FINALIZADOS LOS PLANES DE CONTINGENCIA

"Si debe haber un Brexit sin acuerdo, que sea rápido": Bruselas, preparada para lo peor

El Bloque ha acelerado los trabajos de preparación ante la constatación de que una salida 'dura' del Reino Unido era una posibilidad muy real. De las 19 medidas, 17 ya han sido aprobadas

Foto: El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker sonríe durante una rueda de prensa tras la cumbre de la UE en Bruselas el pasado viernes. (Reuters)
El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker sonríe durante una rueda de prensa tras la cumbre de la UE en Bruselas el pasado viernes. (Reuters)

Bruselas tiene todo preparado para lo peor. “El riesgo de un escenario sin acuerdo es cada vez mayor”, ha explicado este lunes una fuente comunitaria. “Estamos preparados”, ha afirmado, explicando que los trabajos que comenzaron en diciembre de 2017 ya están prácticamente completados.

El Ejecutivo comunitario ha acelerado los trabajos de preparación en los últimos meses por petición del Consejo Europeo, cuando los líderes de la UE comenzaron a ser conscientes de que un Brexit sin acuerdo era una posibilidad muy real. Desde entonces Jean-Claude Juncker, presdente de la Comisión Europea, puso el trabajo de preparación para ese escenario en manos del funcionario en el que más confía: el secretario general de la institución, el alemán Martin Selmayr.

De las 19 propuestas legislativas que la Comisión Europea ha puesto sobre la marcha para intentar hacer frente a los efectos más nocivos de un Brexit sin acuerdo para la Unión Europa, 17 de ellas ya están confirmadas por el Parlamento y el Consejo. Dos de ellas están pendientes: una de ellas es la de los visados post-Brexit bloqueada en la Eurocámara por la mención a Gibraltar como una colonia.

En la Comisión Europea la sensación es que nunca antes un Brexit sin acuerdo había sido tan posible, y mejor acabar con ello que seguir prolongando la agonía. “Es como quitarte una escayola, si lo haces lento duele más”, explica una fuente comunitaria, que señala el interés que tiene el Ejecutivo comunitario en que se aclare la situación cuanto antes: “No queremos un Brexit sin acuerdo, pero si tiene que haberlo, que sea rápido”.

Y eso, si nada cambia, debe ocurrir el 12 de abril si el Parlamento británico rechaza el acuerdo del Brexit esta semana; eso fue lo que acordaron los líderes el pasado jueves de madrugada durante el Consejo Europeo. Pero esa fecha parece cada vez más abierta. Tanto fuentes diplomáticas la semana pasada como fuentes comunitarias durante las últimas horas han confirmado que la fecha del 12 de abril se trata de un punto “flexible”.

Y el vocabulario de la decisión del Consejo se guardó de hacer que fuera flexible: lo que se requiere es que antes del 12 de abril el Reino Unido marque el camino a seguir a partir de ese momento. Es decir, si quiere salir sin acuerdo o si quiere una prórroga larga que les obligaría a participar en las elecciones europeas.

Carteles anti-Brexit frente al Parlamento británico antes de una votación clave, el pasado enero. (Reuters)
Carteles anti-Brexit frente al Parlamento británico antes de una votación clave, el pasado enero. (Reuters)

Más medidas

La Comisión Europea ha puesto en marcha un centro de llamadas para que los ciudadanos puedan llamar para obtener información sobre un Brexit sin acuerdo, y que estará en marcha en todas las lenguas oficiales de la Unión Europea.

La mayoría de las otras medidas de contingencia puestas en marcha por Bruselas son conocidas desde hace meses, pero la Comisión Europea ha querido hacer hincapié en algunas de ellas. Como que por ejemplo los ciudadanos británicos que viajen a la UE tras un Brexit sin acuerdo tendrán que hacer frente a los cargos de roaming que desaparecieron en el bloque comunitario en 2017.

No será lo único que haga la vida de los turistas británicos más compleja. Ya no podrán utilizar las líneas preferentes en los aeropuertos y tendrán que hacer frente a todos los chequeos a los que están sometidos los ciudadanos de terceros países cuando van a entrar en la Unión Europea. Aunque el paquete es mucho más amplio. Por ejemplo, si un ciudadano británico está realizando un Erasmus+ en la UE su estancia no se verá interrumpida si el Reino Unido sale sin acuerdo del club comunitario.

Por otro lado fuentes comunitarias han recordado que estas medidas no se tratan de “mini acuerdos”, que no se trata de evitar los efectos negativos de la salida abrupta en el Reino Unido sino en la Unión Europea. Además, estas medidas se ponen en marcha de forma unilateral, sin negociar con Londres y por un tiempo limitado.

El Ejecutivo comunitario ha defendido este lunes que la factura de liquidación financiera que acordó con el Reino Unido, de unos 42.000 millones de euros, seguirá en pie si finalmente Londres sale sin acuerdo. Esta factura es uno de los puntos que más molestan a los euroescépticos, que consideran que deben abandonar la UE sin pagar ningún tipo de suma. Sin embargo las fuentes han vuelto a insistir en el mismo punto defendido con anterioridad: el Reino Unido debe honrar los compromisos a los que llegó cuando todavía formaba parte de la Unión Europea, y esos compromisos siguen en pie incluso si abandonan el bloque.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios