Es noticia
Menú
Drones, sanciones, gas: el delicado equilibrio de Teherán entre Rusia y Occidente
  1. Mundo
European council for foreign relations

Drones, sanciones, gas: el delicado equilibrio de Teherán entre Rusia y Occidente

La guerra de Rusia en Ucrania y la posible recuperación del acuerdo nuclear con Irán (JCPOA) han puesto de relieve la relación entre Teherán y Moscú

Foto: El ayatolá Jamenei, en un evento en recuerdo del anterior ayatolá, Jomeini. (EFE)
El ayatolá Jamenei, en un evento en recuerdo del anterior ayatolá, Jomeini. (EFE)

La guerra de Rusia en Ucrania y la posible recuperación del Plan de Acción Integral Conjunto (el acuerdo nuclear con Irán, JCPOA, por sus siglas en inglés) han puesto de relieve la relación entre Teherán y Moscú. En la última década, la intensificación de las sanciones occidentales contra Irán y la animosidad entre el país y Estados Unidos han llevado a Teherán a buscar vínculos políticos, económicos y de seguridad más profundos con Moscú. Rusia comparte la visión de Irán de un orden mundial multipolar en el que Estados Unidos tiene un papel menor. Este verano, el presidente ruso Vladímir Putin y el líder supremo Ali Jamenei mantuvieron una reunión de alto nivel, Rusia ha puesto en órbita un satélite iraní por primera vez e Irán habría presuntamente suministrado a Moscú drones para utilizar en Ucrania. Todo esto ha reavivado el debate en Teherán sobre cuánto habría que inclinarse hacia Moscú, especialmente cuando Occidente aliviaría sus sanciones una vez restaurado el JCPOA.

Irán y Rusia a menudo se tratan entre ellos como socios de conveniencia cuando las cosas se ponen difíciles con Occidente. La reunión entre Putin y Jamenei, que tuvo lugar en julio al margen de una cumbre en Teherán, fue significativa para la relación entre ambos países, pero también fue programada para enviar una señal a actores externos, en lugar de centrarla en forjar una alianza aún más profunda entre Rusia e Irán. La visita de Putin a Irán fue su primer viaje a un país que no sea un ex estado soviético desde que lanzó la invasión a gran escala de Ucrania. Resultó útil para Teherán en un momento en que Irán estaba bajo una creciente presión occidental para comprometerse a restaurar el JCPOA. Al organizar la cumbre en Teherán y firmar importantes acuerdos energéticos con Rusia, Irán dejó claro que tenía otras opciones y que no estaba desesperado por llegar a un acuerdo con Occidente.

Foto: El presidente iraní, Ebrahim Raisi. (Reuters)

Algunos medios de comunicación estadounidenses están publicando que Irán ha comenzado a suministrar drones a Rusia para su uso en Ucrania y que el satélite iraní que Rusia lanzó el mes pasado participará en la recopilación de inteligencia en la guerra. Hasta ahora, el Gobierno iraní lo ha negado. No hay pruebas de que Irán planee involucrarse en la guerra de Rusia contra Ucrania. En dos discursos desde febrero, Jamenei ha distanciado cuidadosamente a Irán del conflicto, incluso si, en un leve cambio de sus comentarios neutrales de que la guerra en Ucrania debería terminar, apoyó a Rusia al calificar la invasión de "preventiva".

Medios de comunicación iraníes de la línea dura, como Kayhan y Javan, interpretaron el mensaje de Jamenei como que Irán debería apoyar a Rusia en Ucrania. Pero Nasser Kanani, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, aclaró los comentarios del líder supremo cuando subrayó que la postura de Irán sobre Ucrania no ha cambiado.

Dos visiones

De hecho, muchos líderes iraníes siguen desconfiando profundamente de Rusia, un sentimiento arraigado en su historial de traición. En este contexto, las élites políticas de Irán se dividen en dos grupos principales en sus puntos de vista sobre Rusia. Un grupo favorece los lazos fuertes con Moscú como un recurso para la supervivencia del régimen iraní y como contrapeso a la presencia militar estadounidense cerca de las fronteras de Irán. La decisión de la administración Trump en 2018 de retirar a EEUU del acuerdo nuclear y su política de máxima presión sobre Teherán provocaron un aumento en el apoyo a quienes abogan por una alianza con Rusia. Este grupo incluye a Jamenei, sus colaboradores más estrechos (como el asesor en política exterior Ali-Akbar Velayati y el presidente del Parlamento, Mohammad-Bagher Ghalibaf, altos comandantes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, IRGC), clérigos que dirigen las oraciones de los viernes y ejecutivos de conglomerados con estrechos vínculos con el estado. Comparten las preocupaciones del Kremlin sobre la amenaza de Occidente (incluida la expansión de la OTAN) y buscan una cooperación bilateral más fuerte para proteger a Irán de las sanciones y los ataques militares occidentales.

El segundo grupo, conocido como los “pragmáticos”, está compuesto por políticos moderados y conservadores que ven a Rusia como un vecino importante pero rechazan los esfuerzos para fortalecer los lazos estratégicos con el país. Creen que es importante para Irán mantener abiertas sus opciones con Occidente y evitar una dependencia excesiva de Moscú. Los miembros de este grupo incluyen al exministro de Relaciones Exteriores Javad Zarif, el expresidente Hassan Rouhani y Ali Shamkhani, quien actualmente se desempeña como secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional. Los tres llaman a la desescalada con Occidente. El moderado excomandante del IRGC Hossein Alaei, otro miembro del grupo, ha reprobado enérgicamente la actitud de Rusia hacia Irán no solo en la guerra en Siria, sino también en el sector energético, las votaciones del Consejo de Seguridad de la ONU y los acuerdos de armas. En abril de 2021, Zarif criticó a Moscú por obstruir las conversaciones nucleares con Teherán en 2014 y 2015, intentar sabotear el JCPOA y explotar las fuerzas terrestres iraníes en Siria. En marzo de 2022, cuando Irán y EEUU parecían estar a punto de acotar un plan para restaurar el JCPOA, el Kremlin interrumpió el proceso al sugerir que las sanciones occidentales contra Rusia relacionadas con Ucrania dañarían las perspectivas de lograrlo. Shamkhani expresó implícitamente su consternación con Moscú al decir que “40 años de experiencia le han enseñado a nuestro pueblo que depender de las potencias occidentales u orientales no garantizará nuestros derechos ni nuestra seguridad”.

Dada su desconfianza tanto de Rusia como de Occidente, los iraníes han visto durante mucho tiempo a su país como un actor estratégico solitario. Han abogado por una estrategia de política exterior equilibrada que mantenga vínculos con todas las partes. Algunos medios de comunicación y figuras políticas moderadas e incluso conservadoras ahora han expresado su descontento con el aparente esfuerzo de Teherán por abandonar su neutralidad en la guerra de Ucrania.

Al igual que el gobierno de Rohani, la administración del presidente Ebrahim Raisi ha desarrollado su relación con el Kremlin mientras mantiene la puerta abierta a Occidente, particularmente a Europa. De hecho, el ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, descartó recientemente la idea de que el destino de Irán está ligado al de Rusia y comentó que "Europa tendrá un lugar en el enfoque de política exterior equilibrada del Gobierno… Debemos elegir a los mejores tanto en Occidente como en Oriente".

Foto: Una plataforma de producción de petróleo en Irán. (Reuters/Raheb Homavandi)

De hecho, la guerra en Ucrania ha creado nuevas oportunidades para que Irán promueva sus intereses tanto con Rusia como con Occidente. Los intentos de Irán de desarrollar sus asociaciones militares con Moscú le han permitido mostrar su tecnología aeroespacial y de defensa, como se puede ver en el acuerdo con los drones. Irán también ha utilizado la ruptura entre Rusia y Occidente para tratar de erosionar lo que considera hegemonía estadounidense en Oriente Medio. Mientras tanto, el aumento de los costos energéticos globales ha hecho que Irán sea más valioso tanto para Europa como para Rusia. Funcionarios iraníes han declarado abiertamente que podrían reintroducir el petróleo iraní en los mercados internacionales y, por lo tanto, reducir los precios de la energía en Europa, a cambio de la eliminación de algunas sanciones estadounidenses contra Irán. Teherán está contemplando exportaciones de gas a Europa a largo plazo (aunque esto requeriría una cuidadosa coordinación con Moscú).

Antes de que los estados occidentales intensificaran sus sanciones contra Rusia, un aumento en las exportaciones iraníes de petróleo y gas habría escalado la competencia entre Irán y Rusia. Pero Teherán ahora podría proporcionar soluciones a Moscú. Han planteado ideas sobre cómo Rusia podría beneficiarse del reingreso de Irán a los mercados energéticos internacionales después de la restauración del JCPOA. Irán podría importar petróleo y gas rusos para satisfacer sus necesidades internas (permitiéndole exportar más petróleo iraní) o reexportar productos rusos a compradores no europeos en nombre de Moscú. Tras la visita de Putin a Irán en julio, los dos países habrían acelerado sus debates técnicos sobre tales acuerdos. Sin embargo, no está claro si Irán está dispuesto a seguir este camino, dado que hacerlo podría exponerlo a una mayor presión estadounidense y europea, una apuesta peligrosa en un momento en que el gobierno de Teherán ha gastado una gran cantidad de capital político para restaurar el JCPOA.

No se debe subestimar hasta qué punto los responsables de la toma de decisiones en Teherán están desarrollando la relación Irán-Rusia. Pero parecen estar calibrando cuidadosamente cualquier movimiento que involucre a Moscú para evitar enojar a las élites en casa o limitar sus opciones con Occidente, a pesar de la tensa relación de Irán con EEUU y su decepción con la incapacidad de Europa para brindar alivio económico bajo el JCPOA original. Es probable que continúen impulsando las relaciones con Rusia mientras buscan un compromiso político y económico con Occidente. La guerra de Rusia contra Ucrania y la posible restauración del JCPOA le dan a Irán un mayor espacio para implementar una política exterior equilibrada.

* Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Faezeh Foroutan y titulado 'Suspicious bind: Iran’s relationship with Russia'

La guerra de Rusia en Ucrania y la posible recuperación del Plan de Acción Integral Conjunto (el acuerdo nuclear con Irán, JCPOA, por sus siglas en inglés) han puesto de relieve la relación entre Teherán y Moscú. En la última década, la intensificación de las sanciones occidentales contra Irán y la animosidad entre el país y Estados Unidos han llevado a Teherán a buscar vínculos políticos, económicos y de seguridad más profundos con Moscú. Rusia comparte la visión de Irán de un orden mundial multipolar en el que Estados Unidos tiene un papel menor. Este verano, el presidente ruso Vladímir Putin y el líder supremo Ali Jamenei mantuvieron una reunión de alto nivel, Rusia ha puesto en órbita un satélite iraní por primera vez e Irán habría presuntamente suministrado a Moscú drones para utilizar en Ucrania. Todo esto ha reavivado el debate en Teherán sobre cuánto habría que inclinarse hacia Moscú, especialmente cuando Occidente aliviaría sus sanciones una vez restaurado el JCPOA.

Irán Noticias de Rusia Conflicto de Ucrania Ucrania
El redactor recomienda