Es noticia
Menú
La estrategia de Pekín con Taiwán se decide en un resort veraniego de la costa china
  1. Mundo
Análisis de GZERO Media

La estrategia de Pekín con Taiwán se decide en un resort veraniego de la costa china

Los principales dirigentes chinos se han reunido en la ciudad costera de Beidaihe. En un escenario ideal para Xi, sería un hito más antes del 20º Congreso del Partido. Sin embargo, la visita de Pelosi a Taipéi ha alterado los planes

Foto: Diferentes medios tratan la cuestión de Taiwán sus páginas tras la visita de Nancy Pelosi el pasado 2 de agosto. (REUTERS/Tingshu Wang)
Diferentes medios tratan la cuestión de Taiwán sus páginas tras la visita de Nancy Pelosi el pasado 2 de agosto. (REUTERS/Tingshu Wang)

Esta semana, los principales dirigentes del Partido Comunista chino se han congregado en el anual retiro estival en la ciudad costera de Beidaihe, al este de Pekín. Celebrado a puertas cerradas y con un perfil bajo, la reunión suponía un hito más antes del 20º Congreso del Partido Comunista Chino, en el que se espera que Xi Jinping sea reelegido como secretario general en un histórico tercer mandato.

El cónclave de Beidaihe es considerado como uno de los mayores eventos no oficiales en el calendario político de Pekín. Se le prohíbe acercarse a los medios de comunicación para lograr unas conversaciones francas y, sobre todo, muy privadas. Cuando altos funcionarios del partido desaparecen de repente de los programas televisivos, o cuando se detecta un incremento de la seguridad en la ciudad costera, son algunas de las pistas que hacen intuir que se está desarrollando el encuentro. Este año, las autoridades prohibieron temporalmente la entrada a Tesla, probablemente para impedir que la empresa tecnológica recabe información sobre la élite del Partido.

Foto: El presidente chino, Xi Jinping. (Reuters/Selim Chtayti)

La edición de 2022 ya ha concluido, pues el líder chino ha reaparecido en una visita a la provincia de Liaoning este miércoles tras dos semanas alejado de los focos. Un parón veraniego tras un año lleno de baches: la política del ‘covid-cero’ está destruyendo la economía, la crisis energética ha golpeado de lleno a los negocios, el mercado inmobiliario se ahoga en la deuda del país y la negativa de Pekín a condenar la invasión rusa ha tensado sus relaciones con Occidente todavía más. Un panorama poco optimista para el Xi en las vísperas de ser reelegido como máximo representante de la política china.

A pesar de todos los obstáculos, el Ejecutivo de Pekín tenía la situación controlada. Hasta que se produjo el pasado 2 de agosto el viaje de la congresista Nancy Pelosi a Taiwán mientras la élite política disfrutaba del ‘Maotai’ (el licor preferido de los dirigentes chinos) y de la playa. ¿Qué papel jugará la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU en los planes de Pekín con respecto a la isla que reclama como parte de soberanía? ¿Y como afectará al liderazgo de Xi dentro del partido en los momentos previos al 20º Congreso?

Foto: El ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, y la directora del Instituto Estadounidense de Taiwán, Sandra Oudkirk, despiden el avión que transporta a Nancy Pelosi a su salida de la isla. (Reuters)

Taiwán en el foco de atención

De puertas afuera, desde Pekín se ha interpretado el viaje de Pelosi como una injerencia de Washington en los asuntos internos de China. No obstante, en la esfera privada, en el Ejecutivo chino puede que impere cada vez más la sensación de que, independientemente de lo que EEUU haga, se está quedando sin opciones para conseguir la soberanía de Taiwán de manera pacífica antes de la fecha límite señalada —1 de octubre de 2049—, que marca el 100º aniversario de la República Popular China.

Las probabilidades de una reunificación pacífica de la isla bajo el modelo de ‘un país, dos sistemas’ —el mismo usado con Hong Kong, aunque ahora en una situación delicada— “son cada vez más pequeñas”, argumenta Lynette Ing, profesora en la Universidad de Toronto y autora del libro ‘Outsourcing Repression: Everyday State Power in Contemporary China’.

Foto: Un hombre mira las noticias relacionadas con el Ejército Popular de Liberación tras el aterrizaje de Nancy Pelosi en Taiwán. (EFE/Jerome Favre)

Sin embargo, China pagará un precio muy alto por anexionar Taiwán en contra de su voluntad. Las sanciones estadounidenses a las exportaciones de alta tecnología han provocado que Pekín sea más dependiente que nunca en los semiconductores producidos en Taipéi y no puede suplir esta demanda en el corto y medio plazo. Aun así, Ong opina que el viaje de la congresista “ha reforzado la posición de los dirigentes chinos de que no pueden quedarse de brazos cruzados”.

Asimismo, los acontecimientos de estas dos últimas semanas han incrementado las preocupaciones del Ejecutivo de Pekín sobre los próximos movimientos de actores externos. Según Neil Thomas, analista en Eurasia Group, esto ha reforzado de la visión de Xi Jinping de que “el entorno estratégico de China se ha vuelto más complejo”.

Foto: Imagen: EC Diseño.

Todo ello hace más probable que Pekín incremente sus demostraciones de fuerza alrededor de Formosa si Occidente realiza cualquier acción dirigida a alterar el ‘statu quo’ de Taiwán, como por ejemplo un proyecto de ley introducido en el Senado de EEUU para incrementar la ayuda a Taipéi y acabar con la ambigüedad estratégica de Washington con respecto a la isla desde la Ley de Relaciones de Taiwán de 1979.

Un arma de doble filo

Escalar la contienda con Taiwán es un arma de doble filo para Xi. Por un lado, puede avivar el fuego nacionalista en la nación asiática y desviar la atención de los problemas económicos de China, que empezaron a finales de 2021, y nada tienen que ver con la cuestión taiwanesa.

“La ralentización del crecimiento económico chino deriva de políticas implementadas durante muchas décadas que han contribuido a una demografía en declive, baja productividad y creciente deuda”, explica Thomas. Xi está intentando dar la vuelta a esta situación, pero su apuesta no está saliendo como esperaba.

Foto: Panel de cotizaciones en una calle de Hong Kong. (Reuters)

Por otro lado, un error de cálculo o sobrepasar los límites en las demostraciones de fuerza alrededor de la isla pueden desencadenar un conflicto armado con EEUU, algo que Xi querría evitar a toda costa.

El líder chino tiene mucho que perder si escoge iniciar una contienda con Estados Unidos por Taipéi, la cual sería “inherentemente impredecible y amenaza con socavar su autoridad justo antes del 20º Congreso del Partido Comunista chino”, argumenta Thomas. Dado que Xi ya domina el Partido, no necesita probar nada para demostrar sus capacidades. “Respuestas firmes y una escalada controlada son suficientes”, añade el analista de Eurasia Group.

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

Esta semana, los principales dirigentes del Partido Comunista chino se han congregado en el anual retiro estival en la ciudad costera de Beidaihe, al este de Pekín. Celebrado a puertas cerradas y con un perfil bajo, la reunión suponía un hito más antes del 20º Congreso del Partido Comunista Chino, en el que se espera que Xi Jinping sea reelegido como secretario general en un histórico tercer mandato.

Taiwán Noticias de China Xi Jinping
El redactor recomienda