Es noticia
Menú
Estados Unidos convoca al embajador chino y Taiwán dice estar "lista para responder" a la amenaza
  1. Mundo
tras la visita de nancy pelosi

Estados Unidos convoca al embajador chino y Taiwán dice estar "lista para responder" a la amenaza

China comenzó este jueves unas maniobras militares con fuego real en el estrecho de Taiwán que se prolongarán hasta el domingo, y el Estado insular hace un llamamiento de apoyo a la comunidad internacional

Foto: Foto: Reuters/Tyrone Siu.
Foto: Reuters/Tyrone Siu.

Las tensiones siguen creciendo en Taiwán en medio del despliegue militar con fuego real de China tras la reciente visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y acusaciones de "fuerte provocación". La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha afirmado esta mañana estar "monitoreando de cerca" los ejercicios militares del Ejército chino y estar "listos para responder según sea necesario" y ha pedido a la comunidad internacional que apoye al Estado insular para detener cualquier escalada de la situación.

La Casa Blanca convocó este jueves al embajador de China en Washington, Qin Gang, para condenar las medidas "de provocación" tomadas por Pekín contra Taiwán y reiterar que EEUU no quiere una crisis en la región, según informes de prensa. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, aseguró en una declaración publicada por 'The Washington Post' que la convocatoria del diplomático se produjo después de que las autoridades chinas hubieran comenzado sus maniobras. “Tras las acciones de China durante la noche, convocamos al embajador Qin Gang a la Casa Blanca para protestar por las acciones de provocación de la República Popular China”, dijo Kirby, que consideró "irresponsables" las "acciones militares". La Casa Blanca también reiteró al embajador Qin que su política de reconocimiento de "una sola China" sigue inamovible, así como su intención de mantener abiertas todas las líneas diplomáticas de comunicación.

China, por su parte, ha convocado a los representantes diplomáticos de países europeos y de Japón (que denunció que cinco misiles balísticos cayeron en aguas de su zona económica exclusiva, algo que no había ocurrido hasta ahora) en protesta por las últimas declaraciones de los ministros de Asuntos Exteriores del G7 mientras el alto representante de la UE, Josep Borrell, ha hecho un llamamiento a la calma para evitar que el conflicto suba aún más de nivel.

Buques y aviones de guerra del Ejército Popular de Liberación han cruzado este viernes la línea media del Estrecho de Taiwán, en un movimiento que el Ministerio de Defensa de la isla calificó de "fuerte provocación". Esta división funciona como una frontera no oficial pero tácitamente respetada por China y Taiwán.

Foto: Nancy Pelosi durante su visita a Taiwán.

Por su parte, la Cancillería china ha convocado a representantes diplomáticos de países europeos y de la Unión Europea (UE) en protesta por las declaraciones realizadas por los ministros de Asuntos Exteriores del G7 y el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores en relación con Taiwán, según recogen hoy medios chinos.

Los ministros de Exteriores del G7 pidieron este jueves a Pekín que se abstenga de usar la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, como "un pretexto para llevar a cabo acciones militares agresivas en el estrecho de Taiwán".

China impone sanciones a Pelosi

A mediodía, China ha elevado el tono al imponer sanciones contra Nancy Pelosi y sus familiares más cercanos por haber "interferido en sus asuntos internos" y ha suspendido la cooperación en materias como la judicial, la de cambio climático y en algunos mecanismos de seguridad.Entre ellos, la cooperación en la repatriación de inmigrantes ilegales, en la asistencia judicial penal, en la lucha contra los delitos transnacionales y las conversaciones sobre la lucha contra el cambio climático.

Foto: El ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, y la directora del Instituto Estadounidense de Taiwán, Sandra Oudkirk, despiden el avión que transporta a Nancy Pelosi a su salida de la isla. (Reuters)

Por su parte, el alto representante de la UE, Josep Borrell, reiteró en las últimas horas lo dicho por los ministros del G7 y pidió "a todas las partes que mantengan la calma y actúen con transparencia para evitar una escalada de tensión que pueda producir situaciones más graves".

En una entrevista con EFE, Borrell recalcó que "nadie puede modificar el 'statu quo' de forma unilateral y menos aún recurriendo a la fuerza", en referencia a las maniobras con fuego real de China y reconoció que "la tensión crece" en la región mientras tiene lugar estos días en la capital de Camboya la reunión ministerial de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, en la que el jefe de la diplomacia europea participa como invitado junto a sus homólogos de EEUU, China, Rusia y otras potencias.

La cartera de Exteriores china llamó a consultas al embajador japonés en China, Hideo Tarumi, por el mismo motivo.

"Nadie puede modificar el 'statu quo' de forma unilateral y menos aún recurriendo a la fuerza"

Las declaraciones de los representantes de Exteriores "distorsionaron los hechos" y suponen una "injerencia flagrante en los asuntos internos de China", según el vicecanciller chino, Deng Li. China declaró su "firme oposición" ante lo que considera un movimiento que "envía señales gravemente equivocadas".

En el caso de su vecino nipón, el vicecanciller explicó que la cuestión de Taiwán está relacionada "con los cimientos políticos de las relaciones entre China y Japón" y la "confianza básica entre ambas naciones". Deng recordó que "Japón colonizó Taiwán durante un largo tiempo", lo que le hace tener "responsabilidades históricas criminales", y recomendó al país nipón que "sea más cauto en sus palabras y acciones".

Este martes, el día en que Pelosi arribó en Taiwán, el Ministerio chino de Exteriores ya convocó al embajador de EEUU en el país asiático, Nicholas Burns, a quien trasladó el malestar de Pekín por esa presencia en la isla, que recibió "una condena unánime por una provocación deliberada y por jugar con fuego", según un comunicado.

Foto: Reacción al simulacro de fuego real realizado por China en Taiwán. (EFE/EPA/Ritchie B. Tongo) Opinión

El alto funcionario insistió en que EEUU pagará por sus errores y urgió al país a rectificar y tomar medidas prácticas para revertir "los efectos adversos" provocados por la visita de Pelosi antes de que la situación en el Estrecho y las relaciones bilaterales sean "irreparables". China comenzó este jueves unas maniobras militares con fuego real en el estrecho de Taiwán que se prolongarán hasta el domingo y que en la jornada de ayer incluyeron lanzamientos de misiles de largo alcance.

Se trata de la primera vez que se registran lanzamientos de este tipo en las inmediaciones de Taiwán desde la tercera crisis del Estrecho entre 1995 y 1997. Los ejercicios suponen el cierre del espacio aéreo y marítimo de seis zonas alrededor de la isla, algo que Taipéi define como "un bloqueo".

China, que calificó la visita de Pelosi como "farsa" y "traición deplorable", reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Las tensiones siguen creciendo en Taiwán en medio del despliegue militar con fuego real de China tras la reciente visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y acusaciones de "fuerte provocación". La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha afirmado esta mañana estar "monitoreando de cerca" los ejercicios militares del Ejército chino y estar "listos para responder según sea necesario" y ha pedido a la comunidad internacional que apoye al Estado insular para detener cualquier escalada de la situación.

Japón G7 Unión Europea Taiwán Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda