Es noticia
Menú
Rusia aprieta en el este con bombardeos mientras se avecina una "gran batalla" en el Donbás
  1. Mundo
La UE espera ataques inminentes

Rusia aprieta en el este con bombardeos mientras se avecina una "gran batalla" en el Donbás

Kiev da por iniciada la ofensiva final rusa contra el Donbás. Según fuentes ucranianas, las tropas rusas intentan romper las líneas enemigas con una maniobra envolvente desde Járkov, Mariúpol y Lugansk

Foto: Un militar ruso en la Lugansk. (EFE / Sergei Ilnitsky)
Un militar ruso en la Lugansk. (EFE / Sergei Ilnitsky)

El ejército ruso ha bombardeado este domingo Dnipro, Járkov y Lugansk. El Kremlin ha explicado que los objetivos a destruir eran militares, pero el Gobierno ucraniano denuncia que los misiles impactaron en una escuela y una torre de viviendas en Lugansk y han destruido “completamente” el aeropuerto de Dnipro. Por el momento, dos personas han muerto y varias más han resultado heridas tras la ofensiva. Las autoridades ucranianas han detectado un convoy ruso de 8 kilómetros que planea romper las defensas ucranianas al este del país. Precisamente, ambos bandos están reforzando su estrategia en el flanco este del país, ya que se prepara una "gran batalla" en el Donbás. Kiev ya da por iniciada la ofensiva final rusa contra la región y piensa que las tropas rusas están intentando romper las líneas enemigas con una maniobra envolvente al este del país.

Los "ataques inminentes en el Donbás y el sur" preocupan en la UE, por eso hoy el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, convocó una reunión conjunta del Comité Militar de la UE y del Comité Político y de Seguridad para analizar la guerra en Ucrania. La situación en el este es clave, por eso el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg​, ha adelantado en una entrevista del diario británico ‘The Telegraph’ que la Alianza planea establecer una fuerza permanente en el este de Europa.

Foto: Agentes de la policía forense de ucrania exhuman los cuerpos de las fosas comunes encontradas en Bucha. (EFE / Oleg Petrasyuk)

En cuanto a la estrategia rusa, a primera hora de la mañana los satélites han captado imágenes de un largo convoy militar de 8 kilómetros que se desplazaba hacia el sur por la región de Járkov. En las hileras se podían identificar vehículos militares, blindados y camiones en la localidad ucraniana.

placeholder Una imagen de satélite muestra el convoy militar, de unos ocho kilómetros de extensión, cerca de la ciudad de Velykyi Burluk. (EFE)
Una imagen de satélite muestra el convoy militar, de unos ocho kilómetros de extensión, cerca de la ciudad de Velykyi Burluk. (EFE)

Las autoridades ucranianas sostienen que, con este movimiento, las fuerzas rusas están tratando de romper sus defensas en el este del país. Precisamente, Kiev ha dado por iniciada la ofensiva final rusa contra el Donbás. Según fuentes ucranianas, las tropas rusas intentan romper las líneas enemigas con una maniobra desde la región de Járkov al norte, la ciudad portuaria de Mariúpol al sur y la región de Lugansk al este del Donbas.

"Han comenzado a apretarnos con mucha fuerza desde el sur y también desde el norte. El plan de cercar nuestras fuerzas lo intentan llevar a cabo por todas partes", comentó hoy Oleksii Arestóvich, asesor presidencial ucraniano. Con todo, Kiev mantiene que Moscú carece de los hombres suficientes para conquistar el Donbás.

Por otra parte, según ha podido averiguar la Inteligencia británica, debido al alto número de bajas que han sufrido las tropas rusas, el Kremlin está reclutando a personal militar fuera de servicio desde 2012 para incrementar sus efectivos. Asimismo, también están tratando de reclutar soldados en la región moldava de Transinistria, separada del resto del país por el río Dniéster y autoproclamada independiente.

Mientras el ejército ruso se repliega al este, el ejército ucraniano sigue hallando más fosas comunes con civiles en su interior a medida que va liberando ciudades ocupadas. Precisamente, esta mañana han denunciado desde Kiev haber encontrado otra nueva fosa con decenas de civiles en Buzova. La fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, ha anunciado este domingo que su país ha identificado en torno a 500 personas sospechosas de haber cometido crímenes de guerra durante la invasión rusa. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha vuelto a insistir en una de las peticiones que lleva haciendo desde el inicio de la ofensiva: la introducción de "restricciones más dolorosas" al petróleo ruso, la principal fuente de ingresos de Moscú.

El ejército ruso ha bombardeado este domingo Dnipro, Járkov y Lugansk. El Kremlin ha explicado que los objetivos a destruir eran militares, pero el Gobierno ucraniano denuncia que los misiles impactaron en una escuela y una torre de viviendas en Lugansk y han destruido “completamente” el aeropuerto de Dnipro. Por el momento, dos personas han muerto y varias más han resultado heridas tras la ofensiva. Las autoridades ucranianas han detectado un convoy ruso de 8 kilómetros que planea romper las defensas ucranianas al este del país. Precisamente, ambos bandos están reforzando su estrategia en el flanco este del país, ya que se prepara una "gran batalla" en el Donbás. Kiev ya da por iniciada la ofensiva final rusa contra la región y piensa que las tropas rusas están intentando romper las líneas enemigas con una maniobra envolvente al este del país.

Ucrania Misiles OTAN Unión Europea