Cambió su color hace casi un siglo

Nos habían engañado: los números y las agujas del Big Ben son azules, no negros

La restauración de la Elizabeth Tower ha permitido descubrir que la contaminación y el paso del tiempo cambiaron el color del reloj más famoso del mundo

Foto: El Big Ben ya luce su color azul original tras la restauración (Foto: Twitter/@UKParliament)
El Big Ben ya luce su color azul original tras la restauración (Foto: Twitter/@UKParliament)

Es uno de los monumentos más fotografiados del mundo. Todo aquel que se acerca a Londres lo tiene como uno de sus deberes y su visita está marcada en rojo en la agenda de cualquier turista. Sin embargo, tendrás que volver a la capital británica si quieres actualizar tus fotos para que no parezcan hechas con Photoshop.

Porque el Big Ben, el que puede ser el reloj más famoso del mundo, ha cambiado de color. No, nadie ha cogido el pincel para transformarlo de un día para otro, sino que ha sido la restauración a la que se le ha sometido la que ha permitido descubrir lo que nadie sabía: su interior, con las agujas, los números y la decoración, no eran de color negro como se pensaba hasta ahora, sino azul.

Los investigadores descubrieron que las manecillas del reloj y el resto de decoraciones metálicas del interior del reloj habían sido azules hasta la década de los 30 del siglo pasado. Sin embargo, la contaminación y el paso del tiempo transformaron el color y lo convirtieron en negro, que es el que han mantenido en los últimos noventa años.

Volverá a sonar

La restauración ha costado 70 millones de euros y forma parte del proyecto de reforma que se está llevando a cabo sobre decenas de edificios parlamentarios en el Reino Unido. Se pretende no sólo devolver a su máximo esplendor al Big Ben o las Casas del Parlamento, sino mejorar el acceso a personas con discapacidad y utilizar la tecnología para aumentar la accesibilidad.

Durante cuatro años, la torre ha estado cubierta con 96.000 piezas de andamiaje. Además, y por primera vez desde 1859, el reloj que fue diseñado por Augustus Pugin se ha desmontado para poder trabajar a fondo en su restauración, pese a sus 11 toneladas y media de peso.

La retirada de los andamios de la renombrada como Elizabeth Tower (antes era la Stephen’s Tower) en honor a la reina de Inglaterra ha permitido que londinenses y visitantes admiren su famoso reloj tal y como era en su origen. Después de cuatro años de silencio, desde que comenzó el proceso en 2015, el Big Ben volverá a sonar, aunque ahora lo hará con su fondo azul original.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios