Es noticia
Menú
Las prolongadas ausencias de Mohamed VI: 3 meses seguidos en París y medio año fuera de Marruecos
  1. Mundo
Absentismo real

Las prolongadas ausencias de Mohamed VI: 3 meses seguidos en París y medio año fuera de Marruecos

Las prolongadas ausencias del monarca, ignoradas por la prensa y la sociedad marroquí, plantean un problema de gobernanza en un país sumido en una grave crisis económica

Foto: Mohamed VI. (Getty/Carlos Álvarez)
Mohamed VI. (Getty/Carlos Álvarez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Mohamed VI cumplió este 1 de septiembre tres meses de estancia casi ininterrumpida en París y sus alrededores. Si a ese periodo de tiempo se le añade el mes largo que estuvo a finales del invierno en su residencia de Pointe Denis (Gabón), el monarca alauí habrá pasado la mitad del año fuera de Marruecos, según cálculos efectuados por diplomáticos que siguen de cerca su actividad.

Si durante la pandemia el soberano no se desplazó al extranjero, ahora, con 59 años, vuelve a mostrar el mismo frenesí viajero que en la década pasada, cuando en ocasiones pasaba la mitad del año fuera del país. La diferencia es que antes rara vez se marchaba de vacaciones con su familia convencional —su esposa Lalla Salma y sus dos hijos—, aunque sí estuvo con ellos en Turquía, Cuba y Florida, entre otros. Ahora, en cambio, le acompañan con frecuencia los hermanos Azaitar. Estos tres exluchadores de artes marciales mixtas se han convertido, desde abril de 2018 —un mes después de su divorcio—, en una familia alternativa para el rey.

Foto: El boxeador y Mohamed VI. (Instagram)

Estas ausencias prolongadas plantean problemas de gobernanza en un país cuya Constitución de 2011 otorga enormes poderes al jefe del Estado y en el que el Gobierno desempeña un papel muy secundario. El reino está, en realidad, en manos de Fouad Ali el Himma, amigo de infancia de Mohamed VI y principal consejero real, y de Abdellatif Hammouchi, el máximo jefe policial, que se encarga de la seguridad en todos los ámbitos.

En un segundo nivel, también influyen sobre la toma de decisiones Yassine Mansouri —compañero de pupitre del rey y jefe del servicio secreto exterior (DGED)— y Nasser Bourita, el ministro de Asuntos Exteriores con más peso del reinado de Mohamed VI. Desde la perspectiva marroquí, ha negociado a la perfección la reconciliación con España, cuyo Gobierno aceptó secundar a Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental a cambio solo de, por ahora, la disminución de la inmigración irregular.

Foto: Pedro Sánchez se reúne con el primer ministro de Marruecos, Aziz Akhannouch. (Reuters/Moncloa)

El poder que ostentan El Himma y Hammouchi no les hace del todo felices, especialmente en una coyuntura de crisis económica y tensiones con sus vecinos africanos. Las dificultades para comunicarse con el monarca —los hermanos Azaitar le tienen absorbido y controlan su agenda— les llevan a tomar decisiones sin consultarle, indica un cortesano que tuvo trato con ellos. Todo el entorno tradicional del rey, el que estaba ahí antes del desembarco de la fratría de los luchadores alemanes de origen marroquí, considera además que esas amistades perjudican a la monarquía.

Son probablemente algunos de esos cortesanos los que en la primavera de 2021 y, de nuevo, este año inspiraron una brutal campaña de prensa denunciando los abusos, la ostentación y la presunta corrupción de los Azaitar. En ella participaron no solo medios oficialistas como 'Barlamane', sino también otros como 'Hespress' —el diario digital más leído de Marruecos— y Chouf TV, una televisión 'online' considerada afín a los servicios secretos. El objetivo era convencer al rey de que se apartase de esas amistades peligrosas —dos de los hermanos tienen antecedentes penales en Alemania—, pero no lo lograron.

Un frenesí viajero

Según informó 'Barlamane', Mohamed VI llegó a París el 1 de junio y, desde entonces, pasa el tiempo entre su palacete cercano a la Torre Eiffel —que adquirió en plena pandemia por unos 80 millones de euros— y el castillo familiar de Betz, a 75 kilómetros al noreste de la capital, que heredó de su padre, Hasán II.

Regresó brevemente a Rabat en vísperas de la fiesta islámica de Aid el Adha, que este año cayó el 10 de julio. El 13 de julio presidió un Consejo de Ministros, e inmediatamente después volvió a París. Sus siguientes estancias en Rabat fueron aún más cortas. El 30 de julio solo estuvo unas seis horas para grabar su discurso con motivo de la Fiesta del Trono, similar a una festividad nacional en Europa, cuya celebración canceló invocando la pandemia, pese a que las restricciones ya han sido levantadas. El 20 de agosto permaneció aún menos tiempo —unas tres horas— para, de nuevo, grabar otra alocución con motivo esta vez de la Fiesta de la Revolución del Rey y su Pueblo.

Foto: Mohamed VI. (Getty)

La prensa marroquí omite, en general, informar de estos desplazamientos parisinos, que sí comentan 'youtubers' exiliados y las redes sociales. Para acallar estas “maledicencias”, el semanario francés 'Jeune Afrique' —afín a las autoridades de Marruecos— justificó la premura con la que regresó a París por el deseo de ver a su madre enferma. Lalla Latifa, de 77 años, padece un cáncer de páncreas del que está siendo tratada en París, aunque su estado de salud no le impide viajar a Marrakech, donde posee una residencia.

La delicada salud de su madre —la viuda de Hassan II— y los exámenes médicos tras las dos operaciones de arritmias cardíacas a las que el rey se sometió (2018 y 2020) explican solo en parte la prolongada estancia de Mohamed VI en París. El grueso del tiempo lo dedica al descanso y al ocio. No transcurre una semana sin que su entorno oficial más inmediato le sugiera que es hora de volver a Rabat, pero él hace caso omiso.

Foto: Yusef Kaddur recibe la medalla de oro de Melilla en 2018 de manos del presidente Juan José Imbroda. (CAM)

A diferencia de sus anteriores visitas privadas, esta vez el monarca ni siquiera ha sido recibido en El Elíseo por el presidente Emmanuel Macron. Probablemente, el mandatario francés sigue molesto por el asunto de los 1.000 móviles franceses, incluido el suyo, que habían sido 'hackeados' por los servicios secretos marroquíes con el programa malicioso Pegasus, según una investigación del consorcio periodístico Forbidden Stories.

Su manera de disfrutar de la ciudad ha cambiado estos últimos años. Antes de la pandemia se le veía caminar por la avenida de los Campos Elíseos o el coqueto barrio de Le Marais y no dudaba en hacerse selfis o vídeos con los inmigrantes marroquíes que le abordaban. Después, un misterioso joven, Soufiane el Bahri, que gozaba de la complicidad del palacio real, las subía a las redes sociales, donde los marroquíes podían constatar lo popular que era su rey en el extranjero.

placeholder Foto cedida por Omar el Far, inmigrante marroquí en Francia, que logró fotografiarse en mayo de 2013 con Mohamed VI en la plaza Vendôme de París.
Foto cedida por Omar el Far, inmigrante marroquí en Francia, que logró fotografiarse en mayo de 2013 con Mohamed VI en la plaza Vendôme de París.

Bahri acabó en la cárcel por ebriedad en la vía pública e insultos a funcionarios públicos, aunque Mohamed VI le indultó el enero pasado. Si el rey sigue ahora paseándose por París, apenas hay testimonios gráficos de ello. Hasta que el pasado 24 de agosto afloró un vídeo comprometedor que dio la vuelta al mundo.

En él se ve al monarca, de noche, en la calle, rodeado por sus amigos —incluido el deportista melillense Yusef Kaddur—, con un vaso en la mano. Le cuesta un poco mantener el equilibrio. En las redes sociales y en las webs de unos pocos diarios se afirmó que estaba ebrio, una deducción algo generosa a partir de unas imágenes que duran solo cinco segundos.

El vídeo, en todo caso, tuvo un enorme impacto y la prensa oficialista marroquí no lo ha podido ignorar. No negó en sus artículos que fuera auténtico, pero sí insistió en que había sido manipulado. En él, en realidad, “Mohamed VI estaba departiendo con miembros de la comunidad marroquí residente en Francia”, aseguraba el diario 'Al Ahdat Al Maghrebia', perteneciente al grupo de prensa de Ahmed Charai, un estrecho colaborador del servicio secreto exterior marroquí, según una sentencia judicial de 2015.

'Barlamane' sostuvo, por su parte, que el rey estaba “por encima de cualquier insinuación” de acudir “a lugares sospechosos” porque “todos sabemos que es descendiente del profeta y comendador de los creyentes”, es decir, jefe espiritual de los musulmanes marroquíes, por lo que no puede incurrir en tales herejías.

Foto: Palacete del rey de Marruecos.

Detrás de la puesta en circulación del vídeo, los responsables marroquíes ven la mano de los servicios secretos de Argelia. Señalan que los primeros en difundirlo fueron una web de noticias en español, ECSaharaui (afín al Frente Polisario), y destacados miembros de la comunidad saharaui radicada en España. En la comunidad de Inteligencia, recuerdan, es sabido que las autoridades de Argel desean vengarse del 'hackeo' de unos 6.000 móviles argelinos también en la trama Pegasus.

Estas acusaciones contra Argelia hacen olvidar el verdadero debate sobre las largas ausencias del monarca, que se atrevió a plantear en 2013 el periodista Ali Anouzla, director entonces del diario digital marroquí 'Lakome', en un editorial titulado "Absentismo real". “¿Tiene derecho Mohamed VI, que acumula tantos cargos reales [comendador de los creyentes, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Reales, presidente del Consejo de Ministros, del Consejo Superior de la Magistratura, del Consejo Superior de los Ulemas, entre otros], a tomarse la libertad de ausentarse tantas veces y tanto tiempo sin ni siquiera anunciar la fecha de su viaje ni su duración?”. Por formular estas y otras preguntas, Anouzla acabó en la cárcel ese mismo año.

Mohamed VI cumplió este 1 de septiembre tres meses de estancia casi ininterrumpida en París y sus alrededores. Si a ese periodo de tiempo se le añade el mes largo que estuvo a finales del invierno en su residencia de Pointe Denis (Gabón), el monarca alauí habrá pasado la mitad del año fuera de Marruecos, según cálculos efectuados por diplomáticos que siguen de cerca su actividad.

Rey Mohamed VI Noticias de Marruecos
El redactor recomienda