Es noticia
Menú
¿Aborto ilegal en EEUU? Filtran un borrador del Supremo que pretende prohibirlo
  1. Mundo
ley vigente desde 1973

¿Aborto ilegal en EEUU? Filtran un borrador del Supremo que pretende prohibirlo

En un documento, escrito por el juez Samuel Alito, la mayoría de miembros del Tribunal Supremo habrían decidido anular el histórico fallo, que establece el derecho al aborto

Foto: Protestas ante la Corte Suprema de EEUU. (Reuters/ Jonathan Ernst)
Protestas ante la Corte Suprema de EEUU. (Reuters/ Jonathan Ernst)

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha votado en privado para anular el histórico fallo de Roe versus Wade, que reconoció por primera vez el derecho de las mujeres al aborto sin restricciones durante el primer trimestre del embarazo, un precedente legal que se lleva usando en el país desde 1973.

En un documento de 98 páginas, escrito por el juez Samuel Alito, la mayoría de miembros del Tribunal Supremo habrían decidido anular el histórico fallo, que establece el derecho constitucional al aborto, lo que podría transformar el panorama de la salud reproductiva de las mujeres en Estados Unidos, según un borrador filtrado por un denominado 'Politico'.

El juez Alito ha calificado esta decisión como "equivocada" y ha señalado que el contencioso, que ha animado los debates políticos en Estados Unidos durante más de una generación, debe ser decidido por los políticos, y no por los tribunales, según ha explicado la cadena estadounidense CNN.

En más de dos docenas de estados conservadores, los legisladores han preparado proyectos de ley que prohibirían el aborto si el Supremo decide anular Roe versus Wade, tal y como ha explicado el periódico 'The New York Times'.

Foto: Protestas frente al Supremo de EEUU. (Reuters/Jonathan Ernst)

Inspirados por la norma de Texas, son varios los estados controlados por los republicanos en los que se han presentado textos de prohibición o restricción del aborto, aunque ha sido el estado de Idaho el primero en darle luz verde tras obtener 51 votos a favor y 14 en contra, por lo que las mujeres no podrán acceder a estos servicios en este estado a partir de la sexta semana de embarazo.

Considerada una de las normas más controvertidas y restrictivas al fomentar la delación entre los ciudadanos particulares a cambio de una recompensa, la ley de Idaho va más allá y premiará con hasta 20.000 dólares (10.000 dólares más que en Texas) a aquellos familiares de un "bebé no nacido" que denuncien a la clínica o a toda aquella persona o colectivo que ayude a la mujer a abortar.

Foto: Manifestación ante el Supremo de EEUU mientras el tribunal sopesa la ley del aborto de Texas. (Reuters/Evelyn Hockstein)

Con esta nueva ley, además, el personal médico que participe en la interrupción de un embarazo en el estado de Idaho podría enfrentarse a una pena de entre dos y cinco años de cárcel si es declarado culpable de un "aborto criminal". No obstante, a diferencia de la ley de Texas, la norma aprobada en Idaho sí incluye excepciones por violación e incesto.

Foto: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. (EFE/EPA/Michael Reynolds)

Esta filtración de 'Politico' se produce precisamente cuando el proyecto de ley de Idaho está sobre la mesa del gobernador republicano, Brad Little. La firma está a la espera de la decisión de un tribunal federal de apelaciones con respecto a otra norma similar en Misisipi.

Sobre el caso Roe contra Wade, se pronunció el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. "Estoy preocupado por la decisión del Supremo de permitir que S8 (la ley) permanezca en vigor a la luz de las importantes consecuencias que tiene para las mujeres en Texas y en todo el país, y para el estado de derecho", según dijo en su momento en un comunicado de la Casa Blanca.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha votado en privado para anular el histórico fallo de Roe versus Wade, que reconoció por primera vez el derecho de las mujeres al aborto sin restricciones durante el primer trimestre del embarazo, un precedente legal que se lleva usando en el país desde 1973.

Aborto Tribunal Supremo Texas The New York Times
El redactor recomienda