Es noticia
Menú
El peor suegro del mundo: ¿por qué el yerno de Vladímir Putin reniega de él?
  1. Mundo
Se niega a reconocer cualquier vínculo

El peor suegro del mundo: ¿por qué el yerno de Vladímir Putin reniega de él?

Faassen es un empresario holandés con una vida secreta. No confirma su relación con María Putin, pero han vivido en Holanda y han recibido visitas del presidente ruso

Foto: Vladímir Putin se dirige a Rusia por la televisión nacional. (EFE/Sergei Ilnitsky)
Vladímir Putin se dirige a Rusia por la televisión nacional. (EFE/Sergei Ilnitsky)

En Países Bajos, usa el seudónimo de Vorontsova. Sus amigos la conocen como Masja. Pero en la vida real se llama María, nació en 1985 y su apellido es Putin. Es mujer de negocios y una académica especializada en el sistema endocrino. Estudió biología en la Universidad de San Petersburgo y medicina en la Estatal de Moscú. Su rostro es de los más conocidos de la familia del presidente ruso porque ha expuesto ante las cámaras su talento como bailarina de rock & roll. Pero en Holanda también interesa por su vida privada con su pareja (o ex) Jorrit Faassen, un empresario holandés con una vida blindada que se niega a reconocer cualquier vínculo con la primogénita de Putin.

Ambos compartían techo desde 2009 en un ático del pueblo holandés de Voorschoten. Su intocable padre incluso la visitó en varias ocasiones y los testigos dicen haberle visto pasear por los pasillos del Albert Heijn, el supermercado de cabecera de los holandeses. No se sabe cuándo o cómo se conoció la pareja, pero las fotos que se han filtrado en los medios rusos muestran a María ya en 2008 posando con una bicicleta delante de un canal o en Ámsterdam con un coche de matrícula holandesa. Incluso se disfrazó en carnavales en la ciudad holandesa de Maastricht e hizo vida social con el empresario y consultor holandés, siempre en secreto. Además, a falta de confirmación oficial, ha publicado artículos científicos bajo el nombre de María Faassen.

Foto: Cena en el Museo del Prado de los jefes de Estado y jefes de Gobierno que participan en la cumbre de la OTAN. (EFE/Chema Moya) Opinión

La relación también fue noticia en los medios rusos más independientes, aunque nunca fue confirmada oficialmente por ninguna de las familias. El perfil que siempre se ha dibujado de Faassen es de un holandés nacido en 1980 en Leiden, hijo del pintor Casper Faassen. Se mudó a Moscú el 15 de abril de 2006, nada más terminar ingeniería en la Universidad de Ciencias Aplicadas de La Haya, con la intención de trabajar para Gazprom. Lo logró en 2007, como director de Desarrollo Comercial. Se cree que ya entonces conocía a María y que fue ella quien, probablemente, influyó en que lograra su empleo en el gigante energético ruso. También trabajó como vicepresidente de la gran constructora rusa OAO Stroytransgaz (2008-2010) y fue alto ejecutivo en la consultora ACO MEF-audit.

'Atropellado' por siete guardaespaldas

Pero el público general se enteró de la existencia de Faassen en noviembre de 2010, con lo que ya se ha convertido en la leyenda más recurrente para mostrar su importancia para el señor del Kremlin. El empresario holandés conducía su BMW en Moscú cuando el convoy del banquero ruso Matvey Urin chocó con su coche. Eso causó tal altercado que los siete guardaespaldas de Urin dieron una paliza a Faassen con bates de béisbol, destrozándole la cabeza y dejándole heridas importantes. Pero él memorizó las matrículas de los coches y se lo hizo saber a quien manda en Rusia. El propio jefe de la policía de Moscú, el general Vladímir Kolokoltsev, fue personalmente a detener a los acusados.

Urin, entonces de 34 años, y su séquito tuvieron que pasar cuatro años y medio en la cárcel. Los bancos para los que Urin había estado trabajando quebraron durante la investigación y el Banco Central de Rusia retiró cuatro de las cinco licencias bancarias, según 'The Moscow Times'. También recibió una agravante por posesión de armas y drogas. No se ha sabido nada de él desde entonces. Pero Faassen se recuperó de las heridas y siguió con su carrera en todo tipo de empresas relacionadas con Gazprom, la empresa que domina el mercado mundial del gas. Ya nadie se atrevía a tocar al que fuera, al menos presuntamente, el yerno holandés de Putin.

Foto: Vladímir Putin, en una imagen de archivo. (Getty/Mariana Massey)

Todo iba sobre ruedas para la pareja, que mantenía su amor en secreto. Hasta que empezó la agresión rusa a Ucrania. No la del pasado febrero, sino la de 2014, con la anexión de Crimea y las revueltas prorrusas del Donbás. El 17 de julio de 2014, un misil buk ruso derribó un avión de Malaysia Airlines que había despegado minutos antes del aeropuerto de Ámsterdam con 298 pasajeros, casi 200 de ellos holandeses. Fue una tragedia traumática para la sociedad y el Gobierno neerlandeses, y el inicio del deterioro de las relaciones con Rusia. Los tribunales acabaron responsabilizando oficialmente a Moscú de lo ocurrido, aunque el Kremlin lo siga negando hasta la fecha. Hoy se conoce como la tragedia del MH17 y es una de las páginas de la historia reciente más dolorosas para los holandeses.

Mejor que no se sepa

Como todo lo que tenga que ver con Putin, la información sobre su círculo cercano es difícil de confirmar con fuentes oficiales, así que todo lo que se conoce es fruto de investigaciones de expertos y periodistas, incluidos medios rusos independientes como Meduza o Current Time TV. Por su parte, los medios holandeses aseguran que el presidente ruso mandó un avión privado al aeropuerto de Róterdam esa misma noche para sacar a su hija y a su yerno del país hacia un lugar seguro, antes de que la ira popular se trasladara a Voorschoten. Algo que, como bien se temía Putin, ocurrió.

La zona se llenó de carteles contra Putin, la policía comenzó a vigilar más de cerca el vecindario y la pareja ya no era una más en el barrio. A pesar de ello, los vecinos se niegan a hablar o dar su nombres. "Putin no es un presidente cualquiera, es un dictador, por supuesto que busqué en Google. Tiene sangre en las manos", dijo una mujer a los periodistas. "Es mejor que no se sepa mucho quién eres", afirmó su marido.

Foto: El primer ministro neerlandés, Mark Rutte. (EFE/Sem van der Wal)

Su ático de lujo quedó vacío desde entonces y pasó años con el cartel de 'Te Koop' (se vende) hasta que lograron traspasarlo. Y, con la invasión de Ucrania, los problemas se han trasladado a otra parte. En 2019, el empresario holandés compró un terreno edificable en Duivendrecht, cerca de Ámsterdam. Es un vecindario tranquilo y los planos de construcción recibieron la aprobación oficial este febrero, pero todavía se estaban concretando las fechas para iniciar las tareas de construcción.

La idea era levantar seis edificios comerciales y cuatro apartamentos para alquilarlos. Pero, en marzo, el municipio decidió que no se puede hablar sobre ese terreno "por la situación internacional" de guerra. "Las conversaciones fueron interrumpidas y suspendidas de inmediato", dice el ayuntamiento. Faassen compró el terreno a su nombre por 450.000 euros. Transfirió ese dinero a Molenkade Ontwikkeling BV, la pequeña empresa de la que él mismo era director y que ya era propietaria del solar desde hacía un tiempo. ¿Compró el terreno en vista de las sanciones contra los Putin, o realmente ya no hay relación con ellos?

Los rumores de ruptura entre la pareja circulan en Holanda desde aquellas tensiones por el MH17. Ambos tienen hoy una hija en común, a la que cuida María, según los medios holandeses. "Me gustaría borrar esa historia, pero tengo que pensar en cómo quiero hacerlo exactamente", dijo Faassen, que hoy tiene 42 años. De momento, niega que Putin sea su suegro, y dice que esos "rumores" le han traído muchos problemas. Uno de ellos es la rabia de sus compatriotas desde la agresión a Ucrania a principios de este año. Los vecinos se han acercado a pedirle a María que interceda por los ucranianos y pida a su padre detener la guerra. Pero Masja, Vorontosova o María es solo una leyenda viva y no confirmada en Holanda.

En Países Bajos, usa el seudónimo de Vorontsova. Sus amigos la conocen como Masja. Pero en la vida real se llama María, nació en 1985 y su apellido es Putin. Es mujer de negocios y una académica especializada en el sistema endocrino. Estudió biología en la Universidad de San Petersburgo y medicina en la Estatal de Moscú. Su rostro es de los más conocidos de la familia del presidente ruso porque ha expuesto ante las cámaras su talento como bailarina de rock & roll. Pero en Holanda también interesa por su vida privada con su pareja (o ex) Jorrit Faassen, un empresario holandés con una vida blindada que se niega a reconocer cualquier vínculo con la primogénita de Putin.

Conflicto de Ucrania Vladimir Putin
El redactor recomienda