Es noticia
Menú
De Francia a Polonia, cerillas o carbón: así se prepara Europa para el invierno
  1. Mundo
European Focus #2

De Francia a Polonia, cerillas o carbón: así se prepara Europa para el invierno

El Confidencial lanza una 'newsletter' colaborativa con otros ocho medios europeos para cubrir los temas de actualidad que preocupan a una Europa en crisis

Foto: European Focus
European Focus

Saludos desde Skopie.

¿Listos para el invierno? No estoy hablando de tickets para esquiar, sino de temperaturas bajo cero, las cada vez más altas facturas eléctricas, los cortes de energía, la perspectiva de ser incapaces de calentar nuestros hogares.

Se ha dicho mucho sobre el chantaje energético del Kremlin y los duros meses que están por venir. Pero con el invierno a la vuelta de la esquina, este tema se convierte en irremediablemente real para todos nosotros europeos.

Inevitablemente, estaba también sobre la mesa en nuestra Reunión Editorial semanal (donde decidimos los temas de la próxima newsletter European Focus). Una frase de nuestro colega ucraniano me marcó: "Para nosotros, es un asunto de vida o muerte, de nuestra supervivencia literal". ¿Da que pensar, no?

Temer que la factura eléctrica siga subiendo no es lo mismo que temer por tu vida o por la de tu familia mientras acumulas velas en medio de una guerra. Pero como Moscú hace lo que puede para mantenernos vulnerables al frío y temerosos, debemos encontrar nuestro camino para un mejor, más sostenible, futuro energético. Es una tarea importante y algunos países están por delante de otros. Pero nuestro futuro conjunto depende de ello.

  • Siniša-Jakov Marusic. Editor jefe de esta semana

En esta edición, que publicamos en abierto, podrás leer estos temas: Un viaje por el derecho a existir | La previsión del tiempo eléctrico en Francia | 1.000 | Los polacos, atrapados en la edad del carbón | Vientos de cambio desde el sur

La versión original en inglés, cada miércoles:

La versión en español, los jueves:

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

***

Un viaje por el derecho a existir

placeholder European Focus 2
European Focus 2

¿Qué tipo de calefactor debería escoger, eléctrico o de gas? ¿Cuánto cuesta un panel solar de balcón? ¿Serán suficientes tres baterías portátiles, debería conseguir camisetas térmicas o bastará con solo otra capa de ropa? Como otros tantos miles de ucranianos, estas son las preguntas que me pasan ahora mismo por la cabeza.

Nos preocupa si nuestro Ejército avanzará en invierno y si el suministro de armamento continuará. Pero una cosa está clara: ya sea a través de ataques de misiles o hackeando nuestros sistemas, el Kremlin va a intentar todo lo que pueda para hacernos pasar un invierno muy oscuro y frío en Ucrania.

Sé cómo se siente algo así. Desde 2014, ataques informáticos rusos han provocado apagones en varias zonas del país. Así que ahora busco en internet qué puedo todavía comprar para superar estos meses.

Entiendo el razonamiento ruso: un invierno duro y altos precios de la energía puede empujar a Europa a acordar con Moscú los términos para acabar con esta guerra. Apagones y un frío amargo agotarán aún más a los ucranianos y alimentar un deseo de acabar con esta pesadilla.

Pero nadie que conozca piensa en rendirse.

Es por eso que ahora en Ucrania las velas no tienen nada que ver con el romance o un ambiente cuidado. Son un medio de supervivencia, para darnos luz como hace 200 años.

No me importan los precios del gas, sino la posibilidad siquiera de tener gas. He comprado cerillas, un hornillo portátil y varios cartuchos de gas, siguiendo el consejo de un popular folleto de preparación para crisis. Se siente como una excursión, pero en lugar de en un bosque tendré que acampar en mi casa. Pero el destino es claro: nuestra libertad.

  • Anton Semyzhenko. Editor en babel.ua en Kiev

Predicción del tiempo... Eléctrico

placeholder
European Focus 2

Hasta hace pocas semanas, muy pocos franceses habían oído hablar de la web Ecowatt, financiada por el Gobierno francés. Pero con la llegada del invierno, este "previsión del tiempo" de uso de electricidad promete convertirse en una herramienta útil. Así que, como otros tantos, me apunté. Vía SMS, Ecowatt avisa a los consumidores sobre potenciales cortes de electricidad, dándoles tiempo para apagar electrodomésticos y reducir el consumo. Por razones que todos conocemos, el riesgo de cortes eléctricos está creciendo. Por el momento, gracias a las suaves temperaturas, no he recibido ninguna advertencia. ¿Seguirá así el próximo invierno?

  • Julien Lecot. Redactor de Libération

El número de la semana

Estonia, Letonia y Lituania necesitan al menos otros 1.000 días para independizarse de la electricidad rusa, bajo un plan de 1.600 millones para desacoplar a los estados bálticos de la red eléctrica rusa para 2025.

Puede que sea posible conectarse a la "Red Europea Continental" antes, pero el riesgo de apagones y facturas eléctricas aún más altas seguirá, dado que la infraestructura actual no está lista para una transición ordenada.

Hay mucho en juego: los estados bálticos están resueltos a impedir que Rusia siga utilizando la energía como arma; la semana pasada, la primera ministra estonia, Kaja Kallas, advirtió de cortes de energía si Putin decide cortarles la red.

  • Herman Kelomees. Periodista de Delfi

Los polacos, en la edad del carbón

placeholder
European Focus 2

Mientras Europa Occidental habla sobre energía renovable, Polonia lucha por el carbón.

El carbón es el principal recurso energético de Polonia, utilizado no solo para producir electricidad, sino también quemado por miles de hogares para mantener a raya el frío. El suministro nunca había sido un problema. Hasta ahora.

El Gobierno del partido Ley y Justicia (PiS) trató el carbón casi como un fetiche, y los mineros han disfrutado de algunos de las subvenciones estatales más generosas. Para complacer al lobby minero, el Gobierno paralizó el desarrollo de parques eólicos, mientras que los políticos del PiS desestimaron las advertencias de los ecologistas, de que Polonia tenía que prestar atención a las señales del cambio climático, como propaganda de izquierda. Se ignoraron los estudios que demuestran que la contaminación del aire (producida por la quema de carbón) es responsable de la muerte de miles de polacos cada año.

Polonia cuenta con suficiente carbón para 200 años, según el presidente Andrzej Duda. Pero, de hecho, mientras se doblegaba ante el lobby minero, el Gobierno cerró silenciosamente muchas minas, ya que las importaciones de Rusia y el Donbás ocupado por Rusia, desafiando el embargo de la UE, eran más rentables.

El 14 de abril, unas seis semanas después de que Rusia invadiera Ucrania, Polonia impuso un embargo a las importaciones de carbón ruso. Entonces empezó el problema.

Los depósitos de carbón que antes estaban llenos se vacían. Los precios se dispararon. En junio, el Gobierno aseguró al público que no había necesidad de entrar en pánico; el precio bajaría.

Ha sucedido exactamente lo contrario. El líder del PiS, Jarosław Kaczyński, ahora les está diciendo a los polacos que compren menos y que esperen pacientemente por nuevos suministros. El Gobierno ordenó combustible de América del Sur, pero no está claro si llegará a tiempo. También hay interrogantes sobre la calidad del carbón importado.

Europa se enfrenta a un duro invierno. Polonia, en particular. En noviembre de 2021, EEUU advirtió a Varsovia de la inminencia de una invasión rusa. El Gobierno tuvo más de cuatro meses para prepararse y enfrentar la perspectiva de escasez de carbón. ¿Qué hizo?

  • Bart Wieliński. Vice Editor jefe de Gazeta Wyborcza

Vientos de cambio desde el sur

placeholder European Focus 2
European Focus 2

La crisis energética es una crisis europea. Pero esta vez, a diferencia de la crisis financiera de 2008, se le ha dado la vuelta a la tortilla. Alemania, en particular, quien fue en su momento uno de los 'halcones' más duros con los países del sur por su "irresponsabilidad fiscal", se encuentra ahora en una posición mucho más complicada para hacer frente a la crisis energética.

Alemania potenció y construyó su crecimiento industrial y económico sobre su dependencia del gas barato ruso, sin tener en cuenta los riesgos de seguridad no solo para Berlín, sino para toda Europa. ¿Quién es ahora el "irresponsable"? Podríamos preguntarnos.

Por el contrario, países como España han invertido en un mix energético más diversificado, a veces, a mayor coste económico.

Mientras que hace apenas unos meses la propuesta española para una reforma radical del mercado energético europeo fue descartada como "quijotesca", parece que finalmente hay algunos vientos de cambio del sur: una suerte de 'excepción ibérica' adaptada se podría convertir en una realidad para el resto del bloque.

Por supuesto, una reforma del mercado energético es un proyecto a largo plazo. Este invierno, todavía se deben tomar medidas más pragmáticas y a corto plazo para el gas, comprando a Estados Unidos, Noruega o Azerbaiyán.

Pero, igual que la pandemia de coronavirus permitió la ruptura de ciertos 'mantras' que parecían imposibles de romper, tener ya clara la idea de que la energía es un asunto de seguridad europea también representa una oportunidad histórica para apostar por medios más sostenibles para asegurarla.

Mirando hacia el futuro, con suerte esto significa que se avanzará hacia un 'mix energético' más desarrollado y con más renovables en Europa.

  • Alicia Alamillos. Redactora de El Confidencial

Saludos desde Skopie.

Conflicto de Ucrania Ucrania Polonia Lituania
El redactor recomienda