Es noticia
Menú
"Putin ha ordenado al padrino de la mafia chechena que me mate en el País Vasco"
  1. Mundo
Con la muerte (chechena) en los talones

"Putin ha ordenado al padrino de la mafia chechena que me mate en el País Vasco"

Opositores rusos han reunido pruebas de que Moscú se está sirviendo nuevamente de los peores criminales del hampa de Grozni para acabar con ellos en el exilio

Foto: Vladimir Osechkin, a la izquierda, en Biarritz. (F. B.)
Vladimir Osechkin, a la izquierda, en Biarritz. (F. B.)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Voy a enviaros un par de fotos. Miradlas con atención, porque el tipo que aparece en la mansión de Kiril Shamalov (exmarido de Katarina Tijonova, hija del presidente Vladímir Putin) es un checheno", nos dijo en la mañana del Jueves Santo el opositor ruso Vladimir Osechkin. La mansión que menciona se halla en la ciudad vascofrancesa de Biarritz, a menos de 25 kilómetros de Guipúzcoa. Las imágenes fueron tomadas por uno de los colaboradores de su organización, el francés Pierre Haffner, y venían acompañadas de una nota para Vlad: "Los chechenos han llegado desde Niza a Biarritz. Se han instalado en la casa de la hija de Putin. Los repartidores les traen paquetes".

Las aclaraciones de Haffner son completamente espeluznantes a la vista del hecho de que Osechkin también reside en Biarritz y es, ahora mismo, el enemigo declarado número 1 de Ramzan Kadyrov. Esto equivale a asegurar que es también en el objetivo preferente del líder prorruso de Chechenia, un gendarme de Moscú en el Cáucaso norte al que se atribuye la organización de buena parte de los asesinatos de periodistas y opositores que han osado desafiar la autoridad de Putin. La presencia de inquilinos chechenos en la villa del exyerno de Putin es interpretada por Osechkin como un acto de intimidación.

Foto:  Vladímir Osechkin, en Biarritz, y uno de los mensajes que recibió. (F. B.)

No es la primera vez que se acusa a Kadyrov de matar a sus detractores en el extranjero. Una de las muertes que se le atribuyen es la de la periodista rusa Anna Politkovskaya, asesinada a las afueras de su apartamento en Moscú en 2006. La reportera era muy crítica tanto con el líder checheno como con Putin, al igual que Natalia Estemirova, también asesinada en la región del Cáucaso Norte en 2009 o que el propio Osechkin. Es igualmente conocido que el Gobierno ruso lleva más de veinte años sirviéndose del lumpen para hacer trabajos sucios en las alcantarillas extranjeras de su criminalizado estado, lo que hace las amenazas recibidas por el disidente todavía más creíbles.

"Vivo cada día como si fuera el último", nos dice. La policía francesa que se ocupa de su seguridad ha sido ya informada de la presencia de chechenos en el litoral vascofrancés, "un gesto muy agresivo" que el disidente interpreta, en el mejor de los casos, como una tentativa de asustarle a él y a su familia. Aunque no pueda probarse la relación directa entre la llegada de inquilinos del Caúcaso y las informaciones que sugerían hace ahora varios meses que Kadyrov estaba dispuesto a pagar una fortuna para acabar con su vida, la amenaza es tan digna de considerarse que la policía francesa le asignó un dispositivo de seguridad propio de un ocupante del Elíseo.

Claro que, tal y como dice el disidente ruso, ¿quién puede parar al sindicato del crimen si se propone de verdad matar a alguien? A su juicio, que los chechenos recién instalados en Biarritz procedan de Niza es igualmente aterrador, porque esa ciudad gala de la Riviera es también considerada como el bastión francés de los partidarios de Kadyrov, el peligroso líder prorruso de Grozny que estos días ha hecho arder las redes atizando el odio "contra los ucronazis" o anticipando más de 30 veces la caída de Mariúpol.

"Tengo muy claro que los dos últimos meses han sido los más peligrosos de mi vida"

¿Qué es lo que ha hecho el disidente ruso para pasar a encabezar la lista negra de opositores amenazados por el Kremlin y sus aliados de Grozni? Entre otras cosas, dirigir una organización —Gulagu-Net— que lleva años exponiendo las torturas cometidas por los funcionarios rusos de prisiones y dando a conocer la corrupción y aterradora crueldad de los agentes de los Servicios Federales de Seguridad (FSB). "Digamos que me siento como Whitney Houston en El Guardaespaldas, como si mi vida fuera una película taquillera de Hollywood", nos comenta el activista.

"Tengo también muy claro que los dos últimos meses han sido los más peligrosos de mi vida", añade. Antes de la invasión de Ucrania, Osechkin era ya un opositor bien conocido entre los rusos, pero al que Occidente no prestaba mucha atención. Desde el inicio del conflicto, sus investigaciones han sido reproducidas por centenares de diarios y televisiones del planeta entero o incluso, indirectamente, por la CIA y el Pentágono. Y a medida que ha crecido su influencia, se ha incrementado en parejo el odio que le profesan desde Rusia, no solo Putin o Kadyrov, sino los altos funcionarios del FSB a quienes ha expuesto en su canal de YouTube o incluso los líderes del hampa ruso, conocidos en el argot de la mafia de ese país como "vor v zakone" o, literalmente, "ladrones en la ley". Y entre ellos, ha destacado un nombre, el del mafioso checheno más peligroso y poderoso de Grozni: Ajmed Dombaev, de 41 años, conocido también como Shalinsky.

placeholder Shalinsky, el capo de la mafia chechena, en el centro, durante su privilegiada estancia en una prisión rusa.
Shalinsky, el capo de la mafia chechena, en el centro, durante su privilegiada estancia en una prisión rusa.

Lo verdaderamente inquietante es que, según una información a la que ha tenido acceso El Confidencial, Dombaev fue arrestado en Turquía a principios de febrero tras escapar ilegalmente de Rusia, donde había sido reclamado judicialmente en Osetia del Norte por pertenencia a una organización mafiosa. En el momento de su detención, portaba consigo un maletín con al menos dos millones de dólares en efectivo. Una fuente de los servicios rusos de inteligencia informó algo más tarde de que las autoridades turcas liberaron al influyente capo checheno y este, días después, abandonó el país con supuesto destino a Dubai. Es bien sabido que Turquía es un verdadero paraíso de los "ladrones en la ley" chechenos y, en general, de la mafia rusa, pero es obvio que Shalinsky solo se ha servido de ella como hito intermedio en su camino hacia otra parte.

Esas mismas fuentes dijeron haber reunido información de que Dombaev, junto con un grupo de hampones a sus órdenes, había viajado a Turquía para organizar el asesinato de un opositor odiado por las autoridades chechenas. De inmediato, se asumió que el disidente supuestamente en la mira de Shalinsky era el propio Osechkin, quién había revelado meses antes la presunta implicación de los hombres de ese capo en el asesinato de un recluso y en una trama de corrupción que implicaba igualmente a funcionarios del sistema penitenciario ruso. Se da también la circunstancia de que el ex yerno de Putin, propietario de la mansión donde se ha detectado esta semana la presencia de chechenos, viajó por esas fechas a un emirato árabe y había sido reiteradamente criticado por las redes de Gulagu.

Foto: Alekséi Navalni, en una imagen de archivo. (EFE/Yuri Kochetkov)

Para Osechkin, y para la policía francesa, las coincidencias son demasiado siniestras como para no considerar que forman parte del patrón de una trama. Por otro lado, "¿cómo es posible que uno de los padrinos más influyentes y peligrosos de la mafia de Rusia abandonara el país con destino a Estambul pese a estar incluido en una lista de personas reclamadas por el Ministerio del Interior?", se pregunta el disidente. "El precio de mi vida es ahora mismo cero", añade. El opositor dio a conocer hace algunas semanas que Kadyrov había encargado su ejecución. "En realidad, es mucho más de 100.000 euros lo que están dispuestos a pagar por mi cabeza. Esa cantidad es tan solo lo que se destina al pago del ejecutor final, pero sabemos que piensan gastarse mucho más en organizar la operación completa", sostiene.

En tal sentido, es también significativo que Dumbaev fuera arrestado en Estambul con dos millones. "¿Cómo es posible que Turquía no hiciera nada por detenerle? Evidentemente, porque Rusia no pidió su extradición. Yo publiqué una información acusando a la gente de Dombaev de torturar y asesinar a un preso, lo que lo convirtió en mi enemigo. Necesitaban a un 'ladrón en la ley' para hacer ese trabajo sucio sin exponer al FSB y quién mejor que Shalinski para reemplazar a los sicarios del FSB".

No es la primera vez que el propio Osechkin denuncia el uso de asesinos de la mafia por parte de los Servicios Federales de Seguridad. "Ya en junio de 2020, uno de nuestros topos nos envió información asegurando que los hombres de Dombaev habían ido a Moscú desde Chechenia para matar a varios disidentes, y entre ellos, a (Alexei) Navalni. Publicamos de inmediato esa información y las fuerzas especiales anularon esa operación. A raíz de eso, cambiaron de plan y le envenenaron. Podría decirse que, de alguna manera, le salvamos la vida, porque si se hubieran ocupado de ello los chechenos, tal y como planeaban inicialmente, hubiera sido asesinado con un cien por cien de certeza".

Foto: Alexei Navalni.

¿Salvará la propia vida de Osechkin el divulgar la conspiración organizada para matarle? "Las circunstancias hace dos años eran muy diferentes. Antes Gulagu era un pequeño proyecto al que no se prestaba mucha atención. Ahora, tras la guerra, estamos en el ojo de un huracán mundial. Cada día me acuesto pensando en que es el último. Kadyrov es el verdadero gran padrino del mundo criminal de la confederación y, durante los últimos años, se las ha ingeniado para introducir a hombres chechenos de su confianza en los Servicios Federales de Seguridad. Los viejos generales rusos que pelearon hace 25 años contra los chechenos detestan la influencia que han adquirido los kadyrovitas, pero les tienen miedo porque asumen que, si hacen algo contra ellos, acabarán con su vida o con la de su familia. Y en medio de todo eso, la mafia chechena se ha fortalecido al calor de Kadyrov y goza de una gran impunidad". Lo que dice Osechkin se halla respaldado por el hecho de que, antes de viajar hasta Estambul, Shalinsky se moviera libremente por Grozni a pesar de tener una causa criminal pendiente y hallarse reclamado por la Seguridad rusa.

Vladimir Valeryevich Osechkin, nacido el 14 de junio de 1981 en Samara, es hijo de una cardióloga y un periodista. A principios de la década de 2000, fue arrestado por un presunto asesinato perpetrado en su ciudad natal. Tras pasar tres meses bajo custodia policial, logró demostrar su inocencia con la ayuda de su abogado y fue puesto en libertad. A partir de ese momento, se mudó a Moscú y creó un negocio de reventa de automóviles extranjeros usados. Los problemas comenzaron cuando, en 2007, funcionarios corruptos de Interior comenzaron a presionarle para obligarle a pagar sobornos. Osechkin se negó y terminó siendo condenado en 2010 a siete años de prisión por "delitos económicos". Había sido encarcelado tres años antes de forma preventiva y fue liberado en 2011 tras cumplir 48 meses de su condena.

placeholder La villa del exyerno de Putin, en Biarritz.
La villa del exyerno de Putin, en Biarritz.

Durante el tiempo que pasó en las cárceles rusas, sufrió torturas y vejaciones y comenzó a meditar la idea de crear una organización que ayudara a denunciar la corrupción y la violencia del sistema penitenciario mediante la filtración de vídeos y de documentos, al más puro estilo Wikileaks. No solo lo comparan con Julian Assange por su 'modus operandi', sino por la persecución a la que ha estado sujeto desde que decidió enfrentarse a la poderosa maquinaria del Estado ruso.

En 2014, llegó a ser nombrado responsable de un grupo de trabajo de la Duma sobre la protección de los derechos de los ciudadanos en los lugares de detención. Pero una vez más, las autoridades rusas trataron de cooptarlo. Se negó a ceder a las presiones y eso le puso contra las cuerdas nuevamente. En 2015, para evitar ser detenido, huyó a Biarritz. La persecución no ha cesado desde entonces. En 2020, se dictó contra él desde Moscú una orden de arresto y en noviembre del pasado año, se le incluyó en la lista de personas más buscadas por el estado ruso. Fue en esas circunstancias cuando el pasado día 8 dio a conocer junto a la roca de la Virgen de Biarritz el plan de asesinato que se ha urdido contra él.

El complot llegó a sus oídos gracias a las advertencias de dos refugiados chechenos en Francia y de una tercera fuente rusa. De acuerdo a esta última, alguien sugirió en estado de embriaguez que ya se ha hallado a gente dispuesta a terminar con su vida. "Recibir amenazas es algo relativamente habitual y que no solemos tomar demasiado en serio", nos confiesa. "Lo que hace más creíble este peligro es que la alerta haya llegado por vías diferentes y no conectadas entre sí. Nos inquietan también los minuciosos y coincidentes detalles que refieren ambos informadores chechenos. Sabemos que no es un intento más de intimidación y guerra psicológica", asegura.

Foto: Manifestación contra Vladimir Putin frente a la embajada rusa de Varsovia. (Reuters/Aleksandra Szmigiel)

Según el activista, esa tercera fuente moscovita citada por Osechkin sostiene que uno de los empleados de la oficina central de la Dirección Operativa Principal del Servicio Penitenciario Federal de Rusia dijo recientemente que "en un futuro cercano el problema con Gulagu, la organización de Osechkin, y sus constantes filtraciones, quedaría radicalmente resuelto".

El infierno de las cárceles de Putin

¿Qué es lo que ha hecho Osechkin para despertar las iras de todos los estamentos de Seguridad del Gobierno de Rusia? Desde su creación, la organización Gulagu ha filtrado vídeos que demuestran de forma incuestionable la utilización de la tortura, la violación y el asesinato en las cárceles rusas y muy especialmente, en 15 prisiones de castigo a donde se envían a los reclusos más conflictivos.

A mediados de diciembre, las actividades de Gulagu dieron un salto cualitativo cuando un colaborador bielorruso escapó de Rusia y viajó a Francia con otros 200 gigas de archivos de vídeo que contenían escalofriantes nuevas evidencias de torturas y violaciones en las instalaciones correccionales rusas. Lo que se ha divulgado en el Youtube es solo la punta del iceberg. Buena parte de esos vídeos son tan brutales que serían inmediatamente censurados si se mostraran en las redes en toda su crudeza. En ellos pueden verse cómo se amarra a los reclusos para ser penetrados analmente o cómo se confía a capos comisionados por los carceleros la extracción mediante torturas de confesiones en Saratov, Belgorod IK-4, Kamchatka IK-6, Irkutsk SIZO-1, Omsk IK- 2 y otras colonias y pabellones de aislamiento.

Ni siquiera el Gobierno de Vladímir Putin ha puesto en duda la autenticidad de los documentos de Gulagu

La filtración de vídeos ha conducido a la apertura de al menos 17 casos penales contra policías, miembros del Servicio Federal de Seguridad (FSB), las fuerzas especiales y funcionarios de prisiones. Varios de los culpables han sido destituidos o degradados porque no era posible pasar por alto las denuncias sostenidas sobre las imágenes. Ni siquiera el Gobierno de Putin ha puesto en duda la autenticidad de esos documentos.

¿Cómo obtuvo el bielorruso los vídeos y para que se registraban las torturas? Sergei Savelyeb cumplía una condena por tráfico de drogas en el hospital penitenciario de Saratov OTB-1. Durante el tiempo que permaneció en prisión, se le asignaron trabajos administrativos y tuvo la oportunidad de obtener una copia de los archivos. Los carceleros suelen registrar de forma sistemática las violaciones para coaccionar y amenazar a los presos con mostrarlos a sus familiares o al resto de reclusos. Al igual que Osechkin, Savelyeb se halla ahora en el principal punto de mira de los Servicios Federales de Seguridad de Putin tras ingeniárselas para salir de la prisión con varios teras de evidencias.

En medio de este escándalo, el parlamento decidió aprobar una ley que impone severas sanciones por tales abusos. Incluso Putin se mostró partidario de fiscalizar el trabajo de los funcionarios de prisiones. Era tal la fuerza de las pruebas que, según Osechkin, no podía mirar hacia otra parte.

"Durante mi cuarto año en prisión leí por segunda vez en mi vida 'Archipiélago Gulag', de Alexánder Solzhenitsye", nos dice Vladimir. "Fue entonces cuando comprendí que nuestro sistema penitenciario es exactamente igual al de la antigua Unión Soviética. En este sistema están metidos todos. Desde las fuerzas especiales a los funcionarios de prisiones o el comité de investigación. El gulag sigue tan vivo como hace 80 años".

Foto: La Carretera de los Huesos

Su situación todavía es más inestable desde que comenzó a filtrar las cartas de un alto funcionario del FSB y a proporcionar detalles escalofriantes de la caza de brujas que ha emprendido Putin para depurar responsabilidades por los errores cometidos durante la ocupación. Hace ahora un mes, El Confidencial publicó en exclusiva algunas de estas revelaciones.

Un documental de 26 minutos sobre las torturas fue estrenado el pasado 21 de marzo por periodistas españoles y puede ser visto en el canal de Rojo y Negro de YouTube. Su título es "Gulag, infierno en las cárceles de Putin". El trabajo audiovisual proporciona pruebas incuestionables de que las violaciones, las torturas y el asesinato forman parte estructural del sistema de funcionamiento de las cárceles, no solo en Rusia, sino en los territorios ocupados del Donetsk. A los testimonios del citado Osechkin se suman los de varios jóvenes activistas de Rusia que han tenido que salir huyendo de su país y refugiarse en Kiev para no caer en las redes del FSB.

"Voy a enviaros un par de fotos. Miradlas con atención, porque el tipo que aparece en la mansión de Kiril Shamalov (exmarido de Katarina Tijonova, hija del presidente Vladímir Putin) es un checheno", nos dijo en la mañana del Jueves Santo el opositor ruso Vladimir Osechkin. La mansión que menciona se halla en la ciudad vascofrancesa de Biarritz, a menos de 25 kilómetros de Guipúzcoa. Las imágenes fueron tomadas por uno de los colaboradores de su organización, el francés Pierre Haffner, y venían acompañadas de una nota para Vlad: "Los chechenos han llegado desde Niza a Biarritz. Se han instalado en la casa de la hija de Putin. Los repartidores les traen paquetes".

Ucrania Noticias de Rusia
El redactor recomienda