una relación más estrecha con la UE

Reino Unido se encamina hacia un Brexit dentro de la unión aduanera

Esta opción es la que cuenta, a día de hoy, con apoyo de la mayoría de la Cámara. Incluso después de que el pacto del Brexit fuera rechazado en una derrota histórica para el Gobierno

Foto: La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, entra en su residencia oficial de Downing Street tras ofrecer una comparecencia. (EFE)
La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, entra en su residencia oficial de Downing Street tras ofrecer una comparecencia. (EFE)

Durante los últimos dos años que han durado las negociaciones del Brexit, Theresa May ha estado presa en una cuerda. De un extremo, tiraban los euroescépticos de su partido. De otro, el resto de la Cámara de los Comunes. Pero en 24 horas, la 'premier' ha cosechado la peor derrota en la historia del Reino Unido y ha sobrevivido a una moción de confianza contra su Gobierno por tan solo 19 votos. No hay duda: ha llegado el momento de que la cuerda se rompa.

La líder 'tory' se ha comprometido ahora a trabajar con todos los partidos para analizar cuáles son las opciones que cuentan con apoyo entre sus señorías. Eso sí, cada uno ha puesto sus líneas rojas para empezar a colaborar. Y, en el caso del líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha matizado que no habrá diálogo hasta que no se descarte formalmente la opción de salir del bloque sin pacto.

May debe presentar el próximo lunes un plan B. A corto plazo, la estrategia contempla intentar presentar de nuevo el acuerdo de retirada cerrado con Bruselas. Pero a largo, la posibilidad de establecer una relación más estrecha con la UE a través de 'una' o 'la' unión aduanera cada vez cobra más peso. Inevitablemente, esto llevaría a dimisiones en el Gabinete. El euroescéptico ministro de Comercio Exterior, Liam Fox, siempre ha defendido que uno de los objetivo del Brexit era poder cerrar acuerdos con terceros.

Reino Unido se encamina hacia un Brexit dentro de la unión aduanera

Pero, según fuentes consultadas por este diario, esta opción es la que cuenta, a día de hoy, con apoyo de la mayoría de la Cámara Baja. Incluso después de que el acuerdo de retirada fuera rechazado el martes por 432 votos a favor frente a 230 en contra, May ha seguido defendiendo que su objetivo es sacar al país de la unión aduanera y el mercado único. Así que cambiar ahora de postura no va a resultarle tarea fácil, porque ya no solo está en juego su puesto sino el futuro mismo del Partido Conservador. Los 'brexiters' más radicales han adelantado que estarían dispuestos a abandonar su formación antes de apoyar esta medida.

Es más, Corbyn podría llegar a plantear una nueva moción de confianza donde los euroescépticos, esta vez sí, prefirieran votar en contra del Ejecutivo. En el último congreso del Partido Laborista, celebrado el pasado mes de septiembre, los afiliados votaron a favor de convocar un segundo referéndum si no se conseguía forzar antes unos comicios anticipados.

Sin embargo, Corbyn no quiere hablar, de momento, de una nueva consulta y su estrategia pasa por plantear más desafíos a May para mermar poco a poco su posición. “No se trata de un solo voto, se trata de una campaña sostenida para demostrar que no tiene mayoría”, manifestó de manera anónima uno de los responsables de la oposición al rotativo 'The Times'.

En cualquier caso, desde que empezó el proceso, los laboristas han defendido que apoyarían cualquier pacto que pasase sus “seis tests”, entre ellas, dejar al país dentro de “una” unión aduanera y lo más alineado posible al mercado único. Por lo tanto, si el Ejecutivo plantea una alternativa en esta línea, los diputados laboristas acabarían aceptándola. Asimismo, ya no sería necesaria una salvaguarda para evitar la frontera dura en Irlanda, es decir, se quitaría el polémico 'backstop'.

Este plan estaría muy en la línea con el modelo Noruega Plus, opción en la que desde hace meses trabajan conjuntamente un grupo de diputados 'tories' y laboristas y que cuenta incluso con el apoyo de algunos miembros del Gabinete, entre ellos, el responsable de Medio Ambiente, Michael Gove, considerado uno de los “brexiters' pragmáticos”.

Con todo, el escenario podría cambiar si finalmente el 'tory' europeísta Dominic Grieve, el hombre que hasta ahora ha presentado todas las enmiendas clave del proceso, plantea una propuesta formal para discutir un segundo referéndum.

La campaña proUE People's Vote ha tomado un gran impulso en los últimos meses. Pero aún no cuenta con mayoría en la Cámara de los Comunes. Según ha podido saber este diario, algunos de sus responsables no saben hasta que punto presentar tan pronto una enmienda y no dejar que se quemen primero otros escenarios les podría ahora perjudicar.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios