Es noticia
Menú
Rusia dice que cortará el gas a más países si no pagan en rublos, y Von der Leyen lo cataloga de "chantaje"
  1. Mundo
Los precios del gas se disparan un 10%

Rusia dice que cortará el gas a más países si no pagan en rublos, y Von der Leyen lo cataloga de "chantaje"

Rusia ha anunciado el corte del suministro a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos, lo que la presidenta de la Comisión Europea considera un “chantaje (...) injustificado e inaceptable”

Foto: Tuberías de gas en Polonia. (Reuters/Wojciech Kardas)
Tuberías de gas en Polonia. (Reuters/Wojciech Kardas)

La sospecha que existía en Bruselas de que quizá no hiciera falta vetar la importación de gas ruso porque era una posibilidad que el Kremlin decidiera cortarlo antes se ha materializado. Gazprom ha confirmado este miércoles por la mañana que ha “detenido completamente” el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos, como exigía Moscú como castigo a las sanciones impuestas por los Veintisiete tras la invasión rusa de Ucrania. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha criticado que es otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje. Es injustificado e inaceptable”. Ambos Estados miembros están recibiendo ya gas de países vecinos dentro de la Unión. "Hoy, el Kremlin ha fracasado una vez más en su intento de sembrar división entre europeos", ha explicado la presidenta de la Comisión.

“Muestra, una vez más, la falta de fiabilidad de Rusia como proveedor de gas”, ha señalado Von der Leyen, subrayando que Bruselas está en constante contacto con los Estados miembros y que la UE está preparada para este escenario. “Hemos estado trabajando para garantizar entregas alternativas y los mejores niveles de almacenamiento posibles en toda la UE”, ha explicado la alemana. Ante una información de Bloomberg que apunta a que diez compañías europeas estarían ya dispuestas a pagar en rublos la presidenta ha recordado que, salvo que esté así estipulado en el contrato, hacerlo es una "violación de las sanciones" impuestas contra Rusia y ha asegurado que "la era de los combustibles fósiles rusos en Europa llegará a su fin".

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha calificado el movimiento de Rusia de "unilateral" y "agresivo". "Permaneceremos unidos y nos apoyaremos mutuamente mientras eliminamos gradualmente las importaciones de energía rusa", ha añadido el mandatario en su cuenta de Twitter. Michel está en contacto con los primeros ministros de ambos países para abordar la situación.

Por su parte, el representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha afirmado que el bloque debe reducir la dependencia al gas y el petróleo rusos: "Nuestra dependencia ha ido demasiado lejos. Esta ultima decisión de Rusia no hará sino acelerar que Europa se reconvierta a energías verdes que no creen dependencias y no atenten contra el clima". La presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea ha anunciado que el 2 de mayo se celebrará una reunión extraordinaria de ministros de Energía para abordar la situación.

Pocas horas después de las críticas de la presidenta de la Comisión, el Kremlin ha anunciado que el cierre de suministro a países "inamistosos" (entre los que está la Unión Europea al completo) será más amplio si no pagan en rublos. "Conforme se acerque el tiempo de pago y si los consumidores rechazan el nuevo sistema de pago, el decreto presidencial será implementado", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

Foto: Josep Borrell en el Parlamento Europeo

La presidenta de la Comisión Europea comenzó a buscar alternativas a Moscú ya a finales de enero, manteniendo estrechos contactos con Estados Unidos, con quien llegó a un acuerdo para aumentar el envío de gas natural licuado (LNG, por sus siglas en inglés) y también con Qatar. Kadri Simson, comisaria de Energía, también mantuvo conversaciones con otros posibles proveedores sustitutos al gas ruso.

“Los Estados miembros han puesto en marcha planes de contingencia para tal escenario y trabajamos con ellos en coordinación y solidaridad”, ha explicado Von der Leyen en el comunicado en el que señala que se está trazando una “respuesta coordinada de la Unión Europea”. “Los europeos pueden confiar en que estamos unidos y en plena solidaridad con los Estados miembros afectados por este nuevo desafío. Los europeos pueden contar con todo nuestro apoyo”, señala la alemana en su comunicado.

Pago en rublos

En marzo, el presidente ruso, Vladímir Putin, decidió que los pagos de los contratos de Gazprom con “países hostiles”, entre los que se incluye toda la Unión Europea, deberían hacerse con rublos. Entre los Veintisiete hubo una negativa generalizada, señalando que significaría cambiar los términos de los contratos que ya están cerrados y en los que se establece el pago en euros o en dólares, y en Bruselas se temió que ese fuera el primer paso de Moscú para tener una excusa para cortar el gas.

Mario Draghi, primer ministro italiano, llegó a hablar por teléfono con Putin y aseguró en una rueda de prensa posterior que “los contratos vigentes siguen en pie” y que se podría seguir pagando en euros o en dólares, dependiendo de lo que marcaran los contratos actuales. “La conversión del pago en euros o dólares a rublos es un asunto interno de la Federación Rusa. Eso es lo que entendí”, señaló el primer ministro transalpino. Tanto Polonia como Bulgaria han denunciado ya el "incumplimento de contrato" por parte de Gazprom tras el cierre. De hecho, el presidente polaco, Andrzej Duda, ha anunciado que las empresas importadoras de gas tomarán medidas legales contra la paraestatal rusa.

Foto: Putin, en los actos conmemorativos de Crimea. (Reuters/Alexander Vilf)

Hungría, el país más cercano a Moscú y que ha llegado a anunciar que vetará cualquier sanción contra el petróleo o el gas ruso, ha llegado a un acuerdo con Gazprom por el cual depositará los pagos en Gazprombank en euros, que a su vez lo convertirá en rublos para el pago Gazprom Export. A principios de abril, Viktor Orbán, primer ministro húngaro, explicó que, si Rusia lo solicitaba, Budapest “pagará en rublos”.

Y no es el único. Fuentes de Gazprom citadas por Bloomberg han señalado que 10 compradores europeos ya han abierto cuentas especiales en rublos en Gazprombank. De ellos, cuatro ya habrían efectuado los pagos en la divisa rusa.

El 40% del gas importado consumido en la Unión proviene de Rusia, lo que ha provocado mucha resistencia entre algunos Estados miembros cuando se ha discutido la posibilidad de vetar la importación de gas, que es uno de los pilares de la economía rusa que le permite seguir financiando su invasión de Ucrania, que comenzó el pasado 24 de febrero. El 8 de marzo, la Comisión Europea presentó una propuesta para reducir un 65% las importaciones de gas ruso en 2022, y lograr la independencia de él ya en 2027.

Polonia espera al Baltic, Bulgaria mira a Grecia

Como uno de los países abanderados dentro de la Unión Europea de la 'mano dura' con Rusia en respuesta a su invasión de Ucrania, Polonia —que antes de la guerra adquiría el 46% de sus suministros de gas, el 64% de su petróleo y el 15% de su carbón de Rusia, según datos del 'think tank' polaco Forum Energii— ya planeaba dejar de importar gas ruso desde finales de este año, cuando expiraba su contrato de suministro con Gazprom. Mateusz Morawiecki, el primer ministro polaco, ha asegurado que Polonia "ha tomado medidas para diversificar el suministro": "Protegeremos a Polonia contra esta medida rusa".

En los últimos dos meses, y mientras presionaba por la inclusión del embargo a la importación de combustibles fósiles rusos dentro de los paquetes de sanciones de la UE, Polonia ha ampliado sus fuentes alternativas de suministro, incluida una terminal de gas natural licuado (GNL) en Świnoujście (noroeste del país) desde Qatar y Estados Unidos. Además, el 1 de mayo abrirá una nueva conexión de gasoducto con Lituania, que dará a Varsovia acceso al gas de la terminal de GNL de Lituania, y en octubre entrará en funcionamiento un nuevo gasoducto vía Noruega, el Baltic Pipe.

Foto: Un soldado ucraniano descansa en una trinchera cerca de la ciudad de Horlivka, controlada por los rebeldes pro Rusia. (EFE/Anatolii Stepanov)

A la espera de que este último gasoducto alcance su capacidad máxima (lo que no será hasta finales de año), si el flujo ruso se mantiene bloqueado durante varias semanas, Polonia podría enfrentarse a problemas de suministro energético para su industria.

Más difícil lo tiene Bulgaria, que depende en algo más de un 90% de Rusia para su gas. Bulgaria, a diferencia de Polonia, ha sido más cauta en el ardor de sus sanciones contra Rusia o el envío de armas a Ucrania, ya que el actual Ejecutivo, dirigido por el europeísta Kiril Petkov, necesita el apoyo del Partido Socialista, heredero del antiguo Partido Comunista y cercano a Rusia, que ha amenazado con abandonar la coalición gubernamental si Sofía envía material militar a Ucrania. Sin llegar a los niveles de Serbia, la propia población búlgara es de las que más apoyan a Rusia, incluso desde la invasión de Ucrania.

Pese a todo, el Gobierno búlgaro se temía estar en la lista del bloqueo ruso, y en las últimas semanas ha avanzado en la construcción de su conexión de GNL con Tesalónica (Grecia), con el objetivo de tenerla operativa para julio, y el pasado marzo el ministro de Finanzas búlgaro, Asen Vasilev, aseguró que el país no renovaría su contrato con Gazprom una vez terminara. El problema es qué hacer hasta entonces; el miércoles por la mañana, el ministro de Energía de Bulgaria aseguró que el país tiene suficientes suministros de gas para el próximo mes y que Sofía "no negociará bajo presión y con la cabeza gacha. Bulgaria no se rinde y no se vende a ningún precio en ninguna contraparte comercial".

Se disparan los precios del gas

La noticia del cierre de grifo a Polonia y Bulgaria ha devuelto la volatilidad al mercado del gas, que venía de varias semanas muy tranquilas, con pequeñas oscilaciones en el entorno de los 100 euros el megavatio hora (MWh). El precio de referencia en Europa, que viene dado por la cotización del TTF en la Bolsa de Ámsterdam, se ha disparado hasta cerrar con una subida del 9,98%, en 108 euros, y recupera los niveles de principios de mes.

La escalada se ha ido moderando a medida que avanzaba la jornada y se sucedían los mensajes de tranquilidad sobre la seguridad del suministro. En la apertura, los futuros de mayo se llegaron a disparar cerca de un 17%, hasta alcanzar los 114,6 euros.

Este martes, ocurrió algo similar en los primeros minutos tras conocerse las informaciones sobre un posible corte del flujo, pero finalmente la ‘commodity’ cerró con un alza de ‘solo’ el 5,88%. En cualquier caso, en el inicio de semana, las subidas alcanzan por momentos el 20%. Pese a la volatilidad, la cotización del gas natural sigue muy lejos de los máximos marcados al inicio de la guerra, cuando llegó a superar los 200 euros.

Los acontecimientos de los últimos días han aumentado la brecha entre los valores del gas en la Bolsa de Ámsterdam y en el mercado ibérico (Mibgas), que se usa como referencia para establecer el precio de la luz en nuestro país. Este miércoles, el Mibgas cotiza a 82,79 euros/MWh, tras un ascenso diario del 3,6%. La menor dependencia de Rusia para el abastecimiento ayuda a explicar esta diferencia.

La sospecha que existía en Bruselas de que quizá no hiciera falta vetar la importación de gas ruso porque era una posibilidad que el Kremlin decidiera cortarlo antes se ha materializado. Gazprom ha confirmado este miércoles por la mañana que ha “detenido completamente” el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos, como exigía Moscú como castigo a las sanciones impuestas por los Veintisiete tras la invasión rusa de Ucrania. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha criticado que es otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje. Es injustificado e inaceptable”. Ambos Estados miembros están recibiendo ya gas de países vecinos dentro de la Unión. "Hoy, el Kremlin ha fracasado una vez más en su intento de sembrar división entre europeos", ha explicado la presidenta de la Comisión.

Polonia Bulgaria Unión Europea Conflicto de Ucrania Ucrania
El redactor recomienda