¿Cómo influye en la votación clave de hoy?

Blair y Macron negocian entre bambalinas para frenar el Brexit

Blair tiene una misión: convencer a los líderes de la UE de que, si no ceden, Westminster acabará claudicando y aceptará que el Reino Unido se quede en una unión aduanera

Foto: El ex primer ministroTony Blair. (reuters)
El ex primer ministroTony Blair. (reuters)

Las conversaciones que no salen a la luz son siempre las más jugosas en política. Y mientras todos ponen el foco en un mismo punto es recomendable distraer la mirada por otros rincones para ver la fotografía con más claridad. Por eso es interesante analizar lo que acontece estos días en París para entender realmente qué puede ocurrir con el Brexit. Este martes, todo el protagonismo se lo llevarán los diputados británicos, quienes -si no hay un nuevo retraso- votarán una vez más el Acuerdo de Retirada que rechazaron por una abrumadora mayoría en enero. Pero la actividad en el Palacio del Elíseo es la que ofrece claves importantes respecto al tortuoso divorcio.

Emmanuel Macron ha estado hablando estos días con Tony Blair. A priori, nada relevante. Aunque si tiene en cuenta que el presidente francés es el que siempre ha mostrado una postura más dura en la negociaciones con el Reino Unido y el ex primer ministro británico es una de las figuras clave de la campaña proUE que se teje tras bambalinas la cosa cambia.

Según 'The Telegraph', el que fuera líder laborista habría dicho al dirigente francés que si la UE se mantiene firme y no cede respecto a la polémica salvaguarda para evitar una frontera dura en Irlanda -lo que encarecidamente está demandado Theresa May-, Westminster acabará claudicando y, en última instancia, aceptará que el Reino Unido se quede en una unión aduanera o facilitará el camino para la celebración de un segundo referéndum.

En una entrevista reciente con Euronews, Blair se limitó a decir: “No revelo mis conversaciones porque eso debería permanecer en privado. Pero creo que es muy obvio... Necesito llevar a los líderes europeos a la siguiente fase, explicarles lo que es posible que suceda para que puedan estar preparados”.

Blair no es la única figura del mundo proUE que ha tenido estos días contactos con el Eliseo. El viernes pasado, el 'tory' Dominic Grieve -ex fiscal general del Estado, cuyas enmiendas han sido claves durante estos dos últimos dos años para detener en los Comunes los planes de los "brexiteers"- se reunió con Nathalie Loiseau. La ministra francesa para Europa viajó hasta Londres con motivo del UK-France Mayor’s Summit, pero en su apretada agenda tuvo tiempo para entrevistarse con el conservador, quien se podría haber reunido a principios de mes con el mismo Macron.

Grieve ha sido uno de los primeros en recalcar este martes que la premier Theresa May no ha conseguido ningún cambio de peso en la reunión mantenida anoche con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Desde que en enero cosechara una derrota histórica al presentar a sus señorías el Acuerdo de Retirada, la líder tory ha intentado por todos los medios conseguir algún tipo de concesión por parte de Bruselas para cambiar el llamado "backstop". La polémica salvaguarda para evitar frontera dura en Irlanda es el principal escollo por el que los diputados no dieron su visto bueno al pacto.

Theresa May y Emmanuel Macron durante una cumbre de líderes europeos en Bruselas. (Reuters)
Theresa May y Emmanuel Macron durante una cumbre de líderes europeos en Bruselas. (Reuters)

División entre los Brexiteers

Con su viaje a última hora a Estrasburgo, May tiene esperanzas de haber conseguido salvar in extremis la situación, con la negociación de un “instrumento conjunto” que asegura que la Unión Europea no intenta establecer el backstop irlandés de forma indefinida. Pero la clave es que nada del texto original del Acuerdo del Brexit ha sido modificado. Por lo que está por ver si las nuevas interpretaciones y aclaraciones serán suficientes para satisfacer las demandas de los euroescépticos.

Los Brexiteers están ahora completamente divididos. Mientras que Mike Penning se ha mostrado conciliador, Steve Baker, el vicepresidente del ERG -que agrupa al núcleo duro de tories euroescépticos- ha recalcado que, pese a las buenas intenciones, el Gobierno “no ha conseguido lo esperado”. Mientras tanto, hay muchos rumores de que se podría anunciar un retraso de la votación hasta el miércoles para así dar a sus señorías más tiempo a la hora de valorar los nuevos cambios negociados con Bruselas.

En caso de que la Cámara Baja no ratifique el pacto, los diputados votarían el miércoles si quieren abandonar el próximo 29 de marzo la UE sin pacto. Y si esta opción tampoco prospera, el jueves se celebrará otra votación para solicitar una extensión de plazos.

Y aquí, de nuevo, las miradas se centran en París. Para que haya una ampliación en el calendario, los Veintisiete tendrían que dar su consentimiento por unanimidad. Pero sería muy distinto una extensión larga o de tan sólo tres meses, a fin de evitar que el Reino Unido tenga que participar en las elecciones comunitarias. En este sentido, el lobby proUE estaría advirtiendo a Macron y otros líderes europeos que cuanto más largos sean los nuevos plazos, más posibilidades existen de que se celebre una segunda consulta o se suavice la postura respecto al divorcio.

Aunque en un principio estaba previsto que el Partido Laborista presentara este martes una enmienda solicitando un segundo plebiscito, finalmente pospondrán sus planes para más adelante. La táctica estaría acordada con People´s Vote, ya que no quieren quemar aún ese cartucho, conscientes de que, hoy por hoy, no existe una mayoría en los Comunes que respalde una nueva consulta. Aunque todo podría cambiar con una ampliación de plazos.

El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, se centrará por tanto en criticar el liderazgo de May y, en caso de derrota, no se descarta que presente una nueva moción de confianza contra el Gobierno. El Partido Conservador quiere evitar a toda costa una nuevas elecciones anticipadas. Pero cada vez existe más presión para que May dimita tan pronto como termine marzo, a fin de que sea otro primer ministro quien esté al frente de la nueva fase que depare al Reino Unido, ya sea fuera o aún dentro de la UE.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios