Es noticia
Menú
Cuenta atrás de los fondos covid: la lucha de Polonia contra el Estado de derecho europeo
  1. Mundo
EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

Cuenta atrás de los fondos covid: la lucha de Polonia contra el Estado de derecho europeo

Frente a las presiones financieras y políticas internas, Polonia está cada vez más al límite de conseguir la reforma del Estado de derecho para acceder a las subvenciones de la UE

Foto: El primer ministro de Polonia,Mateusz Morawiecki, llegando al Consejo Europeo.  EFE/STEPHANIE LECOCQ
El primer ministro de Polonia,Mateusz Morawiecki, llegando al Consejo Europeo. EFE/STEPHANIE LECOCQ

Tras el gran pacto de la Unión Europea con Hungría y las reformas legislativas propuestas por Polonia, todas las miradas vuelven a centrarse en Varsovia y su prolongado conflicto con Bruselas sobre el Estado de Derecho. Las cosas parecen estar llegando a un punto crítico, ya que el gobierno polaco busca la manera de asegurar su parte en los fondos de recuperación covid.

El 30 de noviembre, un conocido juez en Polonia, Igor Tuleya, recuperó su puesto de trabajo en la corte de Varsovia. Hace dos años, ese mismo juez se convirtió en un símbolo de la oposición a las reformas gubernamentales que limitan la independencia judicial polaca, tras ser suspendido por emitir en 2017 un veredicto crítico con el partido en el poder. La fiscalía nacional —controlada por el partido 'Ley y Justicia'— acusó a Tuleya de haber divulgado material sobre un caso sin el consentimiento del fiscal. En noviembre de 2020, una sala disciplinaria nombrada ilegalmente levantó la inmunidad de Tuleya, lo suspendió de su cargo y le redujo el salario en un 25%. Durante los dos últimos años, Tuleya ha estado luchando por el restablecimiento de la independencia judicial en Polonia. En este tiempo, numerosas decisiones judiciales han confirmado que el sistema por el que fue condenado era ilegal e incumplía las normas europeas. En julio de 2021, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que todo el sistema disciplinario de los jueces en Polonia era "incompatible con el Derecho de la UE". El TJUE también ordenó al gobierno polaco que suspendiera el funcionamiento de la sala disciplinaria y revocara sus anteriores decisiones ilegales, incluida la relativa a Tuleya.

Foto: Von der Leyen durante su discurso ante la Eurocámara. (EFE)

El gobierno hizo caso omiso de todas estas sentencias y, en octubre de 2021, el Tribunal Constitucional polaco —que también está alineado con el partido 'Ley y Justicia'— dictaminó que las sentencias del TJUE relativas a la independencia judicial no deben aplicarse en Polonia. Esto supuso una declaración de guerra abierta contra el máximo tribunal de la UE, la primacía del Estado de Derecho y la protección de las leyes en la Unión Europea. En respuesta, el TJUE impuso a Polonia multas de un millón de euros al día por no suspender el funcionamiento de la sala disciplinaria. Hasta la fecha, Polonia ha sido multada con unos 300 millones de euros, y la suma va en aumento.

Además de estas multas, se ha impedido a Varsovia recibir su parte —36.000 millones de euros— del fondo de recuperación NextGenerationEU covid hasta que solucione sus problemas de Estado de Derecho. La restitución en sus cargos de los jueces suspendidos ilegalmente, entre ellos Tuleya, es una de las condiciones previas para recibir este dinero. En julio, el líder del partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, anunció el "fin de las concesiones" en su batalla con la Unión Europea, sus ayudantes afirmaron que Bruselas y Berlín eran más peligrosas para Polonia que Rusia. Sin embargo, recientemente han dado un giro de 180 grados.

Foto: Carlos Puigdemont en el Parlamento Europeo. (Reuters)

Las razones de este giro son simples. La posible pérdida de los fondos de recuperación no solo provocaría una falta de dinero para las inversiones en el país, sino lo que es todavía más grave, podrían llevar a un posible colapso de la credibilidad de Polonia en los mercados financieros. Un bloqueo continuado de los fondos de la UE enviaría una poderosa señal a las bolsas de que no se puede confiar en Polonia.

El destino del gobierno de Liz Truss en el Reino Unido, quien fuera puesta de rodillas por los mercados financieros tras los anuncios de su irresponsable política fiscal, puede haber desempeñado un papel importante en el gobierno polaco, al recordar a Varsovia el poder de los mercados financieros para castigar brutalmente a quienes toman decisiones imprudentes. Aunque las perspectivas económicas de Polonia no son tan nefastas como las del Reino Unido, en octubre la inflación alcanzó el 18% y los tipos de interés de los bonos nacionales polacos el 9%. El partido 'Ley y Justicia' no puede permitirse un mayor deterioro económico, especialmente con la guerra rusa a sus puertas, la crisis energética resultante y unas elecciones parlamentarias en 2023.

Frente a estas presiones financieras y políticas, al gobierno de 'Ley y Justicia' le quedan pocas opciones. La reincorporación de Tuleya fue solo el principio. El 13 de diciembre, el gobierno polaco propuso nuevas reformas del sistema judicial para cumplir los requisitos para la liberación. Las reformas implicarían que los jueces polacos no serían castigados por remitirse a la jurisdicción del TJCE o por negarse a juzgar en tribunales cuyas designaciones violen las normas europeas de independencia judicial. Este es el paso más importante para reconducir el politizado sistema judicial polaco. Llevará tiempo, pero si se aplican estas reformas, el sistema de intimidación de jueces y fiscales creado por el poderoso ministro de Justicia y fiscal general, Zbigniew Ziobro, empezará a desmoronarse inevitablemente.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

No se equivoquen: si se aprueba la nueva ley propuesta por el partido 'Ley y Justicia', no se restablecerá milagrosamente en Polonia un sistema basado en el Estado de Derecho. El Tribunal Constitucional, el Consejo Judicial Nacional, los medios de comunicación públicos y la fiscalía —todas ellas instituciones estatales clave— seguirán bajo el firme control del partido gobernante, que incumple las normas del Estado de Derecho y la Constitución polaca. Pero la batalla librada durante años por la sociedad civil y la firmeza de la comisión han dado sus frutos. El gobierno polaco cede ante la fuerza de la ley, y con ello envía una señal clara a los populistas de toda Europa. Los políticos de 'Ley y Justicia' se quejan de que Bruselas quiere derrocar al gobierno polaco insistiendo en los requisitos del Estado de Derecho, pero es la cuestión de si hay que seguir las normas de la UE y cómo hacerlo lo que está llevando al campo populista al borde del colapso.

Los cambios legislativos aún tienen que pasar por el Parlamento. El partido 'Ley y Justicia' parece desesperado por imponerlos, incluso en contra de la voluntad de Ziobro y los miembros de su partido 'Polonia Unida' (un partido nacionalista anti-UE escindido del partido 'Ley y Justicia' y su socio de coalición en el gobierno), que no están interesados en ningún compromiso con Bruselas, y cuyos votos son indispensables para que el gobierno conserve su mayoría parlamentaria. Al menos algunos de los partidos de la oposición apoyarán los cambios necesarios, por lo que hay muchas posibilidades de que los fondos de la UE empiecen a llegar a Polonia en el segundo trimestre de 2023.

Foto: El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán. (EFE/Leszek Szymanski)

Pero, sin duda, este no es el final de la saga. La derrota del gobierno en su conflicto con la UE podría provocar el colapso de la mayoría gobernante, ya que la 'Polonia Unida' de Ziobro podría abandonar la coalición en señal de protesta. Sin embargo, sigue siendo perfectamente posible que Ziobro y Kaczynski vuelvan a unir sus fuerzas de cara a las elecciones del año que viene. Hay bastante que les une. Entre otras cosas, sus instintos autoritarios, así como el interés por mantenerse en el poder. Sería un error creer que las concesiones hechas para liberar los fondos de la UE no son más que tácticas. La Comisión y los Estados miembros de la UE deben permanecer vigilantes; según el reglamento del fondo de recuperación, los fondos pueden volver a retenerse e incluso reclamarse si se revierten las reformas acordadas. La posición de principios de la UE, respaldada por su influencia financiera, ha dado buenos resultados, tanto con Polonia como con Hungría. Pero ahora la UE debe convertir este tambaleante paso adelante en una regla de hierro para el futuro. De lo contrario, el regreso simbólico de Tuleya al banquillo no será más que una victoria pírrica.

*Análisis publicado originalmente en inglés en el European Council on Foreign Relations por Piotr Buras y titulado 'The final countdown: The EU, Poland, and the rule of law

'

Tras el gran pacto de la Unión Europea con Hungría y las reformas legislativas propuestas por Polonia, todas las miradas vuelven a centrarse en Varsovia y su prolongado conflicto con Bruselas sobre el Estado de Derecho. Las cosas parecen estar llegando a un punto crítico, ya que el gobierno polaco busca la manera de asegurar su parte en los fondos de recuperación covid.

Unión Europea Consejo Europeo Polonia
El redactor recomienda