Es noticia
Menú
La central nuclear que Rusia ha reconvertido en fortaleza para desafiar la contraofensiva de Kiev
  1. Mundo
Guerra en Ucrania

La central nuclear que Rusia ha reconvertido en fortaleza para desafiar la contraofensiva de Kiev

Un ataque podría alcanzar las barreras de contención que cubren los reactores. Si eso llegase a ocurrir, existe el riesgo de que se produzca una explosión, similar a la de Chernóbil

Foto: Un militar ucraniano apunta con un arma a una posición cercana a la línea del frente en la región de Zaporiyia. (Reuters/Dmytro Smolienko)
Un militar ucraniano apunta con un arma a una posición cercana a la línea del frente en la región de Zaporiyia. (Reuters/Dmytro Smolienko)

Los persistentes intentos de Kiev por recuperar los territorios ocupados en el sur de Ucrania han llevado a Rusia a convertir Zaporiyia —la mayor planta nuclear de Europa y una de las mayores del mundo— en una fortaleza militar. Las tropas ucranianas, en cambio, no pueden responder a los ataques lanzados por Moscú desde estas instalaciones, ya que corren el riesgo de dañar alguno de los seis reactores y provocar una explosión nuclear similar a la de Chernóbil.

Tal y como informó El Confidencial al comienzo de la invasión, estas instalaciones están dotadas con seis reactores tipo WWER-1000 de agua presurizada de 1.000 MW de potencia cada uno, lo que le permite contar con una potencia total de 6.000 MW. Para contextualizarlo, en España hay cinco centrales nucleares con siete reactores en total. Eso significa que la potencia total disponible de España es de unos 7.400 MW.

Foto: Ataque aéreo ala central nuclear de Zaporiyia. (Reuters)

Moscú está utilizando el miedo a un nuevo accidente nuclear para desafiar la contraofensiva de Kiev en el sur del país. “Las tropas rusas se esconden en la central nuclear para no ser atacados”, ha explicado el alcalde de Nikopol en declaraciones recogidas por ‘The New York Times’. El propio edil, que informa diariamente en su canal de Telegram de los avances del Ejército ucraniano en la región, ha señalado que en la última semana ha vuelto a aumentar el número de personas que han abandonado la ciudad por esta situación.

Precisamente, Kiev ha ordenado la evacuación de la población civil de las zonas de la región de Donetsk controladas por el Ejército ucraniano. De cara al invierno, tienen que evacuarse más de 50.000 niños y unos 200.000 adultos, según las autoridades ucranianas.

Foto: El presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú, Rusia. (Reuters)

El Ejército ruso mantiene la presión en Donetsk, el principal objetivo de la ofensiva de Moscú tras clamar a comienzos de julio victoria en la vecina Lugansk, donde se mantienen pequeños focos de resistencia. Los ataques desde la central suponen un obstáculo más en el avance de las tropas ucranianas para recuperar el control de Jersón.

Miedo a un accidente nuclear

Las fuerzas rusas ocupan las instalaciones de Zaporiyia desde el pasado cuatro de marzo, pero no ha sido hasta hace apenas tres semanas cuando realmente han empezado a hacer uso de las mismas, de acuerdo con las autoridades ucranianas. Desde entonces, Ucrania teme provocar un accidente nuclear y, por ello, ha apostado por ejecutar ataques de precisión para defenderse que eviten dañar los reactores.

Foto: Serguéi, soldado encargado de arreglar los coches civiles del Ejército desplegado en el Donbás. (Alicia Alamillos)

El 20 de julio, la administración militar prorrusa de la ciudad de Energodar, aledaña a la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de su tipo en Europa, acusó al Ejército ucraniano de perpetrar cuatro ataques con drones kamikaze contra esta instalación energética.

Estos combates han vuelto a poner a esta central nuclear en el punto de mira del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), cuyo director ha pedido este lunes que se permita el acceso de expertos de la agencia para evitar una tragedia."Necesitamos el apoyo de todos para hacer que esto ocurra. Estamos preparados", ha dicho el argentino Grossi en un discurso durante el acto de apertura de la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP), que se celebra en la sede de la ONU hasta el próximo 26 de agosto.

Foto: Soldados ucranianos en la carretera de Bakhmut. (EFE)

"Mientras esta guerra continúa, la inacción es inconcebible", ha recalcado Grossi, que ha subrayado que hay que evitar que el conflicto cause "una tragedia nuclear" en Ucrania, pues la situación en esta central se hace "más peligrosa cada día" que pasa.

De acuerdo con ‘The New York Times’, solo un ataque directo con un arma potente podría alcanzar las barreras de contención de más de un metro de grosor que cubren los reactores. Si eso llegase a ocurrir, existe el riesgo de que se produzca una explosión nuclear, similar a la de Chernóbil en 1986. Otro de los riesgos es que un misil impacte en el combustible gastado, altamente radiactivo, almacenado en bidones de hormigón, y propague la radiación.

A ello hay que sumar el estrés al que están sometidos los empleados de esta central, que vive en un limbo normativo nuclear, ya que los militares rusos controlan la planta, pero son los ingenieros ucranianos los que la están operando. Mientras, al otro lado del río, en Nikopol, los hospitales han comenzado a prepararse con pastillas de yodo ante un posible accidente radiactivo.

Blinken ha acusado a Rusia de estar usando la central nuclear ucraniana de Zaporiyia como base militar desde la que lanzar ataques

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha acusado a Rusia este lunes de estar usando la central nuclear ucraniana de Zaporiyia como base militar desde la que lanzar ataques. "Rusia está usando esta planta como una base militar para disparar a los ucranianos sabiendo que (los ucranianos) no pueden y no van a responder a los disparos, porque podrían golpear un reactor nuclear o desechos altamente radiactivos almacenados", ha afirmado Blinken en un discurso en la sede de Naciones Unidas.

"Esto lleva el concepto de usar un escudo humano a un nivel totalmente distinto y horrendo", ha insistido el jefe de la diplomacia estadounidense, que representó a su país en la apertura de una conferencia para revisar el Tratado de No Proliferación nuclear (TNP).

Blinken ha especificado que la invasión rusa de Ucrania, además de una grave violación de la ley internacional, es un ataque directo al sistema de no proliferación atómica al ir en contra de las garantías de seguridad que Moscú había dado a Kiev en 1994 para que se deshiciese del arsenal nuclear heredado de la Unión Soviética. Según ha asegurado, este movimiento lanza "el peor mensaje posible" para todos aquellos países que estén pensando si necesitan armas atómicas para protegerse. Blinken, además, ha cargado contra el presidente ruso, Vladímir Putin, por usar la carta de las armas nucleares de su país para disuadir a otros de meterse en el conflicto ucraniano.

Los persistentes intentos de Kiev por recuperar los territorios ocupados en el sur de Ucrania han llevado a Rusia a convertir Zaporiyia —la mayor planta nuclear de Europa y una de las mayores del mundo— en una fortaleza militar. Las tropas ucranianas, en cambio, no pueden responder a los ataques lanzados por Moscú desde estas instalaciones, ya que corren el riesgo de dañar alguno de los seis reactores y provocar una explosión nuclear similar a la de Chernóbil.

Conflicto de Ucrania Centrales nucleares
El redactor recomienda