Es noticia
Menú
¿Va EEUU a ilegalizar el aborto? 5 preguntas y respuestas sobre el final de Roe vs. Wade
  1. Mundo
Una batalla legal de 50 años

¿Va EEUU a ilegalizar el aborto? 5 preguntas y respuestas sobre el final de Roe vs. Wade

Aunque la decisión todavía no ha sido tomada oficialmente, la revelación de que los jueces de la Corte Suprema de EEUU planean eliminar el derecho al aborto ha encendido la opinión pública

Foto: Manifestantes, frente a la Corte Suprema de EEUU. (Reuters/Moira Warburton)
Manifestantes, frente a la Corte Suprema de EEUU. (Reuters/Moira Warburton)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Estados Unidos recibió la noche del lunes una bomba informativa. Un documento que circula entre los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos, filtrado al medio 'Politico', indica que la mayoría de los nueve magistrados respalda la anulación del precedente legal establecido por el caso Roe vs. Wade, que legaliza el aborto en todo el país. Aunque la decisión todavía no ha sido tomada oficialmente, la revelación ha encendido la opinión pública y movilizado a la clase política y la sociedad civil. A continuación, se plantean cinco preguntas y cinco respuestas sobre lo que esta revelación implica para EEUU.

¿Será ilegal abortar en Estados Unidos?

Respuesta rápida: no. La consecuencia inmediata del fin de Roe vs. Wade sería el fin de la obligación para los estados de EEUU de garantizar el derecho al aborto de sus ciudadanos, lo que permitiría a las entidades aprobar legislación para prohibir o limitar a su antojo la interrupción del embarazo. Gran parte del país, especialmente las zonas más costeras y urbanas, gobernadas en su mayoría por el Partido Demócrata, mantendría este derecho.

Dicho esto, la realidad es que el aborto, probablemente, se volvería ilegal a corto plazo en aproximadamente la mitad del país. Según el Centro de Derechos Reproductivos, un grupo que sigue de cerca las leyes estatales, es probable que 24 de los 50 estados del país eliminen o limiten sustancialmente el derecho a la interrupción del embarazo, dado que ya han aprobado legislación en el pasado para restringirlo todo lo posible dentro del margen que la Corte Suprema permitía. De hecho, 13 de estas entidades cuentan ya con las llamadas 'trigger laws', leyes que se aprobaron para ilegalizar el aborto tan pronto como el tribunal lo permitiera.

Sin la protección garantizada por Roe vs. Wade, las mujeres residentes en estos estados tendrían que viajar hasta otros para interrumpir su embarazo, creando desigualdades evidentes entre aquellas que se pueden permitir fácilmente este trayecto y las que no. Además, debido al aumento esperado en los viajes interestatales, es probable que las clínicas restantes tengan menos capacidad para tratar a estas pacientes. EEUU también se convertiría en uno de los cuatro únicos países que han endurecido las leyes de aborto en las últimas décadas. Desde 1994, únicamente Polonia, El Salvador y Nicaragua han restringido este derecho. En el mismo periodo de tiempo, 59 naciones lo han ampliado.

¿Qué es Roe vs. Wade?

Es como se conoce la histórica decisión de la Corte Suprema que, en 1973, instauró la protección a nivel nacional del derecho de una mujer a abortar durante el primer trimestre del embarazo. La demandante, Jane Roe —pseudónimo legal, más tarde sería identificada como Norma McCorvey—, era una mujer de Texas embarazada que no podía abortar según la ley estatal. Sus abogados argumentaron que no podía permitirse viajar fuera del estado y que la legislación texana infringía sus derechos constitucionales.

Foto: Un grupo de activistas protesta contra la disposición que prohíbe el aborto en Houston, Texas (EEUU). (EFE/José Luis Castillo)

En su decisión, por una mayoría de siete a dos, la corte esgrimió el derecho a la privacidad de las mujeres como principal argumento para garantizarles el derecho al aborto. “Este derecho a la privacidad (...) es lo suficientemente amplio como para abarcar la decisión de una mujer de interrumpir o no su embarazo. Es evidente el perjuicio que el estado impondría a la mujer embarazada al negarle por completo esta opción”, señala el veredicto.

Desde entonces, la corte ha anulado sistemáticamente las prohibiciones del aborto antes del “límite de la viabilidad fetal”, el punto en el que un feto probablemente podría sobrevivir fuera del útero, el cual se estima entre las 22 y 24 semanas de embarazo. Otra decisión en 1992, denominada Planned Parenthood vs. Casey, confirmó el precedente de Roe vs. Wade y dictaminó que los estados no podían imponer restricciones que crearan una "carga indebida" para las personas embarazadas que buscaban interrumpir la gestación durante el periodo estipulado.

¿Cómo hemos llegado aquí?

Roe vs. Wade se ha convertido, desde entonces, en la bestia negra de los conservadores estadounidenses. Sin embargo, numerosos intentos por repelerla cayeron en saco roto debido a la reticencia de los magistrados a cambiar el precedente. Pero en los últimos años, grupos de presión organizados como la Sociedad Federalista se han esforzado por remodelar la política del Partido Republicano para asegurarse de que sus presidentes nombraran para la Corte Suprema a jueces con puntos de vista claramente antiabortistas.

Foto: Un manifestante contra Trump frente al Congreso de EEUU, en Washington DC. (EFE)

Este impulso culminó en 2020 con la nominación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett en reemplazo de la liberal Ruth Bader Ginsburg, solidificando la mayoría conservadora. Desde entonces, los estados controlados por los republicanos han aprobado un abanico de leyes contra el aborto a sabiendas de que estas serían anuladas en los tribunales de apelación a raíz de Roe vs. Wade. El objetivo real de estas leyes era que el caso fuera elevado a la Corte Suprema para forzar a los magistrados a pronunciarse al respecto. Finalmente, fue una ley de Misisipí que prohíbe las interrupciones del embarazo después de las 15 semanas de gestación —aproximadamente dos meses antes de lo que permite el precedente— la que llegó al tribunal más alto de EEUU.

En su escrito ante la Corte, los representantes legales del estado de Misisipí —uno de los más conservadores del país— solicitaron a los jueces que anularan Roe vs. Wade y Planned Parenthood vs. Casey. En el borrador filtrado sobre la opinión mayoritaria de la corte, el magistrado Samuel Alito argumenta que el veredicto de 1973 fue una decisión mal concebida y profundamente defectuosa que inventó un derecho que no se menciona en ninguna parte de la Constitución. “La conclusión ineludible es que el derecho al aborto no está profundamente arraigado en la historia y las tradiciones de la nación”, sentencia el juez.

¿La decisión es final?

El reporte de 'Politico' incluye a una fuente familiar con las deliberaciones de la corte que afirma que otros cuatro jueces conservadores se unieron a Alito en una votación inicial celebrada tras escuchar los argumentos orales en diciembre pasado. Estos magistrados son Clarence Thomas, Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett, los tres últimos nominados por Donald Trump durante su mandato. Ninguno de ellos ha cambiado su intención de voto desde entonces, según el medio estadounidense.

Foto: Activista anti-aborto frente a la Corte Suprema en Washington. (Reuters)

Después de una votación inicial, uno de los jueces debe encargarse de redactar un documento que explique la opinión de la mayoría. El archivo filtrado a 'Politico' es el borrador de este documento, lo cual confirma la decisión inicial de derogar Roe vs. Wade. Sin embargo, en el pasado, las deliberaciones sobre casos de este calado han sido el equivalente a una montaña rusa en el Supremo estadounidense, en ocasiones experimentando cambios de voto tan solo unos días antes de darse a conocer el veredicto.

Este factor sorpresa se ve intensificado en esta ocasión al tratarse de la primera vez en la historia moderna de la corte en que un borrador se hace público mientras el caso todavía está en proceso, lo que garantiza que el debate público se intensificará considerablemente sobre un tema que, de por sí, es uno de los más polémicos y divisivos del país. La decisión del tribunal no será definitiva hasta que se publique, probablemente en un punto a lo largo de los próximos dos meses.

¿Qué pueden hacer los demócratas al respecto?

Las primeras reacciones por parte de los defensores deel derecho al aborto en Estados Unidos han sido un llamamiento a la acción política. “El Congreso debe aprobar una legislación que codifique Roe vs. Wade como ley en este país AHORA”, escribió el senador y excandidato en las primarias presidenciales demócratas Bernie Sanders en Twitter, un mensaje replicado por decenas de legisladores del partido.

El actual Senado está dividido exactamente por la mitad, con 50 demócratas y 50 republicanos. Una legislación como la que Sanders propone requeriría de una mayoría de 60 votos, la cual resulta imposible dado el amplio respaldo con que cuenta la limitación del derecho al aborto en el Partido Republicano. Múltiples intentos de anular este requisito de mayoría cualificada han fracasado por el rechazo de miembros del propio Partido Demócrata, entre ellos el senador Joe Manchin, del conservador estado de Virginia Occidental. Encerrados en esta parálisis legislativa y con las elecciones de medio término a la vista, en las que los demócratas podrían llegar a perder el control de ambas cámaras, una solución política parece inviable a corto plazo.

Foto: Protestas frente al Supremo de EEUU. (Reuters/Jonathan Ernst)

Sin embargo, decenas de encuestas de opinión pública han mostrado a lo largo de los años y de forma consistente que la mayoría de los estadounidenses se oponen a la anulación de la protección al derecho al aborto. Muchos ven en la filtración del borrador y la posterior decisión una oportunidad de movilizar al electorado ante lo que consideran el mayor paso hacia atrás en materia de derechos civiles en décadas. Grupos de activistas anunciaron inmediatamente protestas en todo Estados Unidos a partir de este mismo martes, prometiendo una movilización constante. Los conservadores llevan casi 50 años luchando por ver el fin de Roe vs. Wade. Es probable que lo consigan, pero acabada la batalla, continúa la guerra.

Estados Unidos recibió la noche del lunes una bomba informativa. Un documento que circula entre los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos, filtrado al medio 'Politico', indica que la mayoría de los nueve magistrados respalda la anulación del precedente legal establecido por el caso Roe vs. Wade, que legaliza el aborto en todo el país. Aunque la decisión todavía no ha sido tomada oficialmente, la revelación ha encendido la opinión pública y movilizado a la clase política y la sociedad civil. A continuación, se plantean cinco preguntas y cinco respuestas sobre lo que esta revelación implica para EEUU.

Aborto Joe Biden
El redactor recomienda