en algunas academias preparatorias

2.000 libras para aprobar la ciudadanía: así hacen negocio las mafias con el Brexit

El desasosiego causado por la ruptura está llevando a muchos a tratar de hacerse con el pasaporte británico. El examen no es sencillo, pero por cierta cantidad se puede conseguir una "ayudita"

Foto: Un certificado de ciudadanía británico. (Reuters)
Un certificado de ciudadanía británico. (Reuters)

Con el Brexit llegó el nerviosismo entre los comunitarios residentes en el Reino Unido. Y con el nerviosismo, llegó la oportunidad de las bandas criminales. ¿Intranquilo ante su futuro? Nada que 2.000 libras (sumadas al papeleo oficial) no puedan arreglar. A menos de dos meses para que se cumpla la fecha salida del bloque y ante la incertidumbre que crea el escenario de un divorcio caótico -ya que Westminster sigue sin ratificar ningún Acuerdo de Retirada-, algunas academias están haciendo el negocio “ayudando” a los extranjeros a aprobar el examen de ciudadanía británica, mediante el uso fraudulento de unos auriculares que dictan las respuestas correctas.

Una investigación de la BBC, donde uno de los periodistas se hacía pasar por ciudadano no británico, ha mostrado con cámara oculta todo el proceso. En el documental, se puede ver, por ejemplo, cómo Masoud Abul Raza, de Ideal Learning Academy, ofrece a sus alumnos el dispositivo conectado de forma inalámbrica a través Bluetooth a un teléfono móvil oculto. “No es barato, pero te garantizas el aprobado”, matiza sin saber que está siendo grabado.

Como si se tratara de oposiciones, hay 36 academias oficiales repartidas por todo el país que te preparan para el examen. En English Language Training Academy, otro centro localizado en el este de Londres, un profesor llamado Ashraf Rahman cuenta cómo ha hecho ya trampas en Birmingham y Manchester. “Llevo en esto cinco años y nunca han pillado a nadie”, asegura. Una vez el periodista se identifica, los implicados explican que sólo estaban hablando de “casos que habían escuchado”. El ministerio del Interior asegura que está investigado la situación y advierte que cualquier trampa en exámenes oficiales es un asunto “extremadamente serio”.

Con el Brexit, los comunitarios residentes en el Reino Unido no están obligados a obtener la nacionalidad británica. Aquellos que lleven viviendo en el país cinco años pueden conservar sus derechos, como hasta ahora, y tener, entre otros, acceso a servicios sociales, solicitando simplemente el “permiso de residencia”.

Inicialmente, se trataba de un tortuoso proceso con un documento de 85 páginas donde, en algunas ocasiones, los solicitantes recibían, por error, cartas ordenándoles abandonar el territorio británico, lo que generaba aún más confusión. Pero Theresa May cumplió su palabra y ahora es un procedimiento on line calificado de “fácil y rápido” por los españoles consultados por El Confidencial. Es más, es completamente gratuito, ya que en enero la premier anunció que no se aplicarían las 65 libras de tasas.

Guías de estudio para el examen de ciudadanía británica en una librería en Manchester. (Reuters)
Guías de estudio para el examen de ciudadanía británica en una librería en Manchester. (Reuters)

Un proceso largo y costoso

En caso de que finalmente haya un Brexit sin acuerdo, Downing Street se ha comprometido a seguir respetando los derechos de los comunitarios residentes en el país. Pero son muchos los que, aun así, están solicitando el pasaporte británico para tener su futuro completamente garantizado.

En un principio, éste era un trámite diseñado más bien para los extracomunitarios, porque los ciudadanos de la UE, al fin y al cabo, tenían sus derechos cubiertos y gozaban además de libertad de movimiento. Sin embargo, el Brexit ha disparado las aplicaciones de los europeos. El año pasado, el número de solicitudes presentadas por comunitarios aumentó en un 32%, debido precisamente al desasosiego generado por la ruptura.

El examen para obtener la ciudadanía británica no es fácil (y tampoco barato). Los papeleos -que tardan aproximadamente doce meses- tienen un coste de alrededor de 2.000 libras (2.240 euros). Dependiendo de los casos, se requiere entre 5 o 10 años previos de residencia en el país. Primero hay un prueba de inglés y luego 24 preguntas de opción múltiple con cuestiones relativas a la historia y cultura del país, de las que, al menos, se deben contestar correctamente 18. Una de cada cinco personas de las casi 150.000 que se presentaron el año pasado no logró superar la prueba.

Los españoles que consiguen el pasaporte británico deben acudir luego al consulado para manifestar que desean mantener también la nacionalidad española. De lo contrario, en tres años pierden el pasaporte español. Y nadie quiere ahora perder los privilegios de ser además comunitario.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores español, en 2015, antes del referéndum, 62 españoles fueron a la embajada en Londres, y otros 11 al consulado de Edimburgo, a hacer constar que querían mantener el pasaporte español. En 2016, el año del histórico referéndum, la cifra se duplicó, con 165 peticiones (140 en Londres y 25 en Edimburgo). En 2017, volvió a incrementarse, llegando a las 276 solicitudes (239 en Inglaterra y 37 en Escocia).

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios