Es noticia
Menú
'Prosecco', 'pizzas' y karaoke: así era Downing Street en pleno confinamiento
  1. Mundo
Ve la luz el informe de Sue Gray

'Prosecco', 'pizzas' y karaoke: así era Downing Street en pleno confinamiento

El esperado informe de Sue Gray recopila las fiestas celebradas en Downing Street en pleno confinamiento. Johnson no dimite y repite que no creía que estaba violando la ley

Foto: Imágenes del informe de Sue Gray. (Reuters)
Imágenes del informe de Sue Gray. (Reuters)

Para entender en qué momento se encuentra el liderazgo de Boris Johnson hay que visualizar a un portero de fútbol en pleno mundial. De momento, va parando penaltis. Pero en cualquier instante puede quedarse fuera. El escándalo del 'partygate' no da tregua y el nuevo tiro a portería viene ahora con el esperado informe elaborado por la vicesecretaria de la Oficina del Gabinete, Sue Gray. Seis meses después de que la prensa sacara a la luz las fiestas en Downing Street en pleno confinamiento, los británicos pueden leer ahora un extenso documento de 37 páginas en las que se analizan —con fotos incluidas— hasta 16 eventos celebrados entre mayo de 2020 y abril de 2021 mientras la ciudadanía debía cumplir estrictas medidas de distanciamiento social.

Los detalles hacen realmente complicado justificar que se trataba de “reuniones de trabajo”, excusa que a día de hoy sigue empleando el primer ministro: 'pizzas', 'prosecco', máquina de karaoke, música hasta altas horas de madrugada, una persona que acaba enferma e incluso un altercado entre dos de los asistentes, vinos por las paredes, vómitos por la alfombra, y gente tan perjudicada por consumo de alcohol a la que se le pidió que saliera por la puerta trasera para no ser vista. Por increíble que parezca, este miércoles no ha habido ninguna dimisión. Ni de Johnson, ni de sus asesores. Al fin y al cabo, el informe de Gray no se trata de un expediente disciplinario, por lo que no está en sus manos imponer sanciones. Eso sí, ofrece una reflexión. "No hay excusa para algunos de los comportamientos".

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (EFE/Andy Rain)

“Mucha gente estará conmocionada ante la escala del comportamiento que tuvo lugar en el mismo corazón del Gobierno”, concluye el informe. “Los líderes de más alto nivel, tanto política como administrativamente, deben asumir la responsabilidad por esta cultura [de alcohol y fiestas]”, señala la alta funcionaria. “El público tiene derecho a esperar los más altos estándares de comportamiento en esos lugares y claramente lo que sucedió estuvo muy por debajo”, continúa.

Gray tacha de “inaceptables” los constantes intentos para intentar “silenciar” a los trabajadores más júniors. A fin de evitar que estos últimos se conviertan en chivos expiatorios, no da nombres y aclara lo siguiente: “Algunos de los comportamientos descritos no tienen excusa, pero es importante señalar que la mayoría de los empleados júnior asistieron a estos eventos porque sus superiores estaban presentes, o incluso los habían organizado directamente. Estoy segura de que habrán aprendido la lección y, aunque es un asunto que no me compete, confío en que se tenga en cuenta a la hora de adoptar medidas disciplinarias”. Por otra parte, el informe también denuncia casos de “falta de respeto y un tratamiento pobre hacia el personal de limpieza y seguridad” de los edificios gubernamentales, lo que tacha de “inaceptable”.

placeholder Imágenes del informe de Sue Gray. (Reuters)
Imágenes del informe de Sue Gray. (Reuters)

En el avance ofrecido a principios de este año, la alta funcionaria ya había señalado “graves fallos de liderazgo” y una “cultura extendida de consumo de alcohol”. Pero el informe completo había generado gran expectación. En cualquier caso, las críticas personales hacia el primer ministro no son tan duras como se esperaba y el hecho de que se le acuse ahora de haber infringido las normas que él mismo impuso en la pandemia tampoco es que aporte nada nuevo. En abril, tanto Johnson como su pareja ya fueron multados por Scotland Yard. Se convertía así en el primer jefe de Gobierno de la historia del Reino Unido en ser sancionado por haber violado la ley. La pesquisa de la Policía Metropolitana terminó la semana pasada con un total de 126 multas.

Johnson quiere pasar página

Durante su comparecencia en la Cámara de los Comunes, Johnson ha señalado que asume toda responsabilidad, aunque pide a los parlamentarios que pasen página y se centren en los asuntos realmente importantes. De hecho, en un claro intento de crear cortina de humo, está previsto que este jueves anuncie un paquete de medidas para aliviar los estragos que está causando el aumento de coste de vida con una inflación que puede llegar al 10%.

En su intervención, el 'premier' ha pedido disculpas, pero ha justificado su “breve” presencia en algunos de los eventos, asegurando que tan solo fue a despedir a algunos de los trabajadores. “Simplemente, quería agradecerles por su labor, lo que creo que es una responsabilidad como líder. Particularmente importante cuando la gente necesita saber que sus contribuciones son reconocidas y hay que mantener la moral lo más alta posible [en los momentos complicados de pandemia]”. En este sentido, vuelve a reiterar que estaba convencido de que no rompió las reglas, tal y como repitió en reiteradas ocasiones a la Cámara de los Comunes. El apunte va con toda intención. El 'premier' se someterá ahora a una investigación parlamentaria y, si finalmente se determina que mintió a Westminster, podría ser motivo de dimisión.

Foto: Britain's labour party leader starmer urges boris johnson to resign

El líder 'tory' mantendrá esta tarde una reunión a puerta cerrada con sus filas. De momento, no hay indicios de que los rebeldes reúnan las 54 cartas formales que se necesitan para forzar una moción de confianza a su liderazgo. Pero tampoco es que su posición esté consolidada. Tras perder casi 500 escaños en las recientes elecciones locales, ver cómo su popularidad ha caído en picado y haber perdido la confianza del electorado (según las encuestas) en cuestiones también económicas, los conservadores empiezan a plantearse si Johnson es realmente rentable. En definitiva, no se espera una dimisión a corto plazo. Pero tampoco hay garantía de que el 'premier' sobreviva como candidato 'tory' para las próximas generales previstas en 2024.

En rueda de prensa, Johnson ha vuelto a defender que él pensaba que las fiestas eran “reuniones de trabajo”. Cuando le han preguntado si era un mentiroso, ha dicho que “no”. Cuando le han planteado si está pensando en dimitir, ha respondido: “No importa cuán amargas y dolorosas puedan ser las conclusiones de esto, y lo son, y no importa cuán humillantes sean, tengo que seguir adelante”.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters/Henry Nicholls)

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, ha denunciado que el informe de Grey muestra cómo Downing Street trató los sacrificios del público con “desprecio”. “La puerta del Número 10 es uno de los grandes símbolos de nuestra democracia. Los líderes solo están allí de manera temporal. Se deben comportar de manera responsable, honesta y en interés del pueblo británico. Y, cuando no es así, está Cámara [refiriéndose a los Comunes] debe actuar”.

El líder laborista está siendo investigado en la actualidad por la Policía de Durham, tras conocerse que, después de los actos de campaña para las elecciones del distrito de Hartlepool, se reunió con su equipo en el Durham Miners Hally y acabaron pidiendo cena india y cervezas. En aquel momento, los eventos sociales en interior estaban prohibidos y las reuniones de trabajo presenciales solo tenían un pase si eran absolutamente imprescindibles. Starmer recalca que no ha violado ninguna regla. En cualquier caso, se ha comprometido a presentar su dimisión si finalmente es multado por los agentes, cosa que también ha hecho su segunda, Angela Rayner.

Foto: Las portadas de la prensa británica tras las disculpas de Johnson. (EFE/Andy Rain)

El escándalo del 'partygate' se ha convertido en una espada de Damocles para Johnson. No importa cuántos obstáculos sortee porque la amenaza no cesa. Y el hecho de que el informe de Gray sea ahora de dominio público y todo el mundo pueda leer los detalles de cada una de las 16 fiestas celebradas en pleno confinamiento pone más presión. Algunas son más polémicas que otras, como la que se alargó hasta las cuatro de la madrugada, apenas horas antes de que comenzara el funeral del duque de Edimburgo, marido de Isabel II.

El informe, en cualquier caso, solo ofrece nueve fotografías (de las 200 que se entregaron a Scotland Yard) relativas a dos fechas. La primera es el 19 de junio de 2020, cuando Carrie —la 'primera dama'— le preparó al primer ministro una fiesta de cumpleaños en la sala de Gabinete antes de una reunión de ministros, por la que ambos fueron multados, así como el titular del Tesoro, Rishi Sunak. Este último fue visto durante mucho tiempo como favorito para suceder a Johnson, pero ya no cuenta con ninguna posibilidad. Además, hay fotografías relativas a la reunión que se celebró el 13 de noviembre de 2020 para despedir al que fuera director de comunicaciones, Lee Cain. En ese momento, los británicos tenían que respetar fuertes restricciones sociales por la pandemia, pero queda ahora probado que, dentro del Número 10, la realidad era muy distinta: mesa llena de botellas y Johnson con vaso en mano proponiendo brindis.

El 8 de diciembre de 2020, la diputada laborista Catherine West preguntó a Johnson en la Cámara de los Comunes si se había celebrado una fiesta en Downing Street el 13 de noviembre. Este respondió: “No, pero estoy seguro de que, ocurriera lo que ocurriera, se siguieron las instrucciones y las reglas en todo momento”.

Para entender en qué momento se encuentra el liderazgo de Boris Johnson hay que visualizar a un portero de fútbol en pleno mundial. De momento, va parando penaltis. Pero en cualquier instante puede quedarse fuera. El escándalo del 'partygate' no da tregua y el nuevo tiro a portería viene ahora con el esperado informe elaborado por la vicesecretaria de la Oficina del Gabinete, Sue Gray. Seis meses después de que la prensa sacara a la luz las fiestas en Downing Street en pleno confinamiento, los británicos pueden leer ahora un extenso documento de 37 páginas en las que se analizan —con fotos incluidas— hasta 16 eventos celebrados entre mayo de 2020 y abril de 2021 mientras la ciudadanía debía cumplir estrictas medidas de distanciamiento social.

Scotland Yard Boris Johnson Reino Unido