Es noticia
Menú
Dos explosiones en bases aéreas rusas y una incógnita: ¿entran a jugar los drones ucranianos?
  1. Mundo
El golpe inesperado

Dos explosiones en bases aéreas rusas y una incógnita: ¿entran a jugar los drones ucranianos?

Rusia ha acusado a Ucrania de dos explosiones en dos bases aéreas a cientos de kilómetros de la frontera. Una de ellas es de las más importantes estratégicamente para el Kremlin

Foto: Soldados ucranianos lanzan un dron en el frente de Bakhmut. (Reuters/Leah Mills)
Soldados ucranianos lanzan un dron en el frente de Bakhmut. (Reuters/Leah Mills)

"Estamos asustados. A Rusia le gusta organizar sus ataques cuando hay fechas especiales. El 5 de diciembre es un día importante para ellos [Día de la Gloria Militar de Rusia, por el inicio de la contraofensiva soviética contra los nazis en Moscú], así que nos esperamos más bombardeos", dice Volodímir Kondratenko, un anciano de Velyka Dymerka, un pueblo a pocos kilómetros de Kiev. Tras vivir un mes encerrado en casa mientras los rusos ocupaban su aldea y las tropas ucranianas intentaban reconquistarla, cualquier sonido fuerte le recuerda al miedo que pasó. Como pronosticaba, Ucrania vivió el lunes una nueva jornada de terror con una oleada de más de un centenar de misiles contra las principales ciudades del país. Pero mientras los ucranianos se resguardaban una vez más en los refugios antiaéreos, también Rusia recibía un golpe inesperado.

La mañana del lunes, la base aérea rusa de Engels, a 600 kilómetros de la frontera ucraniana y una de las más importantes a nivel estratégico para Rusia, donde acumula una importante parte de sus bombarderos Tu-95 y Tu-160, sufría al menos una fuerte explosión cerca de las instalaciones, según reportaron medios locales rusos. Las mismas fuentes citaron testigos que afirmaron haber visto un intenso destello de luz poco antes de la explosión. Paralelamente, las agencias estatales de noticias TASS y RIA Novosti, citando a representantes de los servicios de emergencia, reportaron que tres personas murieron y otras cinco resultaron heridas como resultado de la explosión de un camión cisterna de combustible en un aeródromo cerca de la ciudad de Ryazan, que acoge también a los bombarderos Tu-22M3. Imágenes de satélite han recogido daños de quemaduras cerca de los bombarderos estacionados en esta base.

Foto: Artillería rusa en Donetsk. (EFE)

El Ministerio de Defensa ruso aseguró que las explosiones en ambos aeródromos se habrían producido como resultado de "un intento de ataques con drones" por parte de Kiev. Según la reconstrucción rusa del incidente, "vehículos aéreos no tripulados ucranianos que volaban a baja altura en las regiones de Riazán y Sarátov [donde se encuentra la base aérea de Engels] fueron interceptados por las fuerzas de defensa antiaérea rusas. Los restos de UAV ucranianos que cayeron y explotaron en aeródromos rusos causaron daños menores en el revestimiento del casco de dos aviones. Tres militares rusos que se encontraban en el aeródromo murieron en el ataque del régimen de Kiev y otros cuatro resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales", señala el Ministerio en un comunicado.

No queda claro cómo de graves habrían sido los daños, especialmente en Engels, tanto contra la propia base como contra los aviones que acogía, pero en los canales de analistas militares prorrusos el enfado estalló fácil. "Me pregunto, ¿qué tipo de retrasados durante una guerra ordenan colocar casi toda la aviación estratégica junta, hombro con hombro, en un campo aéreo abierto? ¿A qué nivel de la estructura jerárquica militar se deciden esas cosas? ¿Se castigará a alguien por esta negligencia criminal o sabotaje?".

"Los objetos voladores regresarán al punto de partida"

La respuesta ucraniana al incidente fue críptica. Poco después de darse a conocer las explosiones, Mijailo Podoliak, uno de los asesores más importantes del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, publicó en Twitter un mensaje en el que da a entender la posible autoría ucraniana. "La Tierra es redonda —descubrimiento hecho por Galileo—. La astronomía no se estudiaba en el Kremlin, dando preferencia a los astrólogos de la corte. Si la hubieran estudiado, sabrían lo siguiente: si algo se lanza al espacio aéreo de otros países, tarde o temprano los objetos voladores desconocidos regresarán al punto de partida", publicó el asesor, en aparente referencia a los drones.

Anton Gerashchenko, asesor del Ministerio de Interior, compartió también a su vez una cita del escritor checo Karel Capek: "El enemigo traicioneramente atacó nuestros aviones que estaban pacíficamente bombardeando sus ciudades". "Según la ubicación de la base aérea [de Engels], sus aviones han jugado un papel importante en los recientes bombardeos en Ucrania", ha asegurado Rob Lee, del Instituto de Investigación de Política Exterior, en declaraciones recogidas por The Guardian. "Ucrania ha estado advirtiendo durante semanas que Rusia se estaba preparando para una nueva ola de ataques con misiles contra su red de energía. Esto podría haber sido un ataque preventivo", añadió.

Foto: Apagón en Lviv. (EFE/Mykola Tys)

Efectivamente, y casi inmediatamente después de que se conocieran los ataques contra las bases rusas, las alarmas antiaéreas sonaron en prácticamente todas las provincias de Ucrania, anunciando un nuevo aluvión de ataques con misiles. La mayoría de ellos acabaron impactando en zonas residenciales de Zaporiyia, donde al menos dos personas fallecieron. Los anuncios de cortes de electricidad y agua, una constante casi diaria en el país desde que Rusia comenzó su campaña de bombardeos contra las infraestructuras críticas ucranianas, se repitieron este lunes. En Kiev, cerca del 40% de la población se ha quedado sin luz. Pese a todo, la defensa antiaérea ucraniana ha conseguido bloquear una buena parte de los misiles rusos.

Recientemente, el conglomerado de defensa ucraniano Ukroboronprom anunció que había desarrollado un dron de ataque "kamikaze" con un alcance de 1.000 kilómetros y que podía transportar una ojiva explosiva de hasta 75 kilogramos. El director de la compañía, Oleg Boldyrev, aseguró que este vehículo no tripulado, que todavía no cuenta con un nombre oficial, estaría listo a finales de este año. "Una vez que probemos con éxito el dron en materia de guerra electrónica, esperamos poder probarlo en combate", agregó Natalia Sad, portavoz de la empresa.

Foto: Un dron kamikaze Arash-2 en vuelo.

No existe información oficial alguna que permita afirmar que estos drones hayan sido utilizados para alcanzar las bases aéreas en Rusia, pero pocos dudan de la relevancia que supondría, de confirmarse, este nuevo giro en una guerra que va en camino de su décimo mes. Hasta ahora, los presuntos ataques ucranianos contra territorio ruso —nunca confirmados por el Gobierno de Zelenski— se han limitado a pequeñas explosiones sin gran relevancia estratégica en los oblast limítrofes de Bryansk, Kursk y Belgorod. Si las fuerzas de Kiev adquieren la capacidad de alcanzar con precisión objetivos a cientos de kilómetros de distancia de la frontera, las reglas del juego podrían cambiar considerablemente.

Rusia ya pudo probar un adelanto de esta realidad en la península de Crimea. En este territorio anexionado ilegalmente por Vladímir Putin en 2014, un ataque contra la base aérea de Sakia, a más de 225 kilómetros de las líneas de defensa de Moscú, destruyó al menos ocho aviones rusos y varios edificios. Todavía se desconoce cómo Ucrania pudo llevar a cabo la operación —de nuevo, nunca reconocida oficialmente—.

Una línea roja infranqueable

Pese al indudable apoyo de aliados occidentales como Estados Unidos a Ucrania, especialmente necesario en temas de armamento, los ataques en territorio ruso serían una línea demasiado roja que cruzar para Washington. Estados Unidos ha modificado la veintena de lanzamisiles Himars que ha donado a Ucrania para impedir que puedan ser utilizados contra Rusia, según han informado oportunamente este mismo lunes fuentes del Pentágono al Wall Street Journal.

Foto: El dron turco Bayraktar TB-2 que está haciendo estragos en el ejército ruso.

Los misiles Himars (Sistema de cohetes de artillería de alta movilidad) tienen un rango de unos 80 kilómetros y se guían por un sistema de satélites. Pero las lanzadoras de los Himars también pueden ser utilizadas para disparar misiles de mucho mayor alcance, como los ATACMS (Sistemas de misiles tácticos de EEUU), con un rango de más de 320 kilómetros. Para evitar que los ucranianos utilicen este tipo de misiles contra objetivos en el interior de Rusia, EEUU habría bloqueado esta última posibilidad en los sistemas entregados a Ucrania, según detalla el Wall Street Journal.

Este tipo de modificaciones —de las que no queda claro si habría sido informada Kiev con anterioridad— demuestran el punto al que Estados Unidos está dispuesto a llegar para limitar mayores escaladas con Rusia. Y apunta también a la que será una de las grandes preguntas de los próximos meses de la guerra. Qué pasará cuando Ucrania avance hacia zonas más allá de las fronteras de la invasión del 24 de febrero.

"Estamos asustados. A Rusia le gusta organizar sus ataques cuando hay fechas especiales. El 5 de diciembre es un día importante para ellos [Día de la Gloria Militar de Rusia, por el inicio de la contraofensiva soviética contra los nazis en Moscú], así que nos esperamos más bombardeos", dice Volodímir Kondratenko, un anciano de Velyka Dymerka, un pueblo a pocos kilómetros de Kiev. Tras vivir un mes encerrado en casa mientras los rusos ocupaban su aldea y las tropas ucranianas intentaban reconquistarla, cualquier sonido fuerte le recuerda al miedo que pasó. Como pronosticaba, Ucrania vivió el lunes una nueva jornada de terror con una oleada de más de un centenar de misiles contra las principales ciudades del país. Pero mientras los ucranianos se resguardaban una vez más en los refugios antiaéreos, también Rusia recibía un golpe inesperado.

Conflicto de Ucrania Ucrania
El redactor recomienda