Es noticia
Menú
Zelenski, literal: los cuatro elementos de su estrategia negociadora y su visión de Occidente
  1. Mundo
Así piensa el líder ucraniano

Zelenski, literal: los cuatro elementos de su estrategia negociadora y su visión de Occidente

Desde su oficina en Kiev, convertida en centro de operaciones para la guerra, Zelenski recibe a medios internacionales. Sus respuestas permiten descifrar al presidente ucraniano

Foto: El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, durante una de sus comparecencias. (Getty/Behrouz Mehri)
El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, durante una de sus comparecencias. (Getty/Behrouz Mehri)

Tras más de un mes de sangriento conflicto, Volodímir Zelenski está dispuesto a realizar una serie de compromisos para lograr un acuerdo de paz que pasan por discutir la adopción de un estatus neutral y una revisión sobre el futuro de la región de Donbás. Su visión de victoria, al fin y al cabo, no contempla una coronación militar, sino una solución que pueda “salvar vidas” en una guerra en la que Occidente tiene diferentes motivaciones. Porque hay países a los que les interesa que se alargue todo lo que pueda en el tiempo, aunque eso signifique la destrucción total de Ucrania.

En las últimas semanas, el líder ucraniano —al que han llegado a comparar con Churchill— ha protagonizado intervenciones históricas desde Kiev en distintos parlamentos a ambos lados del Atlántico. Una vez que el asalto relámpago a Kiev fracasó, Zelenski comenzó además a ofrecer declaraciones y entrevistas a los medios internacionales en su oficina, convertida en centro de operaciones para la guerra. Coincidiendo con la nueva ronda de conversaciones entre los negociadores ucranianos y rusos, que tendrá lugar esta semana en Turquía, el presidente ucraniano ha hablado con cuatro periodistas rusos —que el Kremlin ha censurado en Rusia— y la reputada revista 'The Economist'.

Foto: Creación del artista LKN en Pamplona retocada con una bandera de Ucrania y loas a Zelenski. (EFE/Villar López)

De comediante a Churchill del siglo XXI

Zelenski: “El gran cambio ocurrió cuando Ucrania me eligió para ser presidente. Vieron mi posición honesta en todo. Si no sabes cómo hacer algo, sé honesto y ya está. Tienes que ser honesto para que la gente te crea. Necesitas ser tú mismo. Y tal vez, después de mostrar quién eres, tal vez la gente te quiera más que antes, porque ven tus fortalezas y debilidades. En lugar de mentir, debes mostrar a la gente quién eres exactamente. Y es importante no mostrar que eres mejor de lo que eres”.

El presidente ucraniano se ha ganado el respeto y admiración de Occidente. Primero, por decidir quedarse en su país junto a su familia, aun sabiendo que es el principal objetivo de Putin. Segundo, por su capacidad de resiliencia. Las comparaciones con Churchill comenzaron a principios de este mes cuando, durante su conmovedora intervención por videoconferencia en Westminster, parafraseó el famoso discurso del célebre primer ministro británico durante la II Guerra Mundial, prometiendo “luchar en los bosques, en los campos, en las costas, en las calles”.

La gran diferencia es que mientras Churchill tenía la esperanza de que Estados Unidos se uniera a la Segunda Guerra Mundial, lo que finalmente ocurrió, Zelenski tiene claro ahora que Washington no levantará las armas contra Rusia, que tiene armas nucleares, precisamente para evitar la III Guerra Mundial. La valentía del ucraniano ante una potencia mucho más poderosa tiene también un elemento de David frente a Goliat. Según algunos analistas, es más bien como el manifestante solitario en la plaza de Tiananmén en Beijing (1989).

Foto: El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dirigiéndose al Parlamento italiano. (EFE/Roberto Monaldo)

Visión de victoria

Z: “Creemos en la victoria. Es imposible creer en otra cosa. Definitivamente, venceremos porque esta es nuestra casa, nuestra tierra, nuestra independencia. Es solo una cuestión de tiempo”.

Es lógico que diga públicamente que confía en la victoria porque de otra manera el ánimo de sus tropas y su población se vendría abajo. Pero no se está refiriendo a una victoria militar en sí, sino a “salvar tantas vidas como sea posible”. Tras más de un mes de sangriento conflicto, estaría dispuesto a ceder ante algunas de las demandas que plantea Moscú, como aceptar el estatus neutral de Ucrania. También admite que el Ejército ucraniano no podría recuperar todo el territorio controlado por Rusia en el este, por lo que estaría abierto a un “compromiso” sobre el futuro de la región de Donbás. Eso sí, deja claro que cualquier acuerdo tendría que ser aprobado por un referéndum en el que los refugiados ucranianos pudieran votar, lo que requeriría que las fuerzas rusas regresaran a sus posiciones anteriores al 24 de febrero. Los preparativos de cualquier plebiscito celebrado dentro de unas mínimas pautas democráticas llevarían al menos un año.

Foto: Imagen: EC Diseño.
Payasadas que Zelenski hizo de joven y explican el error de Putin en Ucrania
Carlos Prieto Lucas Proto. Lviv (Ucrania) Ilustración: Learte

“Cara a cara” antes de la llegada de nuevas generaciones

Z: “Tenemos que hablar. No se trata de una pregunta, una respuesta. Se trata de decisiones. Tenemos que hablar de cosas concretas, de meses concretos, de cosas que lleven años, de otras que se puedan decidir ahora. Esa es mi filosofía. Hagamos todo paso a paso. Podemos hablar de todo. Pero no podemos ceder con todo”.

Es un mensaje que revela los procesos internos de toma de decisiones en el Gobierno ucraniano y viene a decir a Moscú que le interesa negociar razonablemente ahora porque el próximo líder ucraniano podría ser más joven y menos dispuesto a ceder en determinados puntos. Esta es una dinámica que fuentes familiarizadas con el pensamiento de Zelenski han expresado en los medios en las últimas semanas. En definitiva, en términos generales, hay un grupo de políticos ucranianos más mayores que están más abiertos a una paz negociada que implique compromisos, y una generación más joven que está decidida a luchar hasta la muerte.

Foto: Colas para sacar dinero en Moscú. (EFE/Maxim Shipenkov)

Diferentes motivaciones de Occidente ante la guerra

Z: “Hay quienes en Occidente no les importa una guerra larga porque significaría agotar a Rusia, incluso si esto significa la desaparición de Ucrania y se produce a costa de vidas ucranianas. Para otros, sería mejor si la guerra terminara rápidamente, porque el mercado de Rusia es grande y sus economías están sufriendo como resultado de la guerra. Les gustaría ver a Rusia mantener ciertos mercados. Luego están los países verdaderamente ricos que reconocen el nazismo en Rusia y definitivamente quieren que Ucrania salga victoriosa. Hay países más pequeños que nos apoyan completamente, pero son Estados más liberales y preocupados por las cuestiones humanitarias. Quieren que la guerra termine rápidamente a toda costa porque creen que las personas son lo primero. Y finalmente está la categoría de países que quieren que la guerra termine rápidamente de cualquier manera posible porque pueden ser considerados como 'las oficinas de la Federación Rusa en Europa”.

Es la explicación más directa que ha dado hasta ahora sobre la respuesta de Occidente. Las críticas más feroces van hacia Emmanuel Macron por no apoyar militarmente a Ucrania porque considera que “tiene miedo de Rusia”. Por el contrario, elogia la respuesta de Boris Johnson, aunque no está seguro de si el Reino Unido “quiere que la guerra se prolongue o no”. Considera Alemania el país más “pragmático” de todos, tratando de buscar un “equilibrio” por la relación económica que le une a Moscú. Y respecto a Estados Unidos, ofrece una versión matizada de Biden: presiona a muchos países para que les ayuden, pero a un ritmo más lento de lo que necesitan.

Tras más de un mes de sangriento conflicto, Volodímir Zelenski está dispuesto a realizar una serie de compromisos para lograr un acuerdo de paz que pasan por discutir la adopción de un estatus neutral y una revisión sobre el futuro de la región de Donbás. Su visión de victoria, al fin y al cabo, no contempla una coronación militar, sino una solución que pueda “salvar vidas” en una guerra en la que Occidente tiene diferentes motivaciones. Porque hay países a los que les interesa que se alargue todo lo que pueda en el tiempo, aunque eso signifique la destrucción total de Ucrania.

Conflicto de Ucrania Ucrania The Economist Vladimir Putin
El redactor recomienda