la diputada tuvo que dejar a su hija fuera

"No eres bienvenida en la sala con tu bebé": polémica al estilo Bescansa en Dinamarca

La presidenta del Parlamento danés exigió a una diputada del Partido Conservador que sacara a la niña de la sala, a pesar de que parecía no estar molestando a los compañeros

Foto: Son varias las diputadas europeas que han llevado a sus bebés al Congreso (Reuters/EFE)
Son varias las diputadas europeas que han llevado a sus bebés al Congreso (Reuters/EFE)

"No eres bienvenida en la sala del Parlamento con tu bebé": esta es la frase que la actual presidenta del Parlamento danés, Pia Kjærsgaard, fundadora y exlíder del Partido Popular Danés, ha pronunciado esta semana hacia una de sus compañeras. Mette Abildgaard, del Partido Conservador, acudió con su pequeña al hemiciclo esta semana de "manera extraordinaria", porque no podía hacer otra cosa. Como ella misma ha explicado en su perfil oficial de Facebook, nunca había llevado a la niña a su trabajo ni tampoco lo tenía previsto para este martes, pero su pareja, el periodista Jens Jacob Juulsager, no había podido hacerse cargo de ella en ese momento y poco antes de la reunión a la que finalmente acudió con la bebé se enteró de que debía votar. "Así que la situación fue excepcional en todos los sentidos".

"Sin embargo, la llevé a la sala porque estaba de buen humor y llevaba su chupete. Además, había acordado con mi secretaria que se llevaría a Esther Marie en el momento en el que hiciera el menor ruido. ¡Por supuesto que no debemos interferir en una reunión!", ha señalado la propia diputada. Lo cierto es que según su relato no preguntó antes de entrar si podía hacerlo con la menor, "porque ya había visto a otra compañera en esa situación y no había habido problemas". "No soy consciente de que haya reglas estrictas al respecto, y por norma hacemos que las cosas funcionen".

Abildgaard ha explicado ante los daneses que, en virtud de la legislación del país, tiene derecho a un año de baja por maternidad con salario completo, aunque tomó la determinación de no recurrir a ello. "Pero una puede necesitar cierta flexibilidad con una hija de cinco meses, flexibilidad que hoy no me han dejado disfrutar", ha lamentado. "Y gracias a Torben, que se quedó con la niña porque yo tuve que ir a votar", ha añadido. "Son los diputados los que tienen que estar en la cámara, no los bebés ni los niños", replicó la presidenta del Parlamento al ser preguntada sobre el asunto por la agencia danesa Ritzau. La polémica estaba servida.

Dinamarca, uno de los países pioneros en materia de derechos de las mujeres, se presenta como un Estado en defensa de la igualdad de género y centrada en los derechos de la familia, con unos permisos de maternidad y paternidad más que generosos. Tras la polémica, el tercer vicepresidente —el presidente del Parlamento en Dinamarca está siempre acompañado de cuatro 'vices', elegidos en el mismo momento que el presidente— de la cámara, Christian Juhl, puso de manifiesto su desacuerdo con Kjæsgaard y su decisión de expulsar al bebé de la sala. "Hasta donde puedo garantizar, yo habría sonreído a Mette y llevado a cabo la votación; así es como habría que haberlo resuelto", ha señalado el diputado de Enhedslisten ('Alianza roja y verde', un partido socialista-ecologista).

"No estaba molestando a nadie", ha continuado Juhl, presente en la sala durante la reprimenda de la presidenta parlamentaria. "Nuestro papel como apoyos del presidente es el de garantizar la calma en la sala, y así fue, en todo momento. Teníamos que haber buscado una solución buena y pragmática, de manera que todos pudiéramos participar en la votación", ha añadido.

De Bescansa a la 'premier' de Nueva Zelanda

No es la primera ni será la última vez que una política acude al trabajo con su bebé en brazos. En España está el caso de Carolina Bescansa, entonces 'número tres' de Podemos, que acudió con su hijo a la votación para elegir al presidente del Congreso, elección a la que la misma se presentaba como candidata alternativa al socialista Patxi López. Ni siquiera en España había sido la primera: años atrás, la exsenadora del PSC Iolanda Pineda asistió con su bebé en 2012 a una sesión en la que agradeció al Senado la incorporación del voto telemático para las bajas de maternidad recientemente aprobado en el Congreso.

La primera ministra de Nueva Zelanda, con su bebé en la ONU (Reuters)
La primera ministra de Nueva Zelanda, con su bebé en la ONU (Reuters)

Hace apenas unos meses la historia que daba la vuelta al mundo era la de Jacinta Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, quien se llevó a su hija de solo tres meses a la cumbre de la Asamblea General de la ONU con el objetivo de dar un paso más en su lucha por normalizar la maternidad. Ardern, conocida por su defensa de la conciliación familiar, dio a luz en junio del año pasado y se reincorporó a su puesto tras seis semanas de baja. Cuando Ardern anunció que estaba embarazada, poco después de llegar a la oficina del Gobierno neozelandés, dejó claro que no era nada extraordinario: "No soy la primera mujer que será multitarea. No voy a ser la primera mujer que trabaja y al mismo tiempo tiene un bebé", dijo. Aunque la lista de mujeres que han dado a luz durante un cargo como dirigentes de un país es hiperreducida: solo la integran ella y Benazi Bhutto, que tuvo a su hija en 1993 cuando era primera ministra de Pakistán.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios