Es noticia
Menú
Los daneses hacen historia en un referéndum y deciden formar parte de la defensa de la UE
  1. Mundo
La invasión rusa lo cambia todo

Los daneses hacen historia en un referéndum y deciden formar parte de la defensa de la UE

Pese al tradicional escepticismo sobre una mayor integración con la Unión, el país escandinavo decide que no se puede "quedar solo" y opta por ganar influencia en la política comunitaria de seguridad y defensa

Foto: La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, durante una visita a las tropas. (EFE/Mads Claus Rasmussen)
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, durante una visita a las tropas. (EFE/Mads Claus Rasmussen)

Dinamarca ha sido históricamente uno de los miembros de la Unión Europea más escépticos a la hora de estrechar la colaboración y los vínculos con Bruselas. Sin embargo, este miércoles 1 de junio los daneses han decidido en un histórico referéndum que, por primera vez, pasarán a participar en las decisiones de defensa tomadas desde la UE. La comisión electoral dijo que, escrutado el 96% de los votos, el 66,8% votó a favor y el 33,2% en contra. Un resultado aplastante que demuestra hasta qué punto la invasión rusa de Ucrania ha trastocado la opinión pública en materia de seguridad.

De los Veintisiete, el país escandinavo ha sido el único que se ha mantenido voluntariamente alejado durante 30 años de las decisiones que han implicado la seguridad y la defensa de la Unión. El resultado de la consulta popular supone que, de ahora en adelante, Dinamarca estará presente en la toma de decisiones de las misiones que lidera Bruselas. Actualmente, estas operaciones están desplegadas principalmente en las fronteras externas de la UE, como en Libia, el Sahel y los Balcanes, además de centrarse en proyectos de coordinación para reforzar la ciberseguridad entre los Estados miembros.

Foto: Entrenamiento de un batallón danés tras la invasión rusa de Ucrania. (EFE/Bo Amstrup)

El referéndum fue anunciado por el Gobierno, con cierta sorpresa, el pasado 8 de marzo, semanas después de que los tanques rusos cruzaran la frontera ucraniana. Durante la campaña previa al voto, el partido socialdemócrata de la primera ministra Mette Frederiksen ha apelado continuamente a la unidad entre países, a los valores europeos y a los sentimientos más que a los argumentos técnicos y militares para convencer a los daneses. “Creo con todo mi corazón que tenemos que votar sí. Estamos en un momento en que necesitamos luchar por la seguridad en Europa, necesitamos estar más unidos con nuestros vecinos”, dijo Frederiksen el pasado domingo en un debate televisado.

Las encuestas vaticinaban un resultado más estrecho que el que se ha producido finalmente en el referéndum. En el Parlamento, la mayoría de los partidos que apoyan al Gobierno y los de la oposición han defendido el sí a la abolición de la reserva en defensa. Entre los partidarios del no solamente se encontraban el Partido Popular danés (DF) y Nye Borgelige (NB), ambos de extrema derecha, y los anticapitalistas de la Alianza Roja-Verde (Enhedslisten). El principal argumento en contra ha sido que el país ya se encuentra protegido bajo el paraguas de la OTAN, mientras que la extrema derecha euroescéptica también alertó de la pérdida de soberanía de Dinamarca.

El fin de una era

No es la primera vez que los daneses votan acerca de las reservas sobre la Unión Europea, aunque esta vez la victoria del sí demuestra un cambio sustancial en la opinión pública. Marlene Wind, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Copenhague, señala que la primera ministra Frederiksen nunca se había mostrado partidaria en el pasado de abolir la reserva en defensa. “Frederiksen es una de las primeras ministras danesas que han mantenido unas posturas más reticentes hacia la UE”, afirma la experta. Wind atribuye este cambio de postura a un nuevo acuerdo entre partidos: “A raíz de la guerra en Ucrania, todos ven que nos encontramos en una nueva situación de seguridad y Dinamarca no se debe quedar sola”, sentencia.

En el año 2000, Dinamarca optó por mantenerse fuera de la eurozona y 15 años más tarde también votó en favor de mantenerse excluida en las políticas de justicia y asuntos internos. La profesora recuerda que la sociedad danesa y sus políticos siempre han mantenido una relación compleja con la UE desde que el país rechazó el tratado fundacional de Maastrich en 1992. Fue entonces cuando Dinamarca obtuvo la opción de mantenerse excluido en ciertas áreas, como en defensa, a cambio de pasar a formar parte de la Unión.

Wind añade que para la mandataria no ha sido fácil defender una posición creíble a favor de la integración en defensa con la UE después de años de mantener un discurso reticente con el proyecto europeo. Considera que la entrada del país en las políticas de defensa de la UE “no supondrá un cambio evidente o relevante para los ciudadanos, sin embargo, para Dinamarca supondrá ganar influencia política y evitar el aislamiento”.

Un giro nórdico hacia la defensa

Entre los partidarios del sí, uno de los argumentos que más peso han tenido es el cambio radical de estrategia en las políticas de defensa de los países nórdicos, que recientemente ha empujado a Suecia y a Finlandia a pedir el ingreso en la OTAN. Mogens Jensen, portavoz de defensa del partido socialdemócrata, afirmó que "la OTAN, por supuesto, seguirá siendo nuestra herramienta más importante, pero la UE nos da otra herramienta más para asegurar nuestra defensa hacia el este".

“Se trata de no poner todos los huevos en la misma cesta en el plano político”, ejemplifica Peter Vigo Jakobsen, profesor y experto de la Academia de Defensa. El danés añade que, para tranquilizar a los votantes más reticentes, los partidos también han asegurado que “el Parlamento mantendrá el poder de decidir en cada caso la participación de Dinamarca, acordando si se debe enviar soldados o gastar dinero en las misiones o no”.

Foto: Ejercicios militares Cold Response de la OTAN en Rena, Noruega. (EFE/Geir Olsen)

Desde el inicio de la guerra en Ucrania, el Parlamento danés ha aprobado como objetivo para 2033 el aumento del gasto en defensa hasta llegar al 2% del PIB. Además, por primera vez, el Gobierno está sopesando la posibilidad de permitir que se instalen tropas estadounidenses o de otros aliados de la OTAN en su territorio, lo que supondría un cambio relevante en su postura dentro de la Alianza.

“Tenemos que esperar más para ver si se confirma el cambio en la política danesa de defensa”, dice Jakobsen. El experto señala que Dinamarca cuenta con una larga trayectoria participando en intervenciones militares bajo liderazgo de Estados Unidos, Francia o la ONU, como en Irak y Afganistán, el Sahel o Bosnia. “Por lo que el hecho de que también participe en misiones de la UE no es una novedad tan importante en el terreno militar, pero sí en el terreno político”, concluye.

Según los expertos, comparada con el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN, la participación de Dinamarca en la defensa común de la UE tendrá un impacto más modesto en la arquitectura de seguridad del norte de Europa. Sin embargo, para Christine Nissen, investigadora del Instituto Danés de Estudios Internacionales (DIIS), ambos movimientos son "parte de la misma historia" y ayudarán a fortalecer la cooperación militar en Europa.

Dinamarca ha sido históricamente uno de los miembros de la Unión Europea más escépticos a la hora de estrechar la colaboración y los vínculos con Bruselas. Sin embargo, este miércoles 1 de junio los daneses han decidido en un histórico referéndum que, por primera vez, pasarán a participar en las decisiones de defensa tomadas desde la UE. La comisión electoral dijo que, escrutado el 96% de los votos, el 66,8% votó a favor y el 33,2% en contra. Un resultado aplastante que demuestra hasta qué punto la invasión rusa de Ucrania ha trastocado la opinión pública en materia de seguridad.

OTAN Ucrania Unión Europea
El redactor recomienda