Es noticia
Menú
La OTAN teme que Rusia cree un pretexto para el uso de armas químicas en Ucrania
  1. Mundo
Posible operación de falsa bandera

La OTAN teme que Rusia cree un pretexto para el uso de armas químicas en Ucrania

El secretario general de la OTAN teme que Moscú pueda utilizar armas químicas en Ucrania como se usaron en Siria y pide a China que se una a la condena del ataque ruso

Foto: El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (EFE/Stephanie Lecocq)
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (EFE/Stephanie Lecocq)

La OTAN teme que Rusia esté fabricando un pretexto o una operación de falsa bandera con el objetivo de justificar el uso de armas químicas en Ucrania, según ha explicado Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica. Moscú, que desde el inicio de la guerra ha cambiado en varias ocasiones su ‘casus belli’ contra Ucrania, lleva días movilizando su maquinaria de propaganda para difundir el bulo de que Estados Unidos tenía laboratorios biológicos en territorio ucraniano para el desarrollo de armas químicas. Stoltenberg ha calificado estos señalamientos de "absoluta mentira" y ha manifestado su miedo de que puedan servir como palanca para que el Kremlin use este arsenal prohibido.

En la Alianza se sabe que Rusia ha utilizado en varias ocasiones operaciones de falsa bandera —es decir, ejecutadas por los propios rusos, pero de las que Moscú acusa a Kiev— con el objetivo de justificar el uso de la fuerza. Los aliados, por lo tanto, no descartan una treta similar en torno a las armas químicas. “Durante esta crisis, han intentado crear operaciones falsa bandera para intervenir. Ahora, acusan a Ucrania de desarrollar armas químicas y vemos la posibilidad de que estén pensando ellos mismos en hacerlo”, ha explicado el noruego.

Foto: Un misil balístico hipersónico sin explotar en Ucrania (REUTERS)

El secretario general ha recordado que el Kremlin ha utilizado antes armas químicas, así como “agentes químicos para atacar y matar a oponentes políticos”, como cuando en 2018 agentes del servicio secreto ruso emplearon el gas Novichok para intentar asesinar a Sergei Skripal en suelo británico. En 2020, el mismo agente nervioso fue usado para envenenar a Alexéi Navalni, líder opositor contra el presidente Vladímir Putin, que se recuperó en Alemania antes de volver a Rusia y ser detenido. Además, Soltenberg ha señalado el amplio uso que se ha hecho de las armas químicas en la guerra civil de Siria, donde Rusia ha jugado un papel fundamental apoyando al régimen del presidente Bashar al-Asad. Especialmente, se recuerda el ataque de 2013 con sarín, un agente nervioso, en Guta, a las afueras de Damasco, y que se cree que mató a unas 1.400 personas.

El aviso de Stoltenberg no es nuevo. El pasado 9 de marzo, la portavoz de la Casa Blanca ya señalaba que había que “estar atentos a la posibilidad de que Rusia use armas químicas o biológicas en Ucrania o cree una operación de bandera falsa usándolas”. Estas armas son ilegales según la Convención de Armas Químicas, de la que Rusia forma parte desde 1997.

Foto: Edificios y vehículos destruidos tras el ataque en la base de Yavoriv. (Reuters/@BackAndAlive)

“Rusia aseguraba que no iba a invadir y lo hizo. Aseguraba que se estaba retirando y envió más soldados. Asegura que está protegiendo a civiles, pero los está matando”, ha criticado Stoltenberg. Sobre si el uso de armas químicas provocaría una respuesta de la OTAN, el secretario general ha asegurado que no quiere “especular” con qué tipo de respuesta tendría la Alianza, aunque tanto él como EEUU han descartado que vayan a entrar de ninguna de las maneras en el conflicto.

Stoltenberg también ha hablado de la necesidad de que Pekín evite cualquier tipo de apoyo a Rusia, como el que viene denunciando Estados Unidos en las últimas horas. “China debería unirse al resto del mundo condenando la brutal invasión. China tiene una obligación como miembro del Consejo de Seguridad de apoyar la ley internacional”, ha declarado el secretario general en una rueda de prensa celebrada antes de un encuentro de ministros de Defensa de la Alianza Atlántica que tendrá lugar este miércoles en la capital comunitaria. El noruego ha indicado que los aliados están monitoreando cualquier ayuda que Pekín pueda ofrecer a Moscú.

La OTAN teme que Rusia esté fabricando un pretexto o una operación de falsa bandera con el objetivo de justificar el uso de armas químicas en Ucrania, según ha explicado Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica. Moscú, que desde el inicio de la guerra ha cambiado en varias ocasiones su ‘casus belli’ contra Ucrania, lleva días movilizando su maquinaria de propaganda para difundir el bulo de que Estados Unidos tenía laboratorios biológicos en territorio ucraniano para el desarrollo de armas químicas. Stoltenberg ha calificado estos señalamientos de "absoluta mentira" y ha manifestado su miedo de que puedan servir como palanca para que el Kremlin use este arsenal prohibido.

Ucrania OTAN Vladimir Putin