tras un encuentro con el fiscal general

Barnier confirma el estancamiento de la nueva fase de conversaciones del Brexit

Michel Barnier, negociador jefe de la UE, ha anunciado a la Comisión Europea el estancamiento de las discusiones “difíciles” con el Reino Unido

Foto: Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea. (Reuters)
Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea. (Reuters)

Las cosas no funcionaron la noche del 5 de marzo en la sede de la Comisión Europea. A última hora de la tarde Geoffrey Cox, fiscal general del Reino Unido, y el ministro del Brexit, entraban en el edificio Berlaymont para reunirse con Michel Barnier, negociador jefe del Ejecutivo comunitario.

Estaba previsto que hubiera algún tipo de comunicación tras el encuentro. Uno de esos textos vacíos en los que se señalan que las conversaciones han sido constructivas pero que hay que seguir trabajando. Pero las horas pasaron y no salía ninguna información desde el edificio de la Comisión Europea, y eso era señal de que las cosas no habían ido bien.

Se ha confirmado este mediodía. Margaritis Schinas, portavoz del Ejecutivo comunitario, ha explicado que Michel Barnier ha anunciado a los comisarios que las “conversaciones han sido difíciles. No se han identificado soluciones consistentes con el acuerdo del Brexit, que no será reabierto”.

Sin cambios

Por su parte Cox ha señalado que han “presentado algunas propuestas muy razonables”, y que ahora se está iniciando “discusiones muy detalladas”. El fiscal general ha señalado que las conversaciones fueron “robustas”, y eso en el lenguaje comunitario significa que no fueron para nada bien.

Y hace semanas que es difícil avanzar en la reactivación de este nuevo tira y afloja entre el Reino Unido y la Unión Europea, buscando algún tipo de garantía por parte de Bruselas que sirva al Gobierno británico para lograr que el acuerdo del Brexit sea aprobado por parte del Parlamento.

El presidente de la Comisión Europea junto a Michel Barnier. (Reuters)
El presidente de la Comisión Europea junto a Michel Barnier. (Reuters)

Pero lejos de lograr eso, en la noche de ayer se confirmó que Cox no puede conseguir lo que quería cuando comenzó a tener un rol más activo en los diálogos. Quería un límite temporal al backstop, el plan de emergencia para evitar una frontera en la isla de Irlanda, y si no pedía un mecanismo que permita al Reino Unido abandonar el backstop de forma unilateral.

¿Pero qué quiere Londres?

Bruselas ya señaló desde un primer momento que no permitiría ninguno de esos cambios porque requerirían la reapertura del acuerdo, algo a lo que se niegan. Además iría en contra de la naturaleza del propio backstop. Por eso la Comisión Europea buscaba con el equipo británico alguna fórmula que sea suficiente para Londres: cambios en la declaración política de relaciones futuras, un texto no vinculante en el que se establecen las directrices de las futuras relaciones comerciales y un posible documento interpretativo que podría ir adjunto al acuerdo.

Los rumores de una visita de May durante el fin de semana o durante los primeros días de la semana que viene dominan ahora el ambiente en Bruselas. Especialmente ahora, de cara a la votación en Westminster que se celebrará el próximo 12 de marzo.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios