Es noticia
Menú
Peligrosa escalada de tensiones entre EEUU y China por la posible visita de Pelosi a Taiwán
  1. Mundo
La visita más importante en 25 años

Peligrosa escalada de tensiones entre EEUU y China por la posible visita de Pelosi a Taiwán

Los planes de Nancy Pelosi de visitar Taiwán en agosto han desatado una contienda diplomática que amenaza con escalar aún más las tensiones entre Washington y Pekín

Foto: Ejercicio militar de la armada taiwanesa. (EFE/Ministerio de Defensa de Taiwán)
Ejercicio militar de la armada taiwanesa. (EFE/Ministerio de Defensa de Taiwán)

Los planes de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, de visitar Taiwán este mes de agosto han desatado un terremoto diplomático que amenaza con escalar aún más las tensiones entre Washington y Pekín. Sin embargo, el viaje, un gesto de solidaridad con Taipéi ante la creciente agresividad de China hacia la isla, ha enfurecido al gigante asiático. "[Habrá] serias consecuencias", ha advertido el Ministerio de Defensa chino sobre el posible viaje de la funcionaria estadounidense.

De llevarse a cabo, Pelosi sería el cargo político estadounidense de más alto nivel en visitar Taiwán desde 1997, cuando otro presidente de la Cámara Baja, Newt Gingrich, se desplazó al territorio taiwanés, sobre el que China reclama su soberanía pese a ser completamente autónomo. La propia Pelosi canceló un viaje oficial a Taipéi programado en abril de este año tras resultar infectada con covid-19. Ya en ese momento Pekín dejó claro su rechazo a esta maniobra diplomática que el ministro de Asuntos Exteriores chino calificó de “provocación deliberada”. En esta oportunidad, la reacción ha sido más frontal y amenazadora.

Foto: Un hombre mira las noticias relacionadas con el Ejército Popular de Liberación tras el aterrizaje de Nancy Pelosi en Taiwán. (EFE/Jerome Favre)

"El ejército chino no permanecerá inmóvil. Se tomarán las medidas oportunas para frustrar cualquier injerencia por parte de actores externos e intentos secesionistas de conseguir la independencia de Taiwán", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa chino sobre una eventual visita. Un tono que ha llevado a algunos analistas y expertos a especular —aunque no haya ningún tipo de información oficial— con la posibilidad de una respuesta o gesto militar chino.

Este nuevo episodio ha reactivado las tensiones entre ambas potencias, cuyas relaciones llegaron a su punto más bajo en décadas durante la guerra comercial impulsada por la administración de Donald Trump. La emergencia del coronavirus aceleró el desencuentro entre las dos mayores economías mundiales, cuyos intereses geopolíticos se encuentran cada vez más enfrentados, desde Taiwán a Ucrania o la lucha por la influencia en la región del Asia-Pacífico. En este contexto, la Casa Blanca ha mostrado su preocupación y el presidente Joe Biden se refirió a esta cuestión desde el Pentágono asegurando que "los militares de EEUU no creen que sea una buena idea ahora mismo”. Algunos medios incluso apuntan a la posibilidad de que el Gobierno de Biden esté intentando convencer a Pelosi de que cancele el plan.

Foto: Portadas de los periódicos taiwaneses tras las elecciones estadounidenses de 2020. (EFE/David Chang)

"El viaje a Taiwán se supo después de que el Financial Times publicara sobre la visita citando media docena de fuentes anónimas, lo que plantea la cuestión de quién estaba dispuesto a hacer públicos los planes [de Pelosi] y por qué. ¿Vino la filtración inicial del equipo de Pelosi buscando publicidad adicional? ¿Fue alguien en el Gobierno intentando torpedear el viaje? ¿Fue tan solo un error?", se preguntaba el analista Mike Chinoy, del Instituto EEUU-China de la Universidad del Sur de California, en una columna publicada en 'Foreign Policy'.

"Pero ahora que se sabe, Estados Unidos tiene un dilema. Si Pelosi no va, parecerá que Washington permite al Gobierno chino poner los límites a la naturaleza de las relaciones entre EEUU y Taiwán (...) Sin embargo, si Pelosi ignora las advertencias de Pekín podría generar una nueva y peligrosa crisis sobre Taiwán", agregó el experto.

"El ejército chino no permanecerá inmóvil. Se tomarán las medidas oportunas para frustrar cualquier injerencia por parte de actores externos"

Pekín tampoco tiene incentivos para relajar el tono, ya que la eventual visita de Pelosi se produciría a las puertas del 20º Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebra a finales de año y dónde se espera que el líder Xi Jinping consiga un inédito tercer mandato al frente del gigante asiático. En esta circunstancia, el Gobierno chino no quiere mostrar ningún signo de debilidad. Además, el 1 de agosto China celebra el aniversario de la constitución del Ejército Popular de Liberación, lo que añade todavía más carga simbólica al contexto en el que Pelosi viajaría al territorio reclamado por Pekín.

El pasado mes de mayo, una visita de varios congresistas a Taiwán enfureció al Gobierno chino, que acusó a la administración Biden de haber cambiado su política con respecto a Taiwán. En junio, el ministro de defensa chino afirmó que el Ejército Popular de Liberación aplastaría cualquier intento de Taipéi de "conseguir su independencia", al tiempo que advirtió a EEUU que su injerencia en esta cuestión tendría graves consecuencias.

Foto: EC Diseño

Mientras, el portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan y otros navíos de la fuerza naval de EEUU se estarían dirigiendo hacia Taiwán, pasando por el disputado territorio del Mar del Sur de China, como respuesta a la escalada de tensiones a raíz del posible viaje de Nancy Pelosi, según publicó el medio regional 'South China Morning Post'. Además, la agencia estadounidense AP aseguró que el Pentágono estaba preparado para enviar cazas y barcos de guerra para proteger a la congresista. En paralelo, Taipéi ha llevado a cabo una serie de ejercicios militares aéreos como reacción a la agresiva respuesta de Pekín y lo que perciben como una creciente amenaza de acciones militares.

Por el momento, EEUU y China parecen inclinados a darle una oportunidad a la diplomacia preventiva y el jueves hay programada una reunión telemática entre los presidentes Joe Biden y Xi Jinping para tratar de dirimir esta crisis, dijo un funcionario de la Casa Blanca a la CNN.

La cuestión de Taiwán y su papel en las relaciones entre Washington y Pekín viene de lejos. Desde que normalizó relaciones con China en 1979, Estados Unidos siempre ha jugado la carta de la ambigüedad estratégica en sus vínculos con Taipéi. Por un lado, respeta el reclamo soberano de china sobre la isla y, al mismo tiempo, mantiene lazos diplomáticos y militares con Taipéi. Biden llegó a afirmar en mayo que EEUU defendería militarmente a Taiwán en caso de que la muchas veces amenazada invasión por parte de Pekín se materialice.

Los planes de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, de visitar Taiwán este mes de agosto han desatado un terremoto diplomático que amenaza con escalar aún más las tensiones entre Washington y Pekín. Sin embargo, el viaje, un gesto de solidaridad con Taipéi ante la creciente agresividad de China hacia la isla, ha enfurecido al gigante asiático. "[Habrá] serias consecuencias", ha advertido el Ministerio de Defensa chino sobre el posible viaje de la funcionaria estadounidense.

Taiwán Xi Jinping Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda