SEGÚN LA Corte Internacional de Justicia

La Haya exige a Reino Unido abandonar las islas Chagos, su otro Gibraltar

Se trata de un territorio que controla el país británico desde hace más de 80 años y que, ahora, el máximo tribunal europeo le solicita que abandone lo antes posible la zona

Foto: El atalón Diego García, el más grande del archipiélago de Chagos. (Reuters)
El atalón Diego García, el más grande del archipiélago de Chagos. (Reuters)

Golpe de la justicia europea a Reino Unido, que deberá abandonar un archipiélago que controla desde hace 80 años. Se trata de las islas Chagos, un grupo de siete atolones de los que forman parte más de 55 islas situadas en pleno océano Índico, a unos 500 kilómetros al sur de las islas Maldivas. Desde la década de 1960, está considerado como territorio británico, como en el caso de Gibraltar, pero, ahora, el Tribunal de la Haya conmina al país a abandonarlo "lo antes posible".

La historia se remonta a los años sesenta, en los que Reino Unido tenía el control de las islas Mauricio, a las que pertenecen las islas Chagos. En el año 1965, el gobierno británico llegó a un acuerdo con las autoridades locales: si todos los habitantes abandonaban los siete atolones -en dirección a Mauricio, Maldivas o incluso a las Seychelles-, Reino Unido le concedería la independencia a Mauricio a cambio de quedarse con esas pequeñas islas.

Sin embargo, a finales de la citada década el gobierno británico decidió expulsar a todos los habitantes de las islas Chagos para, en 1968, anunciar que Mauricio dejaba de ser una de sus colonias. Sin embargo, desde entonces el pequeño territorio situado en el Índico no ha dejado de reclamar los siete atolones, que pronto Reino Unido tomó como propios: no en vano, en el más grande de todos, llamado Diego García, invitó a Estados Unidos a construir una base militar.

En junio de 2017, la ONU solicitó a la Corte Internacional de Justicia de La haya (CIJ) que explicara su versión sobre estos territorios, para conocer si el proceso de independencia y de apropiación de territorios había tenido una base legal. Poco después de comenzar a estudiar el caso, el tribunal europeo considera que se trata de un "acto ilegal continuo" y que Reino Unido tiene "la obligación de poner fin a su administración del Archipiélago de Chagos lo más rápido posible".

Esta situación no solo afecta al país británico, sino que también lo hace a Estados Unidos y a la base militar que tiene en la zona, que ahora deberá de ser devuelta a isla Mauricio. Reino Unido, de manera preventiva, anunció hace meses en vista de una resolución en contra de sus intereses que no tendría ningún problema en devolver las islas Chagos, pero que solo lo haría cuando no les fuera necesario contar con su control por motivos defensivos.

Zona estratégica para Reino Unido

Y es que el gobierno británico asegura que se trata de una importante zona estratégica, que sirve para evitar que se produzcan casos delictivos en la zona: "Las instalaciones de defensa en el territorio británico del Océano Índico ayudan a proteger a las personas aquí en Reino Unido y en todo el mundo contra amenazas terroristas, crimen organizado y piratería". Pese a su declaración, el tribunal de La Haya ha solicitado la devolución inmediata de los territorios.

La CIJ indica que la separación del archipiélago "no estuvo fundamentada en la expresión libre y genuina de la voluntad del pueblo afectado", por lo que pide a Reino Unido que "respete la integridad territorial" de Mauricio. Aunque el pronunciamiento de la CIJ no es una decisión vinculante, sí que tiene un gran peso en la ONU, por lo que le país británico está 'invitado' a abandonar un territorio que adquirieron sin respetar los derechos de sus propios habitantes.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios