Es noticia
Menú
La UE se atasca ante el "chantaje" ruso de la crisis alimentaria y pasa la pelota a la ONU
  1. Mundo
Vías alternativas o misión naval

La UE se atasca ante el "chantaje" ruso de la crisis alimentaria y pasa la pelota a la ONU

Los Veintisiete evitan discutir soluciones concretas al bloqueo de las exportaciones de grano de Ucrania. Ante las peticiones de una misión naval, apuntan a Naciones Unidas

Foto: Foto: EFE/EPA/Friedemann Vogel.
Foto: EFE/EPA/Friedemann Vogel.

En la última fase del toma y daca de las negociaciones entre Rusia y Ucrania, la protagonista es el hambre. La invasión rusa de Ucrania ha cambiado por completo la política energética de la Unión Europea y su actitud respecto a la política de seguridad y defensa; está sacudiendo las economías comunitarias y poniendo en jaque la recuperación tras la pandemia. Pero cumplidos los tres meses de invasión, la perspectiva de una inminente crisis alimentaria global ha centrado el último Consejo Europeo de jefes de Estado y de Gobierno de este martes en Bruselas.

Ucrania es el quinto exportador mundial de trigo, pero el bloqueo ruso de los puertos en el mar Negro (Odesa y Nikolaev gestionaban el 90% de las exportaciones de grano ucranianas) desde el pasado febrero ha impedido casi por completo sus exportaciones. Rusia, el principal exportador mundial del cereal, con valores de más de 10.000 millones de dólares, está viendo afectado su negocio por el régimen de sanciones y por el propio bloqueo del mar Negro, principal vía de acceso ruso al Mediterráneo y sus países ribereños de Oriente Medio, que estarían entre los más afectados por una crisis en el suministro de grano.

Foto: Un puñado de grano en una granja de la provincia de Lviv. (A. A.)
Un solo grano de trigo para explicar la tragedia de la invasión de Ucrania
Alicia Alamillos. Lviv (Ucrania) Infografía: Rocío Márquez

Sin embargo, en su encuentro este martes, los líderes europeos, si bien han repasado la situación, han evitado abordar las posibles soluciones a fondo. Desde el inicio de la invasión, Ucrania ha incidido en la necesidad de asegurar sus exportaciones de grano no solo por su viabilidad económica, sino para impedir una crisis alimentaria global que se cebe en los países más pobres y dependientes de África y Oriente Medio. Por su parte, Rusia ha culpado de esa misma inminente crisis alimentaria al régimen de sanciones de que es objeto y en la última semana su presidente, Vladímir Putin, se ha ofrecido a levantar el bloqueo a los puertos ucranianos a cambio de que la Unión retire sus sanciones. “Esto es lo que podemos esperar del régimen de Moscú, así que no creo que nos veamos tentados a discutirlo”, explicaba una fuente diplomática antes del encuentro a El Confidencial.

'Escolta marítima' o vías alternativas

Y aunque desde la Unión Europea se está empezando a hablar de rutas alternativas para sacar el grano almacenado en Ucrania —vía fluvial o por tren— y facilitar su exportación desde otros puertos europeos como Rumanía o Polonia, en este Consejo los líderes europeos han evitado hablar en profundidad sobre soluciones concretas, sobre estas nuevas vías o incluso la posibilidad de una misión naval para escoltar a los barcos de grano desde el puerto de Odesa. En este último caso, sería siempre como una operación de Naciones Unidas. Aunque voces como la del primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, han incidido en "las capacidades de Polonia" para "aumentar las capacidades de exportación de Ucrania" con "el apoyo de los socios de la Unión Europea" en su conjunto, los resultados de la cumbre por el momento se han limitado a incidir en su apoyo a los esfuerzos de Naciones Unidas y el G-7.

"Rusia no debe ganar, pero no daremos [a Ucrania] armamento pesado, no vaya a ser que se ofenda Rusia. Putin debe perder, pero no impongamos nuevas sanciones. Millones morirán de hambre, pero no estamos preparados para convoyes militares con grano", ha declarado con sorna Mykhailo Podoliak, asesor de la presidencia de Volodímir Zelenski y uno de los principales negociadores del equipo ucraniano mientras se celebraba la cumbre y cuando ya se veía que no se iba a tomar ninguna decisión concreta. "El aumento de los precios no va a ser lo peor que espera al mundo democrático si siguen con semejantes políticas", ha continuado advirtiendo Podoliak. Más diplomático ha sido el ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba, quien ha incidido en que el Gobierno ucraniano está colaborando en una operación dirigida por Naciones Unidas para proveer de un 'corredor seguro' para la exportación de grano.

Foto: La invasión rusa busca debilitar el campo ucraniano. (EFE/Clemens Bilan)

Fuentes comunitarias explican que Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, tiene intención de reunirse en los próximos días con António Guterres, secretario general de la ONU. Pero aunque el propio Gobierno ucraniano ha defendido la posibilidad de esas vías alternativas al mar Negro, expertos consultados por El Confidencial ponen en duda la viabilidad de estas opciones.

"Los límites de lo que pueden sacar de Ucrania es el 20% de lo que se necesita, y esa cifra siendo optimista", explica Mike Lee, director de la consultora Green Square Agro y especializado en exportaciones agrícolas de Ucrania y Rusia. A la falta de infraestructura para sacar el grano de Ucrania, se añaden los costes extra en un producto con márgenes económicos muy limitados. Sobre la crisis alimentaria global, Lee apunta a las decisiones políticas: "No es una cuestión de que el grano falte [instados por el Gobierno de Kiev, los agricultores ucranianos han adelantado sus ciclos de cosechas y ampliado las zonas cultivables para suplir las áreas afectadas por el conflicto], el grano está en el sistema, esperando en los almacenes de Odesa. Pero tiene que salir por los puertos del mar Negro. No hay realmente una alternativa viable al mar Negro en este momento. Es una decisión que se tiene que tomar políticamente".

Y ahí es donde Rusia está intentando utilizar el hambre como una nueva herramienta de presión internacional que fuerce a Ucrania a sentarse a la mesa de negociaciones o que acabe por doblar el brazo de las sanciones occidentales. “Esta crisis afecta especialmente a nuestros países por su fuerte dependencia de la producción de trigo rusa y ucraniana”, ha defendido en el Consejo Europeo el presidente de la Unión Africana y primer ministro senegalés. En su discurso, ha explicado a los líderes europeos que, efectivamente, parte de sus sanciones están complicando la resolución de la crisis alimentaria.

Foto: Zelenski, en uno de sus discursos. (EFE/Grant Ellis)

“Me gustaría decirles que nuestros países están muy preocupados por los efectos colaterales de la interrupción causada por el bloqueo del sistema de pago de Swift debido a las sanciones”, ha señalado, en referencia a las sanciones adoptadas por la UE, por las que se ha excluido a numerosos bancos rusos del sistema de comunicaciones de transacciones financieras conocido como Swift, sin el que los pagos se vuelven más lentos y burocráticos.

“Cuando el sistema Swift se interrumpe, significa que incluso si los productos existen, el pago se vuelve complicado, si no imposible. Me gustaría insistir en que esta cuestión sea examinada lo antes posible por nuestros ministros competentes para encontrar soluciones adecuadas”, ha señalado durante su intervención.

Foto: Un hombre en la ciudad de Borodyanka, tras la salida de las tropas rusas. (EFE/Oleg Petrasyuk)

Para Ucrania, Rusia —que ha multiplicado en la última semana sus contactos con líderes europeos, como el francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz o el italiano Mario Draghi— está utilizando la crisis alimentaria como una baza de chantaje. Desde ya unos días antes del comienzo de la invasión, el 24 de febrero, la flota militar rusa ha bloqueado el tráfico marítimo desde los puertos ucranianos del mar Negro y ocupado los del vecino mar de Azov. A la amenazadora presencia de los buques rusos se añade que Ucrania habría minado las aguas cercanas a su costa. En este contexto, ninguna aseguradora está cubriendo ni siquiera el tráfico de barcos bajo bandera no ucraniana en estas rutas. El Ministerio de Defensa ucraniano ha defendido la necesidad de esas minas "por las continuas y creíbles amenazas de un asalto anfibio ruso desde el mar Negro", y que Moscú estaría intentando presentarse como el "actor razonable" cuando en realidad estaría usando la carta de la seguridad alimentaria global con "objetivos políticos" para "culpar a Occidente".

En un encuentro este martes en Kiev, al que asistían ex altos cargos del Ministerio de Defensa ucraniano, han defendido que, en caso de que se llegue a un acuerdo con Rusia para el paso de barcos ucranianos cargados de grano, Moscú no cumplirá su parte y podría hundirlos si no se contara con una suerte de "paso seguro", es decir, una escolta de buques militares de países de la OTAN como Turquía o Reino Unido.

En la última fase del toma y daca de las negociaciones entre Rusia y Ucrania, la protagonista es el hambre. La invasión rusa de Ucrania ha cambiado por completo la política energética de la Unión Europea y su actitud respecto a la política de seguridad y defensa; está sacudiendo las economías comunitarias y poniendo en jaque la recuperación tras la pandemia. Pero cumplidos los tres meses de invasión, la perspectiva de una inminente crisis alimentaria global ha centrado el último Consejo Europeo de jefes de Estado y de Gobierno de este martes en Bruselas.

Conflicto de Ucrania Ucrania Unión Europea
El redactor recomienda