Es noticia
Menú
¿Es lo que está pasando en Ucrania un genocidio? Biden (y Sánchez) dice sí, Macron no
  1. Mundo
Visión global de la guerra en Ucrania

¿Es lo que está pasando en Ucrania un genocidio? Biden (y Sánchez) dice sí, Macron no

Para hablar de genocidio, se necesitan pruebas de que hay una violencia sistemática contra un grupo específico y que hay una intención de exterminarlo por completo

Foto: Cadáveres de ucranianos envueltos en plásticos. (EFE/Miguel Gutiérrez)
Cadáveres de ucranianos envueltos en plásticos. (EFE/Miguel Gutiérrez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Ucrania es una escena de crimen". Las palabras, con todas las pruebas delante, las pronunció el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, en su visita a Bucha, la localidad ucraniana cercana a Kiev donde cientos de civiles fueron ejecutados —según Ucrania— durante la ocupación rusa de la ciudad. ¿Pero qué tipo de crímenes? El presidente Volodímir Zelenski habló de "crímenes de guerra que serán reconocidos por el mundo como genocidio". Desde Washington, Joe Biden le dio la razón y tuvo esas atrocidades por "genocidio". Pero el francés Emmanuel Macron evitó ese concepto y pidió cuidado con las palabras.

La humanidad ha sido testigo de numerosos genocidios, con el Holocausto a la cabeza en número de víctimas, aunque hubo otros antes y después, incluidos el de Camboya, Ruanda o Bosnia. A falta de un juicio en el que los juristas determinen el calificativo correcto, los especialistas en derecho internacional sí ven síntomas de que se están cometiendo los peores crímenes prohibidos por el sistema de derecho internacional. "Estamos aquí porque tenemos buenas razones para creer que se cometen crímenes que caen dentro de nuestra jurisdicción", reflexionó Khan. La lista de la CPI tiene cuatro calificativos: crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, el genocidio y la agresión. Ninguno es "menos grave" que otro y todos son los peores crímenes que se pueden cometer en un contexto de guerra o fuera de él.

Pero ¿qué es el genocidio? El Estatuto de Roma, que es el acuerdo internacional ratificado por 123 países que permitió la fundación en 2002 de la CPI, exige demostrar que los crímenes cometidos tenían "la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso". Estos crímenes pueden ir desde matanzas de los miembros del grupo, hasta el traslado forzoso de los niños, la imposición de medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo o el sometimiento a condiciones de vida que acarrean su destrucción física total o parcial. Pero la condición innegociable es demostrar que el objetivo último de esos crímenes era el exterminio sistemático y deliberado, total o parcial, de un grupo concreto.

Foto: El presidente estadounidense, Joe Biden. (Reuters/ Al Drago)

¿Tiene Vladímir Putin la intención de eliminar a la población ucraniana? La respuesta a esta pregunta no puede ser una simple opinión de Biden o Zelenski, como bien ha advertido Macron. Debe haber pruebas claras y demostradas de esa intencionalidad de exterminar a los ucranianos. "Putin está tratando de eliminar la idea de ser ucraniano", dijo Biden. "Debemos darle sentido a la palabra genocidio… El calificativo debe ser usado por jueces, no por políticos", le contestó Macron. Pero Zelenski le extendió al francés una invitación para que juzgue por sí mismo desde Ucrania: "Quiero que entienda que esto no es una guerra, sino un genocidio… Lo invité a venir cuando tenga la oportunidad. Vendrá y verá, y estoy seguro de que lo entenderá".

Macron no quería una escalada verbal que empeore la situación de guerra, pero a su declaración no le falta sentido. El genocidio no es fácil de probar y no vale una opinión. Y así lo ha entendido también Alemania y otros líderes de la Unión Europea que han visitado Kiev en persona. Pero Reino Unido, Canadá e incluso España han condenado los crímenes que se están viendo en Ucrania como genocidio. "Vamos a hacer todo lo posible porque quienes han perpetrado esos crímenes de guerra no queden impunes, y, por tanto, puedan comparecer ante los tribunales, en este caso, la Corte Penal Internacional, para hacer frente a esos supuestos casos de (crímenes de) lesa humanidad, de crímenes de guerra y, por qué no decirlo también, de genocidio", dijo Pedro Sánchez.

Ugur Ungor, profesor de Estudios de Genocidio en la Universidad de Ámsterdam, sigue muy de cerca lo que está ocurriendo en Ucrania y se ha apresurado a corregir a los líderes internacionales que no dudan en usar adjetivos para hablar de los crímenes que se están cometiendo. "Lo que pasó en Bucha tiene aspectos genocidas, pero no es genocidio. Esto ocurre cuando la matanza es un proceso que dura meses o años. Pero lo que pasó aquí es muy grave: se bombardearon civiles, se atacaron deliberadamente hospitales, hubo asesinatos masivos de personas que no parecen soldados y circulan historias de violencia sexual por parte de soldados rusos contra mujeres ucranianas. Esta es una guerra muy sucia", resumió.

Foto: Macron, en un acto electoral. (EFE/EPA/Thibault Camus)

Incluso va más allá y niega las comparativas que se han hecho con el genocidio que se vio durante la guerra de los Balcanes en los noventa. "Bucha y Srebrenica no son comparables. El asesinato en masa de bosnios en Srebrenica fue a una escala mucho mayor que lo que sucedió ahora en Bucha. Que Bucha sea un trauma tampoco es cierto, al menos no ahora. Un trauma no nace, sino que se va creando a lo largo de los años por los sobrevivientes de un evento. Auschwitz no fue un trauma en 1945; solo se volvió así en la década de 1960". Ungor está de acuerdo en que una guerra nunca puede ser totalmente limpia, pero las convenciones internacionales, como la de Ginebra de 1949, están para exigir "al ejército enemigo que haga todo lo posible para respetar la ley de la guerra y proteger a los civiles" que no combaten.

Putin: Ucrania comete genocidio contra rusoparlantes

La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio también exige a los firmantes —Rusia y Ucrania entre ellos— a "prevenir y sancionar el genocidio". Macron ya se lo advirtió a los países que han usado ese concepto a la hora de hablar de los crímenes en Ucrania: los Estados que creen que eso es un genocidio están moralmente obligados, por las convenciones internacionales que han firmado, a intervenir en la guerra para prevenir ese genocidio, lo que les convierte automáticamente el parte del conflicto armado, lo que, sin duda, escalaría la situación a esa temida guerra mundial.

Además, recurrir a este término sin tener las pruebas necesarias es también utilizar la misma línea que el propio Vladímir Putin. El presidente ruso justificó la guerra que ha lanzado contra Ucrania, precisamente, en que Kiev está cometiendo un "genocidio" contra la población rusoparlante en el Donbás y que, como firmante de la Convención, Rusia está obligada a intervenir en Ucrania para evitar ese genocidio. No ha utilizado ninguna prueba jurídica a la hora de acusar a Kiev de estar cometiendo ese crimen internacional, y ha entendido sus propias palabras como suficientes para iniciar la guerra en febrero. De hecho, Ucrania ha retado a Moscú a demostrar su acusación en el Tribunal Internacional de Justicia, el órgano judicial de Naciones Unidas que está en La Haya. Y los abogados de Moscú ni siquiera se presentaron en el tribunal. Sus sillas quedaron vacías, como lo está su lista de evidencias.

Foto: El hospital tras el bombardeo de Mariúpol. (Reuters/ Servicio Nacional de Policía Ucrania)

De todos modos, más allá de qué tipo de crímenes se están cometiendo en Ucrania durante la invasión rusa, cualquiera de los cuatro que entran en la jurisdicción de la CPI en La Haya pueden ser castigados con la cadena perpetua, la pena máxima reconocida por la Justicia internacional. Los crímenes de guerra siguen siendo igual de "horribles" que un genocidio, solo que con una intención última diferente. Civiles ejecutados, abandonados en plena calle, o enterrados en fosas comunes, cadáveres maniatados, ataques a zonas civiles, hospitales, colegios, carreteras de evacuación o estaciones de tren. Son todos crímenes prohibidos por decenas de convenciones de derechos humanos que protegen a los más inocentes durante los conflictos armados y esos crímenes los puede juzgar la CPI o las jurisdicciones nacionales, desde la propia Ucrania, hasta en España, siempre que se consiga detener a los sospechosos.

Frente al término genocidio, hay quien prefiere utilizar el concepto militar ruso 'zachistka', purificación casa por casa, algo así como "operaciones de limpieza de edificios". Esa palabra se asocia generalmente con las guerras en Chechenia: los rusos fueron por las aldeas, decidieron de forma aleatoria a quién querían matar. A falta de pruebas todavía para saber qué ha ocurrido exactamente en localidades como Bucha, algunos juristas se decantan más por interpretar las acciones rusas como una política de purga.

Marieke de Hoon, profesora de Derechos Internacionales en Ámsterdam, tampoco tiene claro si se puede hablar ya de "genocidio" desde la perspectiva legal. Para eso se necesita la intención de exterminar, aunque sea parcialmente, a los grupos sobre la base de su nacionalidad, la religión o el origen étnico. Exterminar a los ucranianos. Aunque es difícil tener claras las intenciones de Putin con Ucrania, lo que el presidente ruso ha defendido públicamente es que acude al rescate, y no al exterminio, de los ucranianos de un supuesto régimen nazi. "Claro que esto es una tontería en sí, pero haber dicho esto hace que sea legalmente difícil, al menos por ahora, probar que estamos ante un genocidio", cree De Hoon.

"Ucrania es una escena de crimen". Las palabras, con todas las pruebas delante, las pronunció el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, en su visita a Bucha, la localidad ucraniana cercana a Kiev donde cientos de civiles fueron ejecutados —según Ucrania— durante la ocupación rusa de la ciudad. ¿Pero qué tipo de crímenes? El presidente Volodímir Zelenski habló de "crímenes de guerra que serán reconocidos por el mundo como genocidio". Desde Washington, Joe Biden le dio la razón y tuvo esas atrocidades por "genocidio". Pero el francés Emmanuel Macron evitó ese concepto y pidió cuidado con las palabras.

Conflicto de Ucrania Ucrania Holocausto Srebrenica Unión Europea
El redactor recomienda