Es noticia
Menú
Rosalía, las series y el turismo: los motivos para aprender español en Europa
  1. Mundo
Una 'motomami' habla idiomas

Rosalía, las series y el turismo: los motivos para aprender español en Europa

Después de Francia, Suecia, Noruega e Islandia son los países que más proporción de alumnos de Bachillerato tienen cursando castellano

Foto: Internacionalmente nombrado como 'español', nuestro idioma es uno de los más hablados del mundo. (iStock)
Internacionalmente nombrado como 'español', nuestro idioma es uno de los más hablados del mundo. (iStock)

Hace casi un año, el Ministerio de Asuntos Exteriores anunció la creación de la Dirección General del Español en el Mundo, con la intención de impulsar el idioma haciendo énfasis en su utilidad a nivel internacional. El español es ya uno de los idiomas más hablados del mundo. Es la lengua materna de 493 millones de personas y hay otras más de 590 millones que lo estudian. Aunque esto no es nuevo, ahora, con el auge de las series o la expansión de la música hispanohablante por todo el mundo, cada vez más gente se anima a aprenderlo. También en algunos países europeos, nuestra lengua gana cada vez más adeptos.

El primer paso se da en las etapas educativas. No son pocos los colegios que, fuera de aquí, tienen el español dentro de su oferta curricular. Pero, igual que ocurre en España con el francés o el alemán, nuestro idioma es una opción más entre otras, y es el alumno en última instancia el que elige estudiarlo. ¿Dónde hay más alumnos interesados por el español?

Los suecos son los principales fans del idioma entre los países de Europa. En los ciclos de educación Secundaria superior general, que va de los 16 a los 18 años (asimilable a Bachillerato), el 41% de los alumnos escogen el español como lengua para estudiar, según datos de Eurostat. No se trata de una cuestión puntual dado que, desde 2013, todos los años se repite el mismo porcentaje. La educación Secundaria superior general no incluye la formación profesional, más orientada al mercado laboral.

El apego de los suecos por el español se remonta a finales del siglo XX, cuando el país recibió muchos inmigrantes procedentes de las dictaduras de Latinoamérica. Pero actualmente, las razones de esta preferencia son otras, y tienen más que ver con la cultura, que actúa como “un auténtico imán”, en palabras del director del Instituto Cervantes de Estocolmo, Alberto Gascón. La sociedad sueca también se ha sumado al carro de los fenómenos como Rosalía o La casa de papel, que ha alimentado un interés por conocer más cosas sobre el país y, entre ellas, su idioma.

Que España sea un destino de vacaciones habitual para la población sueca también tiene algo que ver. Según cuenta Gascón, muchos aprovechan las vacaciones para ir a sitios como Canarias o Alicante. La diversión, el clima o la gastronomía son algunas de las razones que convierten a la península y las islas en un destino atractivo para los suecos.

Foto: Turistas alemanes siguen la final de la Eurocopa en Mallorca en 2021. (EFE/Atienza)

Pero existe otra cara de la moneda. “Consideran, erróneamente, por esa relación con la diversión, que es un idioma fácil de aprender”, explica el director. También, añade, piensan que por saberse canciones de Rosalía o haber visto series en español tienen medio camino hecho. Por eso, una vez que se ponen a aprenderlo, se pegan contra el muro de la realidad. “Empieza mucha gente, pero luego, si ves la evolución, muchos se quedan por el camino”. Conseguir que los estudiantes continúen sus estudios de español es uno de los retos principales de la institución cervantina, sobre todo por la cantidad de alumnos que se animan a conocerlo.

La escasez de docentes es otra piedra en el camino. Y la gran demanda de los estudiantes choca con la falta de profesores cualificados en español. Los centros educativos exigen que los maestros tengan una cualificación apropiada para impartir español, que sean titulados y tengan experiencia. Sin embargo, pocos profesionales responden a este perfil en el mercado sueco, lo que ha llevado a directores de los colegios a contratar personal con menos preparación, y eso no ayuda a lograr que los estudiantes mantengan su encanto por el idioma. “Si un alumno quiere estudiar español, se encuentra con un mal profesor”, lamenta Gascón.

La situación de escasez de docentes se agrava si se tiene en cuenta que el auge del español no se da solo en bachiller. Desde que los estudiantes inician Secundaria, a los 13 años, tienen la opción de aprender una segunda lengua extranjera, además del inglés, que es la que más estudiantes cursan por ser obligatoria. La falta de profesores afecta más si se tiene en cuenta que el 45% de los alumnos de lo que sería la ESO en Suecia eligieron matricularse en español en 2020, la cifra más alta después de Francia y que supera también el porcentaje de los alumnos de Bachillerato en la propia Suecia.

Allí, el porcentaje de alumnos que escogen español como segunda lengua extranjera es además significativamente mayor que el de otros idiomas como el francés, el alemán o el italiano, que no llegan al 20% de estudiantes en ninguno de los niveles educativos. Solo tiene más alumnos el inglés, que es obligatorio y consigue por eso un pleno en Secundaria y Bachillerato. El sistema educativo de Suecia establece como segundas lenguas extranjeras el francés, el alemán y el español. En los años 70, comenta el director del Instituto Cervantes en Estocolmo, el 75% de los alumnos estudiaban francés o alemán. Ahora, ambos representan el 35%.

Pero Suecia no es el único país del frente norte donde el español está de moda. El tercer puesto a nivel europeo también lo ocupa uno de sus vecinos, Noruega, donde 31% de los estudiantes de primera etapa de Secundaria y el 24% de los de Bachillerato aprenden español. El fanatismo también surca las aguas del atlántico, llegando hasta Islandia. No hay datos de 2020 del país, pero el año anterior al de la pandemia, el 24% de los alumnos de Bachillerato se matricularon en clases de español. Aunque esto no pasa en los estudios de Secundaria básica, donde no llegaron al 3% ese año.

Hay países que, pese a no estar entre los primeros con mayor porcentaje, empiezan a destacar por el fuerte incremento de alumnos que se están animando a estudiar nuestro idioma. Es el caso de Polonia que, aunque no es tradicionalmente el país donde más estudiantes aprenden español, en los últimos años el interés por hablarlo ha crecido entre las nuevas generaciones. Allí es donde más ha crecido la cantidad de alumnos de bachiller que estudian español desde 2013. Entonces, poco más del 3% de los estudiantes de educación Secundaria superior elegía este idioma. En 2020, último año con datos disponibles, la cantidad superaba el 15%, entrando en el ‘top 15’ de países europeos donde más se estudia español. Este auge, que ha multiplicado por cinco el número de alumnos en siete años, no se observa en ningún otro país de nuestro entorno.

Entre los alumnos de Secundaria, esa variación también se ve, pero a menor escala, ya que pasa del 1,4% a casi el 5% en 2019, pero en 2020, cae más de un punto. La ola es de tal magnitud que lleva años creciendo la demanda de profesores de español, afirma el que ha sido hasta este mes de septiembre director del Instituto Cervantes de Cracovia, Fernando Martínez-Vara del Rey. “Hay institutos que se han dirigido a nosotros para buscar profesores”, señala. Pero, a diferencia de Suecia, el país cuenta con una bolsa de trabajo de profesores hispanohablantes suficiente para cubrir, por el momento, esta demanda. El programa Erasmus es uno de los factores que ha contribuido a ello, apunta el director, facilitando el desplazamiento y contacto entre ambos países.

El español sigue quedando por debajo de lenguas como el inglés o el alemán, el idioma de su país fronterizo, pero está “muy por encima de otras lenguas romances”, asegura el director. “Son conscientes de que se habla en dos continentes”. Es una de las razones por las que, aunque las fronteras con Francia o Italia son más próximas, los polacos prefieren aprender español. Y más allá de la utilidad, la población polaca escoge nuestro idioma por los mismos motivos que los suecos: la cuestión vacacional y la exportación de la cultura hispanohablante, que va desde el fútbol hasta la música o las series. Martínez-Vara del Rey también destaca el papel que han tenido los hispanistas polacos a través de las asociaciones, que trabajan para acercar la cultura a los vecinos europeos.

Foto: Demostración aérea de la Patrulla Águila durante un evento en Polonia. (Reuters)

El caso de Polonia es excepcional, pero no es el único país que recluta cada vez más alumnos. Las comunidades francófonas y germánicas de Bélgica también han mostrado gran interés, subiendo casi siete puntos porcentuales en siete años. Austria e Irlanda también siguen esa línea, creciendo más de 5 y 4 puntos respectivamente. Pero a pesar del afán de algunos países, el inglés sigue siendo el idioma más estudiado en Europa, estando presente desde los inicios de la enseñanza. A diferencia del resto de lenguas, suele ser una asignatura obligatoria, por lo que el porcentaje realmente no mide el interés que tengan los alumnos por la lengua en sí.

El caso español

Como en el resto de Europa, en España, el inglés también eclipsa al resto de idiomas, siendo una asignatura obligatoria de cursar en la ESO y Bachillerato. Así, el idioma anglosajón consigue prácticamente el 100% de alumnos matriculados en ambos niveles educativos.

Bastante lejos de ese porcentaje queda el idioma de uno de nuestros países vecinos, Francia. El francés se estudia sobre todo en la ESO, donde un 40% asisten a clases de este idioma. En Bachillerato, la cantidad cae 22 puntos porcentuales, siendo la lengua que más estudiantes pierde. Todo lo contrario sucede en Francia, donde más de la mitad de los estudiantes de Secundaria estudian español y en Bachillerato la cifra se eleva al 75%.

El alemán es el siguiente más elegido por los españoles, aunque la cantidad de alumnos no llega al 5%. Después siguen, aunque con cifras casi anecdóticas, dos idiomas provenientes de países del sur de Europa, el italiano y el portugués, opciones muy poco ofertadas y solo escogidas por un 0,2% de los estudiantes españoles de Bachillerato.

Hace casi un año, el Ministerio de Asuntos Exteriores anunció la creación de la Dirección General del Español en el Mundo, con la intención de impulsar el idioma haciendo énfasis en su utilidad a nivel internacional. El español es ya uno de los idiomas más hablados del mundo. Es la lengua materna de 493 millones de personas y hay otras más de 590 millones que lo estudian. Aunque esto no es nuevo, ahora, con el auge de las series o la expansión de la música hispanohablante por todo el mundo, cada vez más gente se anima a aprenderlo. También en algunos países europeos, nuestra lengua gana cada vez más adeptos.

Lengua española
El redactor recomienda