Es noticia
Menú
UK prohibirá terapias de conversión gay, pero no trans: un debate más allá de lo 'woke'
  1. Mundo
Boris Johnson sigue dando volantazos

UK prohibirá terapias de conversión gay, pero no trans: un debate más allá de lo 'woke'

Algunos conservadores temen que prohibir las terapia de conversión trans significaría que los padres no podrían apoyar a los niños que cuestionan su identidad de género. El debate genera división entre `tories´ y laboristas

Foto: Orgullo gay en Downing Street. (EFE/Andy Rain)
Orgullo gay en Downing Street. (EFE/Andy Rain)

- Soy lesbiana… y dudo que eso lo pueda cambiar.

- Bueno… la ira no es una enfermedad, pero se puede controlar.

- ¿Tengo entonces que reprimir mis sentimientos?

- No, tienes que controlarlos. Controlar no es lo mismo que reprimir. Y si los controlas, llegará un día en que no te afecten.

- ¿Eso significa que podrán llegar a gustar los hombres? ¿podría llegar a ser heterosexual?

- La sexualidad es cambiante a lo largo de la vida… es fluida.

- ¿Qué garantía de éxito tengo?

- Hay gente que no lo consigue, hay gente que prefiere el celibato, hay gente que logra que su atracción homosexual desaparezca por completo.

En 2015, esta corresponsal estuvo infiltrada durante cinco meses en una red de supuestos terapeutas haciéndose pasar por lesbiana. En el Reino Unido, el que se supone que es uno de los países más avanzados del mundo, los tratamientos para “curar” la homosexualidad están cada vez más extendidos. Los que se hacen llamar terapeutas van desde extremistas religiosos a estafadores ajenos a cualquier tipo de decencia y compasión. Sus víctimas terminan con severas depresiones e incluso suicidio.

Foto: Dos mujeres se besan durante una protesta frente a la Catedral de Málaga. (Reuters)

Tras muchas promesas incumplidas y volantazos de última hora tan habituales en el `modus operandi´ de Boris Johnson, el Gobierno conservador quiere ahora prohibirlos por ley. A principios de mayo, presentará sus planes para penalizar la terapias que intentan cambiar la sexualidad. Pero no se incluyen las prácticas realizadas para “tratar” a los transexuales. Algunos conservadores temen que prohibir las terapia de conversión trans significaría que los padres no podrían apoyar a los niños que cuestionan su identidad de género. Plantean lo siguiente: ¿Son todos casos de disforia? ¿O puede ser que ese individuo esté sufriendo algún abuso sexual o `bullying´?

El `premier´ Boris Johnson insiste en que es “inmensamente comprensivo con las personas que quieren cambiar de género” y asegura que es “vital dar a la gente el máximo amor y apoyo posible para tomar esas decisiones”. Pero recalca que estos son “problemas complejos” que no cree puedan resolverse “con una legislación rápida y fácil”.

En pleno auge del movimiento `woke´ y titulares sobre victorias de los atletas trans, el debate está creando divisiones tanto en las filas de los `tories´ como en la propia oposición laborista, cuyo líder Keir Starmer no parece sentirse cómodo hablando del tema. En cualquier caso, la polémica ha llegado hasta tal punto que Downing Street se ha visto obligado a cancelar la conferencia sobre los derechos de la comunidad LGBT+ a nivel global después de que más de cien organizaciones hayan cancelado su asistencia. La cita, que había sido una promesa del manifiesto `tory´, estaba prevista para junio para coincidir con el 50 aniversario de la primera Marcha del Orgullo en Londres.

Foto:
“Te podemos contratar, pero no de cara al público” La realidad laboral de las personas trans en España
Sandra Carbajo Diseño: Fernando Puente Formato: María del Mar Pérez Fotografía: Carmen Castellón

Fue en 2018 cuando la entonces `premier´ Theresa May prometió ilegalizar este tipo de tratamientos. La medida fue respaldada por la Iglesia de Inglaterra al considerar que “no tienen cabida en el mundo moderno”. Pero el Brexit se comió la agenda de Westminster y no hubo avances. Boris Johnson cogió luego el testigo describiendo este tipo de prácticas como “absolutamente abominables”.

En el llamado `Discurso de la Reina´ de 2021 -cuando el Ejecutivo presenta sus propuestas legislativas- se volvió a realizar la promesa. Pero tampoco se hizo nada. Pasó el tiempo y la sorpresa llegó este mes de abril cuando una filtración a ITV News reveló que Johnson había cambiado de opinión. Pese a que estaba en su manifiesto electoral, finalmente había acordado no seguir adelante con la legislación. Se creó un gran revuelo y, en cuestión de horas Johnson, volvía a dar volantazo. El próximo mes de mayo, se presentaría normativa al respecto. Eso sí, sólo cubriría la prohibición de terapia de conversión gay, no trans.

Foto:
“Te podemos contratar, pero no de cara al público” La realidad laboral de las personas trans en España
Sandra Carbajo Diseño: Fernando Puente Formato: María del Mar Pérez Fotografía: Carmen Castellón

Sajid Javid, ministro de Sanidad, asegura que la decisión es “sensata”. “Cuando se trata de personas trans, creo que debemos ser más cuidadosos”, aseguró durante una entrevista con Sky News, donde citó un informe de Hilary Cass, a la que considera “una de las pediatras más experimentadas del Reino Unido”, a quien el Sistema Nacional de Salud le pidió que revisara los servicios de identidad de género para los jóvenes.

“Ella considera que cuando los niños y jóvenes tienen disforia de género es correcto que los expertos médicos puedan tratarlo y determinar cuál podría ser la causa”, explica Javid. “¿Es un caso genuino de disforia de identidad de género? ¿O puede ser que ese individuo esté sufriendo algún abuso sexual infantil, por ejemplo, o puede estar relacionado con el `bullying´? Teniendo esto en cuenta, creo que ahora lo correcto es adoptar el enfoque que tenemos, que es prohibir la terapia de conversión para LGB, pero adoptar un enfoque mucho más sensible cuando se trata de personas trans”, continúa.

La decisión ha llevado a Ian Anderson, uno de los asesores claves del Gobierno en LGBT+ , a presentar su dimisión asegurando que la sociedad tiene ahora un “debate sensacionalista sobre la vida de las personas”. “No es un debate respetuoso, se ha convertido en una guerra ´woke´. Yo era LGBT Business Champion, no LGB o T, y por esa razón debo renunciar a mi puesto”, asegura.

Foto: Izaro Antxia. (Wikipedia)

En medio de la polémica, el `premier´ Boris Johnson hace distinción entre la práctica “absolutamente abominable” de la terapia de conversión gay y las “complejidades y sensibilidades” en torno a la identidad de género. “No creo que sea razonable que los niños sean considerados competentes en Gillick [término utilizado para describir si un menor de 16 años puede dar su consentimiento para recibir tratamiento médico sin el permiso de los padres] para tomar decisiones sobre su género o los tratamientos irreversibles que puedan tener”, razonó en una reciente entrevista con Sky News. “Creo que debería haber participación de los padres como mínimo”, añadió.

Era su primera intervención pública tras todos los volantazos dados en la materia. Y quiso entrar de lleno en el debate mostrándose incluso en contra de que los que han nacido biológicamente como hombres puedan competir luego en eventos deportivos femeninos. “Tal vez sea algo controvertido decirlo, pero me parece sensato. Y también pienso que las mujeres deberían tener espacios, ya sea en hospitales o prisiones o vestuarios o donde sea, que estén dedicados a las mujeres. Este es mi pensamiento. Si eso me pone en conflicto con otros, entonces tenemos que resolverlo”, señaló.

Sara Symington, directora del programa de ciclismo olímpico del Reino Unido, se ha unido a las voces que piden cambiar las reglas que han permitido a la ciclista transgénero Emily Bridges competir en carreras femeninas, asegurando que es injusto que se permitiera a los corredores trans participar siempre que redujeran su testosterona por debajo de cierto nivel durante 12 meses antes de la competición.

Foto: Izaro Antxia. (Wikipedia)

Con todo, los comentarios de Johnson no iban precisamente dirigidos a Symington, sino al líder de la oposición laborista, Keir Starmer, al que le cuesta hablar con claridad del asunto. Se le vio especialmente incómodo durante una entrevista con LBC radio cuando le preguntaron sobre los deportistas trans y, en concreto, sobre Lia Thomas, la primera nadadora transgénero en ganar una competencia universitaria de élite en Estados Unidos.

Starmer dijo que corresponde a los “organismos deportivos decidir por sí mismos” quién puede y quién no puede ser incluido en los eventos. Cuando se le preguntó si una mujer puede tener un pene, respondió: “No estoy... No creo que podamos llevar a cabo este debate con... No creo que discutir este tema de esta manera ayude a nadie en el largo plazo … quiero discutirlo con cualquiera que realmente quiera encontrar una solución, y creo que demasiadas personas, en mi opinión, se retiran o mantienen una posición que es intolerante con los demás”.

Es realmente complicado encontrar datos fiables sobre las terapias de conversión que se llevan a cabo en el Reino Unido. Las únicas cifras disponibles provienen de la encuesta nacional LGBT+ de 2017, donde alrededor del 5% de los 108.000 encuestados dijeron que les habían ofrecido algún tipo de terapia, y el 2% dijo que la habían recibido. Esta cifra fue más alta para las personas trans con casi uno de cada diez hombres trans que dijeron que les habían ofrecido terapia. La encuesta, en cualquier caso, no definió lo que se entendía por terapia de conversión.

Foto: La escritora J. K. Rowling. (Reuters/Suzanne Plunkett)

Respecto a los terapeutas que llevan a cabo las sesiones también hay mucho secretismo. Durante la investigación llevada a cabo por esta corresponsal en 2015, se contactó con la Asociación Británica de Asesoramiento y Psicoterapia (BACP), la organización que regula el trabajo de los terapeutas, quien ya entonces advertía de los daños de estos tratamientos “gays curativos”. “Nosotros condenamos este tipo de terapias y nos aseguramos de que nuestros 42.000 miembros en todo Reino Unido trabajan dentro de un marco ético. Pero, lógicamente, no podemos hacernos responsables de todo aquel que se hace llamar terapeuta”, respondió un portavoz. Para ser miembro de la asociación se deben cumplir unos requisitos. Como haber completado con éxito un mínimo de 100 horas de sesiones supervisadas. “Pero es cierto que, a nivel nacional, no existe un título o una regulación y somos conscientes de que eso es un problema”, aclaró el portavoz.

A día de hoy, estas prácticas “curativas” están total o parcialmente prohibidas en países como Canadá, Malta, Alemania y México. En los Estados Unidos, alrededor de 20 estados las han prohibido

- Soy lesbiana… y dudo que eso lo pueda cambiar.

Reino Unido Transexual LGTBI Activismo LGTB