realizar una visita de carácter religioso y firmar la exhortación 'Cristo vive', fruto del Sínodo de los Jóvenes de octubre de 2018. Generó sorpresa incluso entre los vaticanistas, los periodistas especializados en información religiosa que cubren cotidianamente las labores del líder católico.

“No sé exactamente por qué tuvo esa actitud. Quizá tenía prisa, o quizás estaba cansado, pues había mucha gente y el tiempo no era mucho. Aunque también es cierto que al Papa no le gusta que le besen la mano y el anillo. Prefiere que le den la mano”, dice Valentina Alazraki, reportera mexicana que ha cubierto cinco papados y 150 viajes pontificios. “Yo creo que eso se debe a que él no quiere mostrarse superior. No quiere que se arrodillen o realicen el besamanos. Quiere relaciones reales y directas con las personas. Es su forma de ser. Eso en el vídeo se vio de una forma muy evidente”, añade Alazraki, en declaraciones a El Confidencial.

Tan evidente que el vídeo, publicado primero por la cuenta 'Catholic Sat' y 'Vatican News', en cuestión de horas acumulaba en Twitter casi 7.500 reproducciones, 15.000 'likes' y más de 2.000 comentarios, tanto críticos como de apoyo. “Ha sido gracioso el efecto óptico que se vio”, coincide Salvatore Cernuzio, periodista de 'Vatican Insider', la página web del diario italiano 'La Stampa' especializada en información religiosa. “Lo cierto es que el Papa no soporta las formalidades y todos esos protocolos tan viejos. Le gustan los gestos espontáneos. Este martes, por ejemplo, estuvo unos cinco minutos jugando con un niño y haciéndose selfis, durante un encuentro con los responsables del Ayuntamiento de Roma”, relata Cernuzio.

"El anillo es un símbolo de poder"

Incluso en el Vaticano, donde la información a la que hay que reaccionar es habitualmente de tinte más delicado y formal, hubo estupefacción por la enorme atención generada por el vídeo, que produjo una avalancha de preguntas a los funcionarios que se encargan de la oficina de prensa de la Santa Sede. “Algunos incluso me llamaron a última hora de ayer [por el lunes] para preguntarme si el Papa tenía algún corte en la mano, o si le dolía porque se había lastimado”, habría confesado a periodistas italianos el portavoz vaticano, Alessandro Gisotti, al descartar que el Vaticano vaya a ofrecer una explicación oficial sobre lo ocurrido.

“El tema es que el anillo del pescador es un símbolo de poder. Por eso, al Papa no le gusta ese gesto de reverencia y sumisión. Va en contra del mensaje que él quiere trasmitir”, insiste Cernuzio.

Retirar la mano es un gesto "que ha hecho con bastante regularidad durante su pontificado"

Todos los vaticanistas consultados, sin embargo, insisten también en que no es la primera vez que el Papa actúa de esta manera. Otro, Edward Pentin, precisa que retirar la mano es un gesto "que ha hecho con bastante regularidad durante su pontificado, aunque no tan insistentemente como hoy [por el lunes]”, según escribió el analista en su cuenta en Twitter. En enero del año pasado, incluso el expresidente de Perú Pedro Pablo Kuczynski intentó sin éxito besar el anillo del Papa, durante la ceremonia de bienvenida preparada para Francisco en el aeropuerto de Lima.

Así y todo, también hay quienes usan el vídeo para atacar a Francisco, lo que ha terminado por provocar conflictos entre los mismos 'opinólogos'. “Inquietante vídeo: el Papa se niega a que los fieles le besen el anillo papal”, criticó Diane Montagna, una periodista que trabaja para LifeSiteNews.com, una página estadounidense de ideología conservadora. “No se sabe por qué el Papa actuó así”, añadió Montagna, quien escribió un (largo) artículo expresando su perplejidad por el comportamiento del Pontífice.

El papa Francisco, en un discurso en el salón Julio César del Campidoglio, en Roma. (EFE)
El papa Francisco, en un discurso en el salón Julio César del Campidoglio, en Roma. (EFE)

“Como otros ya han señalado, tampoco a Benedicto XVI [el hoy Papa emérito] le gustaba que le besasen el anillo. Me pregunto si alguien alguna vez dijo que eso era ‘inquietante”, le respondió, por su parte, Philip Pullella, un veterano vaticanista que trabaja para Reuters.

La ira de los conservadores ha remitido al significado del anillo del pescador. Lo utilizan todos los papas tras tomar posesión de su cargo y está hecho con los restos del anillo usado por el anterior pontífice, como símbolo de continuidad. Su origen se remonta a 1265, cuando por primera vez su uso apareció en una carta escrita por el papa Clemente V a su sobrino. Posteriormente, también se utilizó para sellar bulas (documentos) papales y besarlo se volvió un signo de respeto al Papa.

Dicho esto, tampoco es la primera vez que las formas de comunicar del Papa y sus gestos son analizados de cerca. Marc Carroggio, un experto español en comunicación religiosa de la Universidad Santa Croce de Roma, incluso llegó a escribir un ensayo ('El estilo comunicativo del papa Francisco') tres años después de que el argentino fuera elegido Papa en 2013. El informe analizaba cómo comunica Francisco y qué hay detrás de sus formas.

“Francisco tiene grandes dotes comunicativas, que son parte de su bagaje cultural y su formación jesuita”, explicaba en 2016 a esta periodista Carroggio. “Su lenguaje contiene empatía, inclusión, concisión y una sencillez del discurso que va acompañada de la profusión del uso del gesto, es decir, de la comunicación visual. Este modelo ha caracterizado toda su vida, incluso este último periodo como Papa”, añadía Carroggio. “El Papa es muy directo y hábil”, puntualizaba Carroggio, en la actualidad uno de los mayores expertos sobre el asunto.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios